2005 ha sido el año más caluroso desde finales del siglo XIX

Los datos recogidos por el GISS (Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA) reflejan que 2005 ha sido el año más caluroso desde que se registran las temperaturas anuales, a finales del siglo XIX.

La temperatura media anual se ha incrementado en 0.6 grados desde 1970, refleja el estudio, mientras que durante el siglo XX el incremento ha sido de 0.8 grados. James Hansen, físico y director del GISS dede hace casi 40 años afirmó que “Cinco de los años más calurosos en el último siglo han ocurrido en los últimos ocho”. Se trata en concreto de 2005, 2004, 2003, 2002 y 1998.

La mayor parte de los científicos están de acuerdo en que estas subidas de las temperaturas se deben al cambio climático producido por las elevadas emisiones gases de “efecto invernadero” como el dióxido de carbono y el metano.

EL MUNDO: La ciénaga del miedo

Medio ambiente. Los vertidos de fangos de la potabilizadora de Valmayor son conocidos desde hace al menos 4 años. El Canal de Isabel II niega que además de en el Aulencia, estos tóxicos se acumulen en el embalse del Pardo, en el Manzanares
ALFREDO MERINO
EL MUNDO: La ciénaga del miedo
Hasta hace poco, este paraje estaba considerado como uno de los más hermosos de la región madrileña. Una masa de agua encajonada en un estrecho cauce fluvial, un río escondido y que apenas recibía visitas y unas orillas ocupadas por frondosas fresnedas y bosques de galería. La lámina de agua de la presa de Aulencia tiene hoy un aspecto aceitoso y se ve agitada por una miríada de burbujas que afloran del fondo. Como una extraña criatura, una pequeña isla de lodos renegridos ha aparecido en el centro de las aguas, mientras un fétido olor se ha adueñado de la vega, convirtiéndo este paraje paradisíaco, situado en el corazón del Parque Regional del Río Guadarrama, en la ciénaga del terror.
Este periódico informaba ayer de la causa de tan dramática transformación.El vertido de fangos tóxicos procedentes de las potabilizadoras de Valmayor y Santillana, dependientes del Canal de Isabel II, han merecido la apertura de sendos expedientes sancionadores por parte de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT).
La presa de Aulencia, conocida como Presa Vieja, es un embalse en desuso construido en los años 30. Está aguas abajo del pantano de Valmayor, en zona de máxima protección del citado espacio natural.
Aunque el tema era conocido desde al menos hace cuatro años, no ha sido hasta que Ecologistas en Acción denunció al Canal de Isabel II a la CHT. «La presión de los vecinos, que estaban muy preocupados por estos lodos, nos pusieron en la pista e hicimos la denuncia el pasado noviembre», señala María de los Angeles Nieto, portavoz de Ecologistas.
Los conservacionistas señalan que los vertidos se vienen produciendo desde hace bastante. «Si no fuera así, no se habría colmatado la presa» explica Nieto.
Opinión con la que coincide la alcaldesa de Colmenarejo, María Isabel Peces Barba, quien asegura que «estos vertidos se están realizando desde hace tiempo, alarmándonos bastante». Hasta el punto que esta edil, junto con la alcaldesa de Valdemorillo, enviaron un escrito al presidente de la CHT, José María Macías Márquez, para exponerle su preocupación, solicitándole que procediese a tomar las medidas oportunas para evitar y minimizar el peligro existente. Hasta el momento, no han recibido ninguna contestación.
Según los ecologistas, los vertidos eran de sobra conocidos por los responsables del Canal de Isabel II. Algo en lo que les da la razón el testimonio de numerosos vecinos de Colmenarejo, quienes aseguran que la suelta de lodos se han solido efectuar durante la noche en los momentos en que se libera mayor cantidad de caudal «para que se diluyeran y pasasen más desapercibidos».
El caso es que Presa Vieja está colmatada de lodos altamente tóxicos, tal y como certifica un informe del Ministerio de Fomento.Diversas fuentes aseguran que no es el único embalse de la región contaminado por estos residuos. También presenta una elevada concentración de fangos el pantano del Pardo, situado en el Manzanares a menos de 10 kilómetros aguas arriba de la capital madrileña.
Desde el Canal han señalado que semejante acumulación de fangos es el resultado de vertidos de decenas de años, al tiempo que subrayaron su disposición a retirarlos.
El presidente del Canal de Isabel II y vicepresidente primero de la CAM, Ignacio González, aseguró que «su institución no ha recibido ninguna comunicación» de la CHT y señaló que en el embalse de Santillana, que vierte sus aguas al Manzanares por encima del embalse del Pardo, «ni se produce ni se ha producido ningún tipo de vertidos».

Sedimentos del Embalse del Aulencia

LODOS TOXICOS INTOLERABLEMENTE CERCANOS
Sangrado de hígado, parálisis, colapso del aparato excretor, graves trastornos en el aparato nervioso, ulceraciones, problemas pulmonares, trastornos cardiovasculares, anemia, cólicos intestinales….los males y enfermedades que produce en nuestra salud la exposición a metales pesados y sustancias tóxicas como las referidas abarca decenas de dolencias, entre las que no falta el cáncer, severos trastornos en el sistema inmunológico e incluso la muerte por envenenamiento. Es algo que certifican numerosos informes médicos y científicos.
Al margen de los evidentes perjuicios al medio natural, que en otros lugares han supuesto la desaparición de todo vestigio de vida en tramos fluviales de decenas de kilómetros, lo más preocupante de la presencia de estos lodos señalados por el informe del Ministerio de Fomento, con concentraciones muy superiores a las permitidas de metales peligrosos y muy peligrosos, azufre y compuestos derivados de los hidrocarburos, como alquil-bencenos, terpenos y ftalatos, es su probada amenaza para la población.
Retirar estos depósitos inertes es algo complicado y costoso, pero tal y como aseguran científicos y ecologistas, mucho peor es dejarlos allí, por su elevada capacidad de contaminación a un medio ambiente con alto grado de protección y, más grave aún, con un probado peligro para los madrileños.

El Universo: La CHT estudia sancionar al Canal por los vertidos al Aulencia

Las potabilizadoras de Valmayor y Santillana, dependientes del Canal de Isabel II, han sido el motivo del expediente sancionador abierto por el Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Tajo.

El motivo, como han comunicado los ecologistas de Proyecto Verde-Ecologistas en Acción (Colmenarejo), que presentaron la denuncia en el Ministerio, hay que buscarlo en “los vertidos de lodos al dominio público hidráulico, procedentes del lavado de filtros y purga de decantadores.
Lodos que contienen concentraciones muy superiores a las permitidas de metales peligrosos, como mercurio, plomo, níquel, cobre, manganeso”.
Estos vertidos de sustancias tóxicas también han colmatado, además de la presa del Aulencia, la de El Pardo, “provocando la desaparición de la fauna en muchos kilómetros aguas abajo en los ríos afectados”.
Actualmente, la presa del Aulencia se encuentra saturada hasta 20 centímetros de su superficie, por lo que, incluso, han aparecido isletas en el centro del embalse.
El proceso de potabilización del agua del embalse de Valmayor, que se consume en Madrid, necesita una serie de tratamientos físicos y químicos para ser apta al consumo humano. Los procedimientos de potabilización se realizan con sustancias tóxicas, peligrosas para la vida de los ríos. Por ello, los residuos se decantan en unas balsas, que posteriormente se retiran para ser tratados en estaciones especializadas. Sin embargo, si estas balsas no se utilizan o son insuficientes en capacidad, se produce el riesgo de que los lodos terminen en el río, afectando a todos los niveles de vida animal y vegetal.
Habitat de especies protegidas
Como denunciaban los ecologistas en su escrito a Medio Ambiente, “la presa del Aulencia ha sido hasta hace 20 años, uno de los lugares de vida silvestre más importantes de Madrid. Las gentes del lugar y las citas científicas cuentan que era un embalse de invernada de numerosas aves acuáticas y en el que anidaban cigüeñas negras, especie en vías de extinción. En sus aguas era fácil ver nutrias y la riqueza en especies de fauna piscícola autóctona era extraordinaria. Actualmente es el humedal más contaminado de la Comunidad de Madrid y la vida ha desaparecido”.
Desde el Canal de YII
Fuentes del Canal de Isabel II desconocían a mediodía de ayer la tramitación de este expediente sancionador. Sin embargo, y ante la extrañeza de este organismo vinculado a la Comunidad, se aseguraba que la estación potabilizadora de Valmayor cuenta con una decantación de lodos desde hace años. Por ello, el Canal asegura que hace ya tiempo que no se están realizando este tipo de vertidos a la presa del Aulencia.
Los grupos científicos y ecologistas, por su parte, insisten en la urgencia de un plan de limpieza de ambos embalses. Se trata de una tarea costosa que deberá ser abordada por el Canal y la Confederación Hidrográfica. En este apartado, los denunciantes no eximen de su responsabilidad a los ayuntamientos afectados de Colmenarejo y Valdemorillo que, aseguran, “hasta la fecha han guardado un silencio cómplice y deberán tomar medidas e incluso denunciar ante los juzgados, la destrucción del patrimonio de todos sus ciudadanos”.

EL MUNDO: Expedientes al Canal de Isabel II

Medio Ambiente. La Confederación Hidrográfica del Tajo ha abierto dos expedientes sancionadores al Canal de Isabel II por verter fangos procedentes de las potabilizadoras de Valmayor y Santillana.La dirección de la empresa señaló ayer que parte proceden de ayuntamientos y se ofreció a retirar los lodos

La Confederación Hidrográfica del Tajo ha abierto dos expedientes sancionadores al Canal de Isabel II debido a los vertidos de lodos que han realizado las plantas potabilizadoras de Valmayor y Santillana.

El Canal de Isabel II es una empresa pública, que depende de la Comunidad de Madrid y que se encarga de la gestión del ciclo integral del agua en toda la región autonómica. Depende de la Vicepresidencia Primera y su presidente es el propio vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

El expediente que ha abierto la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), que es la encargada de velar por la calidad de las aguas, se ha producido después de unas denuncias realizadas por el grupo Ecologistas en Acción y que el Canal no hubiera cumplido los 18 meses que le dió la CHT para solucionar los problemas de la planta de Valmayor.

El pasado mes de octubre este grupo denunció que la calidad de las aguas se había reducido en los ríos Aulencia y Manzanares, por lo que realizaron algunos análisis y detectaron la presencia de lodos, según informó un portavoz de esta asociación.

Ecologistas en Acción presentó una denuncia ante la Confederación del Tajo. Este organismo remitió hace una semana un escrito a este grupo en el que informaba de que se había resuelto el asunto con la apertura de sendos expedientes sancionadores.

Los militantes de esta asociación comenzaron hace 15 años constantes denuncias públicas pues consideraban que las estaciones potabilizadoras de agua no deberían verter los lodos a los ríos. Estas estaciones son las que limpian el agua que está en los pantanos para que lleguen a la red de los pueblos y ciudades de la Comunidad de Madrid en buenas condiciones para beber. En concreto, el Canal de Isabel II tiene un total de doce estaciones entre las que se encuentran las de Valmayor y Santillana, que han sido las que han recibido las denuncias de Ecologistas en Acción.

La denuncia del grupo ecologista señala que el constante vertido de lodos ha provocado la desaparición de la fauna en muchos de los kilómetros de los ríos Aulencia y Manzanares.

La Confederación encargó el estudio para ver la situación de la presa del Aulencia, al Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas, CEDEX (Ministerio de Fomento), que realizó en abril de 2005 una serie de sondeos con el fin de determinar el origen de los lodos.

La conclusión del estudio señala lo siguiente: «A la vista de los resultados se puede afirmar que los materiales que actualmente se encuentran en el embalse de Aulencia no corresponden a los sedimentos propios del embalse. Su naturaleza parece corresponder más bien a residuos de fangos procedentes de la estación depuradora que trata las aguas del embalse de Valmayor, situada aguas arriba y de los vertidos procedentes de las aguas residuales que genera el núcleo poblacional de Colmenarejo».

Los lodos han colmatado «prácticamente» este embalse, hasta un 40% del total.

En la actualidad, la presa del Aulencia se encuentra saturada hasta 20 cm de su superficie de lodos tóxicos. Incluso están apareciendo isletas en el centro del embalse. Estos lodos, que contienen, según los ecologistas, concentraciones muy superiores a las permitidas «de metales peligrosos y muy peligrosos (mercurio, plomo, níquel, cobre, manganeso…)» proceden de los vertidos continuados que desde su construcción -hace más de 30 años- viene realizando la planta potabilizadora de Valmayor. Los valores de hierro encontrados han sido del 30%, mientras que los de fósforo se elevan al 28%. Se ha inutilizado una piscifactoría que había en la zona y generado graves olores durante las épocas estivales.

Hace cerca de cuatro años, y a raíz de que grupos ecologistas (Proyecto Verde-Ecologistas en Acción, Grefa…) dieran la voz de alarma, el Canal de Isabel II construyó balsas para decantar los lodos y así poder retirarlos, algo a lo que está obligado.Pero la obra realizada fue, desde su inauguración, totalmente insuficiente, y la potabilizadora siguió realizando vertidos al cauce.

El proceso de potabilización implica una serie de tratamientos físicos y químicos del agua para hacerla apta para el consumo humano. Estos tratamientos emplean substancias que no deberían pasar al cauce de los ríos. Para evitarlo, estos residuos se decantan en unas balsas al efecto y posteriormente se retiran en camiones o por otros medios.

Cuando estas balsas no existen, o su capacidad es insuficiente, estos lodos pasan al cauce, contaminándolo, matando la fauna piscícola, la flora acuática, colmatando los embalses, anegando los cauces y provocando. En definitiva, la muerte de los ríos y embalses que hay aguas abajo. La presa del Aulencia ha sido hasta hace unos 20 años, uno de los lugares de vida silvestre más importantes de la Comunidad de Madrid.

Las gentes del lugar y las citas científicas cuentan que era un embalse de invernada de numerosas aves acuáticas, y en el que anidaban cigüeñas negras (especie en vías de extinción).En sus aguas era fácil ver nutrias y la riqueza en especies de fauna piscícola autóctona era extraordinaria. Actualmente es el humedal más contaminado de la Comunidad de Madrid, y la vida ha desaparecido.

Los grupos científicos y ecologistas consideran urgente proceder a elaborar un plan de limpieza de estos embalses, que permita devolverles el explendor. Se trata de una tarea costosa que deberá ser abordada por el Canal de Isabel II y la propia Confederación Hidrográfica. «También los ayuntamientos afectados de Colmenarejo y Valdemorillo, que hasta la fecha han guardado un silencio cómplice, deberán tomar medidas e incluso denunciar, ante los juzgados si fuera necesario, la destrucción del patrimonio de todos sus ciudadanos y de todos los españoles», explican los denunciantes.

El gerente del Canal de Isabel II, Ildefonso de Miguel, dijo a este periódico que aún no habían recibido ninguna notificación de la Confederación, a pesar de que había estado durante la mañana en una reunión con el responsable de este organismo.

Negó que su empresa fuera responsable de los vertidos del Manzanares.Respecto al Aulencia señaló que proceden también de los residuos que vertían los ayuntamientos de la zona hasta 2003 cuando se puso en marcha la nueva depuradora. Sí reconoció que se han vertido lodos naturales en el Aulencia, pero desde el momento en que llegó el nuevo equipo se iniciaron las obras para que no se produzcan estos vertidos. Están dispuestos a colaborar en la limpieza de los lodos existentes.

Podemos pararlo

Una de las amenazas más graves con las que el medio ambiente de este país se encuentra en la actualidad es el urbanismo salvaje y especulativo que en él se está desarrollando. Los políticos de todo signo nos han metido en una vorágine tal, que como no seamos capaces de pararlo, los problemas medioambientales que actualmente tenemos se multiplicarán, afectando no tan sólo al medio natural sino a nosotros mismos.

La culpa de esta situación la tiene la Ley del Suelo 6/1998, de 13 de abril, más conocida como “Ley de todo urbanizable”, que deja mano libre a cualquier desaprensivo para cambiar o modificar el uso del suelo, a la que se le vienen a unir las distintas Leyes Autonómicas sobre esta materia.

Estamos cansados de tanto atropello, corrupción y de sentirnos apartados de las decisiones que en una democracia se deberían tomar contando con los ciudadanos. Los grupos conservacionistas, vecinales y sociales en general hemos decidido unir nuestra fuerza para poner algo de cordura en esta desbarajustada carrera hacia ninguna parte.

El 27 de diciembre de 2005, se celebró en Madrid una reunión a la que acudieron representantes de: ARBA, Asociación de Vecinos de Meco, Federación Comarcal de AA.VV. de Alcalá de Henares, Seo-Vanellus, Grupo Local de Madrid de WWF/Adena, SEO/BirdLife, Ecologistas en Acción de Aranju ez, Asociación contra el PGOU de Los Santos, Jarama Vivo, CCOO-Norte, Los Verdes de la Comunidad de Madrid, Asociación contra el PGOU de Rascafría, Asociación de Hoyo de Manzanares, Ecologistas en Acción de Madrid, Ecologistas en Acción, Grefa, Ecologistas en Acción de Guadalajara, Solidaridad Obrera, Pedalibre, Los Verdes, Movimiento Sostenible, Ecologistas en Acción del Valle del Tajuña, Grupo Espliego de ARBA, Sierra Oeste Desarrollo Sostenible, Ecologistas en Acción de Pinto, Amigos de la Tierra, Salvemos Las Rozas, Salvemos Mojácar (Almería), Abusos Urbanísticos NO (Valencia), Laboratorio Urbano, ARBAtmj y GRAMA. El Soto, Trepa, AEMS-Ríos con Vida y la Asociación de Pescadores Río Sorbe apoyan la convocatoria y Greenpeace disculpaba su ausencia aunque está interesada. El objetivo de la reunión fue el de unir a este vasto movimiento en torno a una serie de puntos comunes, asumibles por todos para tratar de lanzar un claro mensaje a nuestros desgobernantes, crear cordura y concienciar al conjunto de la ciudadanía de que otro desarrollo es posible y necesario.

En esta reunión se acordó trabajar conjuntamente y cada uno desde sus posibilidades, para promover un gran encuentro en Madrid para el mes de Junio de todos los grupos del Estado que trabajan y luchan en contra de la especulación urbanística, por la defensa de nuestro medio natural y por un desarrollo más acorde con el medio ambiente, para que como una flecha todos unidos adoptemos una estra tegia común, dentro de nuestras diferencias, que ponga fin a este desarrollismo sin sentido y especulativo.

Por todo esto se hace un llamamiento al resto de organizaciones a unirse a esta iniciativa, siendo conscientes de que este es un problema que nos afecta a todos y entre todos hemos de pararlo. La unidad del conjunto de grupos y asociaciones es una necesidad, una fuerza que tiene aún mucho que decir.

Propuestas mínimas a debate y discusión

Dada la heterogeneidad del movimiento en contra del actual desarrollo especulativo inmobiliario que se está practicando en nuestro país y, puesto que lo que se pretende con estas propuestas es una unidad de acción conjunta desde las posibilidades de actuación de cada entidad, creemos que éstas deben ser algo generalistas y asumibles por todos. D urante los próximos meses abriremos un debate para elaborar una serie de objetivos en los que todos estemos de acuerdo y que nos sirvan de referencia para una lucha en común.

Por nuestra parte proponemos estos puntos, por creer que recogen los objetivos que nos preocupan a todos y pensar que alcanzándolos la situación especulativa existente cambiaría.

-Derogación de la actual Ley del Suelo del 98, más conocida como “la de todo urbanizable”.

-Cambio en el régimen fiscal.

Actualmente el régimen fiscal del Estado apenas pone trabas para que se generen plusvalías desmesuradas a través de la compra-venta de viviendas y suelo, es decir, para que se siga especulando. La adopción de algunas medidas fiscales incidiría positivamente, tanto para poner freno a especuladores como para que el precio de la vivienda dejara de subir desorbitadamente. Algunas de estas medidas pasarían por conseguir impuestos progresivos a las segundas viviendas, mayor carga fiscal por la compra de suelo, etc.

– Retirar a los Ayuntamientos las competencias sobre urbanismo.

Los poderes locales de cualquier signo se han convertido en los mayores destructores del territorio, con el objeto de financiarse, entrando en una espiral que no pueden detener: dinero-urbanizar-dinero. Si siguen con esa dinámica, como ocurre en muchos municipios, dentro de poco no habrá recursos naturales que resistan esa presión demográfica, lo que afectará no sólo a su territorio sino al conjunto del país. Incapaces por lo tanto de desarrollar políticas sostenibles y dado que sus actuaciones afectan al conjunto de los ciudadanos, proponemos por el bien de todos que les sean retiradas las competencias de urbanismo y gestión del territorio.

Pensar en otro tipo de financiación de los Ayuntamientos debería ser una de sus responsabilidades, no nuestra. Que nosotros pidamos otro tipo de financiación a las corporaciones locales les vendría muy bien, ya que se acogerían a esta reivindicación para presionar más al Gobierno, lo que no nos asegura que estén dispuestos a modificar la actual forma de financiarse. Creemos que lo más correcto sería que exigiéramos que las competencias de urbanismo les fueran retiradas. Con esta medida no tragarían, seríamos sus peores enemigos, gente a la que odiar, pero a la vez supondría una espada de Damocles, que aunque fuera incierta, mediáticamente les har ía pensar un poco o al menos andarían con pies de plomo por si esta reivindicación tuviera algún efecto real. Por otra parte, estamos poniendo en tela de juicio su gestión, estamos diciendo que hay algo en los órganos de gobierno local que no funciona. En una palabra, estamos poniendo en duda una gestión que democráticamente tiene muchas lagunas.

-Responsabilidad del Poder Judicial en los delitos urbanísticos.

La ausencia de sentencias acordes con la ley, a pesar de los escandalosos delitos urbanísticos que vienen cometiendo constructores, funcionarios públicos, concejales y alcaldes, hace suponer que hay una connivencia entre el poder judicial, el político y el negocio urbanístico. Ningún alcalde ha sido condenado por este tipo de delito, sin embargo existen jueces que están acosando y persiguiendo a los que denuncian tal corrupción, como es el movimiento ecologista y vecinal.

– Separación de las Consejerías de Urbanismo y Medio Ambiente.

Tras las últimas elecciones autonómicas hemos visto como en algunas zonas significativas (Madrid, Valencia…) las competencias de Medio Ambiente y Urbanismo han sido asumidas en una única Consejería. Resulta inconcebible que de esta forma se puedan garantizar los derechos ambientales de la población, sobre todo cuando desde las administraciones regionales la política urbanística es la que mayor peso tiene. De esta forma la competencia de los depart amentos de Medio Ambiente para parar o modificar los Estudios de Impacto Ambiental de los PGOU queda reducida a cero. En las actuales circunstancias Medio Ambiente no existe, está supeditado a Urbanismo. Así, uno de los derechos más elementales que se debe tener en una democracia moderna, como el derecho a gozar de un medio ambiente sano, está cercenado.

Nuevos grupos que se adhieren:

AGADEN-Bahía, ARBA-Sierra, ARBA-TC, ARBA-V, Asociación Medio Rural Pueblos de Guadarrama, Asociación cibi-turana Corredor del Henares, Asociación Medio Rural Pueblos de Guadalajara, Comisión de Medio Ambiente de Sotolargo (CMAS), Ecologistas en Acción de Palencia, Grupo Educativo APACHAS, Grupo de Montaña “ACEBO” , TXIRPIAL , Tierrazul Ediciones.

Crónica de Madrid: Ecologistas de la localidad denuncian el peligro de los peatones en cotos de caza municipales

Los cazadores han llegado a obtener permisos fuera de temporada.

El grupo de Ecologistas en Acción de Colmenarejo ha denunciado las anomalías de dos cotos de caza ubicados en suelo municipal que suponen un “grave riesgo” para la integridad física de las personas, ya que son de escasas dimensiones y están atravesados por dos vías pecuarias muy transitadas.

Los cotos están situados dentro del parque regional del Guadarrama, en las zonas conocidas como Peña Rubia y Las Nicolasas a las que se accede por el Camino del Rey, una vía de titularidad pública que también permite la entrada a numerosas fincas y casas particulares, construidas hace años de forma irregular.

El tránsito de vehículos, vecinos, paseantes y deportistas que acuden al cercano pantano de Valmayor a practicar surf o atletismo es constante y muchos de ellos afirman haber escuchado disparos en horas centrales del día, incluidos los domingos a pesar de la prohibición.

La reducida superficie de las fincas (57 y 22 hectáreas, respectivamente) hace dudar a los ecologistas sobre la legalidad de los cotos, por lo que han pedido al equipo de Gobierno local un informe jurídico sobre las responsabilidades que debería asumir el Ayuntamiento como titular de los mismos en caso de que ocurrieran accidentes de caza o se detectaran furtivos.

También han solicitado a la alcaldesa, María Isabel Peces Barba (APIC), que figura como presidenta de los cotos, la derogación del actual plan cinegético al considerar que está obsoleto e incluye falsedades sobre la vegetación y el tipo de especies animales existentes en la zona.

“Se trata de un bosque de encinas y monte bajo pero el plan dice que son pastos y asegura la existencia de aves nunca vistas por aquí”, afirma el portavoz del grupo ecologista, Carlos González, que defiende el derecho de todos los vecinos a disfrutar del bosque sin miedo a disparos.

“Los cazadores -continúa- han llegado a obtener permisos fuera de temporada de veda para realizar barbaridades como los descastes de conejos o jabalíes sin que exista exceso de población de estas especies”.

Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente han confirmado que el Gobierno regional estaría dispuesto a declarar las fincas como zonas de seguridad y suprimir el coto, pero la iniciativa corresponde al Ayuntamiento por ser el propietario del suelo.

Los responsables municipales han declinado hacer declaraciones sobre este asunto y lo único que argumentaron en el pleno del pasado mes donde se debatió la petición de los ecologistas fue que “no habían tenido tiempo para estudiar el plan cinegético cuya vigencia concluyó la pasada primavera”, afirma González.

Dirección del artículo en la web de Crónica de Madrid:
http://www.cronicamadrid.com/noticia.asp?ref=4708