2002 Cuartas jornadas micológicas: Excursión



Nico nos explica cómo tenemos que recoger las setas:

-Si no la conoce perfectamente, no la coma.
-No arranque las setas. Córtelas cuidadosamente, y el año próximo el hongo volverá a fructificar, como si de un árbol frutal se tratase.
-No emplee bolsas de plástico para recolectar las setas. Se le romperán, ensuciarán y fermentarán. Lo ideal es la clásica cesta, que además ayuda a su regeneración.
-No recolecte ni consuma setas que estén cerca de carreteras, en jardines públicos, próximos a minas, fundiciones, incineradoras, aeropuertos, etc. El contenido de metales pesados (plomo, mercurio y cadmio) aumenta en estas circunstancias.
-No patear o destruir las setas, ni siquiera las venenosas.
-No utilice rastrillos para recolectar níscalos. Es una auténtica salvajada ecológica.
-No recolecte más de lo que sea capaz de consumir.
-No haga caso a los tradicionales métodos de cucharita de plata, el ajo, el vinagre, la cocción prolongada, etc. Son absolutamente falsos. La única forma de saber si una seta es comestible o no, es conocerla perfectamente.
-Compruebe a su llegada a casa uno por uno todos los ejemplares. Deseche los trozos pequeños.
-Si sospecha una intoxicación, acuda inmediatamente a URGENCIAS de un gran hospital y solicite la presencia de un micólogo. Llevar los ejemplares que guardó en el frigorífico, restos que haya en la basura o muestras de vómitos en un recipiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.