Ayudando al galápago español (Actividad científica)

No se trata de una actividad inducida por la reciente ola gubernamental de patriotismo. En absoluto.

fortunadamente para ellos, los animales no están ligados a los países, ni tienen que sufrir las servidumbres derivadas de ello. Los animales son de aquellos lugares que han permitido, a lo largo de los siglos, milenios y millones de años, que lleguen a ser lo que son. Mientras que los seres humanos nos empeñamos en tratar de convencer a nuestros vecinos de que la tierra que habitamos tiene entidad propia porque la habitamos nosotros, y no otros, los animales son lo que son porque habitan una determinada región o territorio. No es el ser vivo quien da carta de naturaleza al territorio, sino justamente al revés.

¿Quiénes son estos galápagos?
El entorno mediterráneo-europeo ha creado dos especies de galápago a lo largo de millones de años, que se han ido adaptando perfectamente al devenir de las circunstancias propias de este territorio. Son el galápago leproso (Mauremys caspica) y el galápago europeo (Emys orbicularis). Son las únicas especies de galápago que podemos encontrar en España.

El primero, el leproso, es una especie con buena salud, a pesar de su nombre. Es relativamente abundante en los arroyos y ríos de nuestra geografía. En Colmenarejo es abundante, y se le puede ver tomando el sol en los días fríos de comienzo de la primavera, en las riberas del Aulencia, La Peralera, Membrillo… y otros lugares. Se llama vulgarmente “leproso” por el aspecto de su concha, algo descamada y cutre. Si a este nombre unimos que, en nuestro pueblo, habita arroyos verdaderamente infectos, puede dar una sensación equivocada sobre su salud ecológica.

El galápago europeo es otra cosa. Ocupa hábitats algo más exigentes que los del leproso, pero con mucha menor fortuna. De hecho, el galápago europeo está en peligro de extinción.

Una vez más (y son muchas ya) en Colmenarejo tenemos la fortuna de poder verle en el río Aulencia. No es nada fácil, porque es muy escaso. Originariamente, estos dos galápagos seguramente ocuparían ecosistemas diferentes, pero la eliminación y degradación progresiva de sus lugares de habitación, ha provocado que en la actualidad compartan ciertos hábitats. Es una adaptación natural a las condiciones cambiantes del medio, y no tendría mayor trascendencia si no hubiera entrado en juego una especie temible y agresiva, capaz de modificar las condiciones del medio como nunca sucedió anteriormente en la historia de la Tierra: el Homo sapiens.

Vuelve el hombre
Las crías de Homo sapiens han mostrado desde tiempos de Atapuerca (si no antes) una gran predilección por las mascotas. Y los ejemplares adultos de esta especie, se caracterizan por dar a sus crías, no solo lo que necesitan para su adecuado desarollo físico, social e intelectual, sino también todo aquello que las crías demandan, aunque sea absolutamente superfluo. Y las crías, con esa inteligencia prodigiosa que no tiene parangón en el reino animal, saben aprovechar esta debilidad del adulto, y demandan constantemente.

Para complacer esta demanda, el Homo sapiens de Estados Unidos, se dedicó a criar a sus propios galápagos autóctonos y venderlos en Europa. Aquí, los adultos de Homo los compraron a mansalva para contentar a sus crías. Y cuando se quisieron dar cuenta, uno de cada 20 hogares con niños tenía su galápago de Florida.

Pasó el tiempo, y lo que era una preciosa y manejable tortuguita, se convirtió en un terrible depredador de 30 cm. Esta evolución tuvo lugar al mismo tiempo que la de la cría de Homo, que pasó de ser un cachorro adorable a convertirse en un individuo preadulto atacado de abcesos purulentos (llamados granos) y dominado por la secreción hormonal, y con un carácter insufrible. Ante esta situación, la manada de Homos comienza a ver a la enorme tortuga como un verdadero problema. Y, ¿cuál es la manera en que la especie Homo encara sus problemas? Desviándolos. Y así, el galápago de Florida termina en un río, arroyo o pantano cercano, porque —eso sí— la especie Homo cuida mucho las apariencias, y no es cuestión de “cargarse” a la tortuguita.

Todo lleno de galápagos de Florida
Y así, poco a poco, nuestros ríos, pantanos y arroyos se han ido llenando de este galápago, que no es ni bueno ni malo, pero que compite por la comida y el territorio con los galápagos europeos, y lo hace con gran ventaja, porque es muchísimo más agresivo y voraz.
Las autoridades, que muestran gran sensibilidad por los problemas ambientales, prohíben en un momento dado, la importación de este galápago. Pero no pasa nada, porque en el sureste de los Estados Unidos existe la mayor diversidad de galápagos del mundo, y si no les dejan mandarnos el de Florida, pues mandarán el del Mississippi, como ocurre actualmente. Y cuando prohíban el del Mississippi, pues mandarán otro cualquiera de entre las cuarenta especies que tienen.

Un desastre ecológico
Estos galápagos americanos están terminando, no solo con las colonias de galápago europeo, sino también con grandes poblaciones de anfibios y de peces autóctonos. Son carnívoros puros, se comen las puestas, las crías, los renacuajos, los alevines, los individuos adultos… todo lo que cae en sus manos. Incluso, todo aquel que tenga un galápago foráneo, sabe que a pesar de no tener dientes, es capaz de hacer presa en un dedo y no soltarlo.

La AHE entra en escena
La AHE es la Asociación Herpetológica Española (), una asociación eminentemente científica cuyo objetivo primordial es el estudio y protección de la fauna herpetológica de nuestro país. Los “herpetos” son los anfibios y los reptiles: ranas, sapos, tritones, culebras, serpientes, tortugas y galápagos.

La AHE se dirige a nosotros en septiembre de 2002. Ya habíamos tenido ocasión de colaborar directa o indirectamente en varios temas: estudio de la fauna de anfibios en Colmenarejo, censo de poblaciones atropelladas de sapo en el entorno del dique de Valmayor, estudio de la fauna de anfibios en el Parque del Guadarrama, etc. En esta ocasión, el objetivo es intentar capturar galápago americano en una zona que se ha detectado como uno de los últimos reductos del galápago europeo en nuestra región: el área de influencia de los ríos Aulencia-Guadarrama. La convocatoria tiene un objetivo quizá más importante: la realización de un reportaje por parte de Telemadrid, con el objeto de concienciar a la población para que no deje en libertad este tipo de tortugas importadas.
Ponemos en marcha la maquinaria, y una vez más, nuestros socios responden a las mil maravillas. Cerca de 40 personas nos dirigimos al embalse de los Arroyos, lugar en el que la AHE ha detectado una importante presencia de galápago de Florida.

El resto de la historia la podéis ver en el reportaje fotográfico “Pescando” galápagos. Merece especial atención el enorme galápago de más de 25 años que consiguieron atrapar José Ignacio y Juan. Un precioso ejemplar que, por desgracia, estaba en un lugar al que nunca debía haber llegado. Tanto este ejemplar, como todos los que nos han ido llegando a raíz de la emisión del reportaje en Telemadrid y del artículo aparecido en el Diario del Noroeste, han sido llevados a Grefa, en donde disfrutan de una vida apacible en una charca artificial que comparten con decenas de colegas llegados del otro lado del Atlántico.

Conclusión: ¿No es muchísimo más fácil no comprar galápagos, o al menos no tirarlos a los ríos?

Respuesta: sí.

Maratones: ¿Qué?, ¿cuándo?, ¿cómo?

¿Qué son los maratones?

Los maratones de Proyecto Verde no son carreras pedestres, sino jornadas dedicadas de manera intensiva a la identificación de flora o fauna.

Hasta ahora hemos realizado 3 maratones ornitológicos y 2 maratones botánicos. Gracias a ellos (en especial a los maratones ornitológicos) ha sido posible obtener datos interesantes sobre especies y su distribución geográfica.

Pero lo más interesantes de los maratones no es su vertiente científica, sino el aspecto educativo y lúdico. Los grupos que participan en los maratones suelen ser familias y grupos de amigos, que en cierta medida “se obligan” a recorrer el término municipal, prestando una atención especial a la presencia de aves o especies vegetales, tratando de clasificarlas, ojeando guías, escrutando el cielo con sus prismáticos, en una actividad que, aunque tiene también un cierto carácter competitivo, es sumamente relajante y gratificadora.

¿Cuándo se celebran?

En primavera. Es un momento en que muchas aves que vienen solo a pasar el invierno aún no se han marchado (las invernantes), por lo que coinciden en nuestras tierras con las aves que siempre están con nosotros (las nidificantes). Así, es posible localizar un número importante de especies, aunque algo alejado del número máximo de especies que es posible ver en nuestro municipio a lo largo del año, que supera en poco las 100 especies (para más información, ver Actividad Científica – Atlas Ornitológico).

Y por lo que respecta a las plantas es, evidentemente, el mejor momento del año.

Premios

Una característica en la política de premios para estos maratones es la de recompensar no solamente a aquellos grupos que realicen el mayor número de observaciones. Esto dejaría fuera de la competición a grupos que, sin poseer unos grandes conocimientos, sí demuestran un gran interés y aplicación en la tarea. Por ello, a los premios absolutos, siempre acompañan otros premios, que buscan estimular la participación en estas actividades vinculadas con la naturaleza, y que no están relacionados con los conocimientos científicos.

Maratón ornitológico

El Primer Maratón Ornitológico, en la primavera de 2000, ofreció unos resultados espectaculares. El jurado aceptó como válidas la identificación de 81 especies distintas, muchísimas si tenemos en cuenta que las observaciones se hacían durante un solo día, y no en el horario más adecuado para las aves, que es la primera hora del día y el anochecer. Prácticamente se puede afirmar que todo lo que se podía ver o escuchar fue visto o escuchado.

La lista de aves observadas es la siguiente:

Somormujo lavanco
Zampullín cuellinegro
Zampullín común
Cormorán grande
Garza real
Cigüeña común
Cigüeña negra
Ánade real
Pato cuchara
Águila imperial
Milano negro
Milano real
Águila culebrera
Azor
Ratonero
Águila calzada
Buitre común
Perdiz común
Focha
Gaviota reidora
Gaviota sombría
Paloma torcaz
Paloma Bravía
Tórtola
Críalo
Cuco
Búho Real
Mochuelo común
Martín pescador
Abubilla
Pito real
Pico picapinos
Chochín
Totovía
Alondra común
Cogujada común
Golondrina común
Avión común
Avión roquero
Bisbita común
Lavandera blanca
Lavandera boyera
Lavandera cascadeña
Alcaudón real
Alcaudón común
Ruiseñor bastardo
Zarcero
Curruca capirotada
Curruca cabezinegra
Tarabilla común
Collalba gris
Collalba rubia
Colirrojo tizón
Petirrojo
Ruiseñor común
Mirlo
Agateador
Pardillo
Mito
Carbonero común
Herrerillo común
Herrerillo capuchino
Triguero
Pinzón
Jilguero
Gorrión común
Gorrión molinero
Estornino
Urraca
Cuervo
Corneja
Grajilla
Rabilargo
Verderón
Verdecillo
Curruca carrasqueña
Mosquitero común
Escribano montesino
Calandria
Alcotán
Cernícalo

Todos estos avistamientos (excepto zampullín cuellinegro, lavandera boyera, calandria y zarcero) han sido confirmados científicamente. No se detectaron en este maratón (fundamentalmente por la época del año y las horas de avistamiento), aunque también han sido confirmadas por ornitólogos de Proyecto Verde y Grefa, las especies siguientes:

Abejero europeo
Buitre negro
Gavilán
Lechuza
Autillo
Cárabo común
Búho chico
Chotacabras
Abejaruco
Carraca
Polla de agua
Paloma zurita
Tórtola turca
Vencejo común
Terrera común
Cogujada montesina
Avión común
Buitrón
Zarcero común
Curruca rabilarga
Reyezuelo listado
Carbonero garrapinos
Arrendajo
Gorrión chillón

 

Hay que aclarar que, sin duda, es posible ver otras especies, hasta llegar probablemente a las 140. Pero las reseñadas son las que han podido detectarse con total garantía, lo que no significa, volvemos a repetir, que sean las únicas, pero sí que son las que se pueden avistar con mayor frecuencia. El resto, hasta esas 140 o 150, son principalmente aves de paso, que excepcionalmente, pueden recalar en nuestro municipio, o aves que habitan en ecosistemas limítrofes con el nuestro o aves con grandes áreas de campeo. Un ejemplo es el águila real, que excepcionalmente se ha podido ver en nuestro municipio, aunque nuestro pueblo diste mucho de ser su hábitat idóneo.
Fuera de este inventario se encuentran las especies domésticas y en cautividad o semicautividad, como gallinas o gansos, por ejemplo.

Y a este respecto es divertida la anécdota sobre una lista de aves de Colmenarejo que ha circulado profusamente, incluso por Internet. En esta lista existen algunos errores importantes, como el cisne, especie que no puede ser avistada en Colmenarejo (ni en la práctica totalidad de España) en estado salvaje. El motivo del error es que la persona que realizó la referida lista observó una pareja de cisnes volando, cisnes domésticos que procedían del estanque que hay junto al Jardín de los Frailes, en el Monasterio de El Escorial, y que periódicamente hacen alguna escapadita por los alrededores.

En el Segundo Maratón Ornitológico, la cifra absoluta de avistamientos descendió a 77 especies, y alcanzó el récord en el Tercer Maratón Ornitológico, celebrado a comienzos de la primavera de 2002. En esta ocasión se avistaron 87 especies. Probablemente tuvo algo que ver el crudísimo invierno que padeció Europa, y que obligó a muchas aves a adelantar sus migraciones. Pulsa aquí para ampliar

 

Los premiados

Primer Maratón Ornitológico
• Primer premio: Emilio López, Antonio López y Carlos Ruiz (53 especies)
• Segundo premio: Rubén Úbeda, Alberto Rodríguez y Ricardo Panadero
• Tercer premio: Francisco Roales, Gonzalo Vigara y Francisco Javier Anaya
• Cuarto premio: Ana Rubio, Maribel Capó y Lucía Mora

Segundo Maratón Ornitológico
• Primer premio: Antonio López, Abel López y Daniel Serrano (55 especies)
• Segundo premio: Rubén Úbeda, Alberto Rodríguez y Ricardo Panadero
• Tercer premio: Arturo Almodovar y Daniel Rodríguez
• Cuarto premio: Francisco Roales, Gonzalo Vigara y Francisco Javier Anaya
• Quinto premio: Ana Rubio, Maribel Capó, Itziar Pérez y Lucía Mora

Tercer Maratón Ornitológico
• Primer premio: Alberto Rodríguez y Ricardo Panadero (70 especies)
• Segundo premio: Roberto Bastos y Jesús Gamella (62 especies)
• Tercer premio: Daniel Palacios y Raúl Gala (51 especies)
• Cuarto premio: Marisol García y Alfonso Zamora
• Quinto premio: Francisco Roales, Gonzalo Vigara y Francisco Javier Anaya
• Sexto premio: Arturo Martínez y Alejandro Martínez
• Séptimo premio: Ana Rubio, Maribel Capó y Lucía Mora

Hay que destacar la sana rivalidad que se ha creado entre algunos participantes habituales en estos maratones. El grupo formado por Alberto, Rubén y Ricardo ha estado luchando por el primer puesto hasta que, finalmente, lo consiguió en el Tercer Maratón. Esta última edición también destaca por los magníficos resultados, la participación y el hecho de que los premios fueron copados, por vez primera, por una mayoría de vecinos de Colmenarejo, y casi todos menores de 24 años, lo que significa que poco a poco estos maratones se van afianzando entre nuestros jóvenes.

2000, I Maratón Ornitológico

El 1er Maratón Ornitológico “Proyecto Verde” de Colmenarejo fue un completo éxito

Con una nutrida participación y unos resultados muy interesantes, este maratón ornitológico —tercero de este tipo que se celebra en España— promete convertirse en una prestigiosa cita anual para los aficionados de nuestro pueblo y de toda la región.

A las 10 de la mañana, en el Aula de la Plaza de Colmenarejo quedaba instalada la mesa de inscripciones. El adelanto horario —no previsto por la organización— cogió a muchos por sorpresa, por lo que hasta bien entradas las 11 no se animó la participación. Una vez desperezados y con un reconfortante desayuno en el cuerpo, la afuencia fué creciendo hasta alcanzarse los 21 grupos inscritos. El número de participantes por grupo era de tres, pero la mayor parte de grupos iban acompañados por amigos y familiares, por lo que la participación real puede cifrarse en torno a las 100 personas.

Los hubo de todas las procedencias: Galapagar, Valdemorillo, Las Rozas, Majadahonda, La Navata… algunos procedentes del entorno universitario, otros miembros de asociaciones ornitológicas y, sobre todo, vecinos de Colmenarejo.

Lo más alentador de esta primera edición fue la participación de niños y jóvenes, algunos con resultados verdaderamente espectaculares. El límite mínimo de edad para participar como inscrito lo había fijado la Organización en 11 años. Pues bien; de esta edad participaron al menos 9 niños, otros tantos con edades entre los 12 y los 15, dos grupos más con menos de 25 años y el resto de mediana edad. El techo de edad rondó los 60 años. Pero todos con un entusiamo y un espíritu envidiables.

Provistos de un poster con las especies más características del municipio, un plano para orientarse y marcar el recorrido y fichas para anotar las observaciones, los participantes recorrieron los caminos del municipio con mayor o menor fortuna, dependiendo de sus habilidades y del azar. Pero en lo que todos han coincidido en los comentarios que han hecho al finalizar la prueba es en el estupendo día de campo que han disfrutado en contacto con la Naturaleza. Una ocasión perfecta para pasar juntos —padres e hijos— una jornada de ocio.

Las zonas más visitadas fueron la zona del pantano de Valmayor y el río Aulencia, aunque algunos grupos —el vencedor y los tres accesit, entre otros— hicieron recorridos que solo de verlos reflejados en el mapa ya dan fatiga.

Y un comentario unánime de la gente que venía a Colmenarejo por vez primera: “Tenéis un municipio increible; ¡Cuidarlo!”

Mucho nivel
El primer premio correspondió, tal como se establecía en las bases, al grupo que realizó mayor número de identificaciones. El equipo ganador —de Galapagar— demostró un nivel extraordinario. Son tres jóvenes con larga experiencia en censos de aves y un historial de activa participación en asociaciones ecologistas.

Los restantes galardones se habían constituído para premiar otros aspectos de la participación distintos de las puras observaciones. Sin embargo, se da la circunstancia de que estos grupos, además de los méritos por los cuales se les han concedido los galardones, están entre los cinco primeros equipos en identificaciones y con una edad media de 14 años.

La labor del jurado
El jurado, formado por los biólogos Elvira González, Roberto Pérez y el presidente de Proyecto Verde, tenía como misión principal discernir la veracidad de las identificaciones. Algunas observaciones tuvieron que ser invalidadas, bien por falta de datos (citar sólo el género, o faltar la zona de avistamiento), bien por la dificultad extrema en la identificación (distinguir por el oído especies cuyo canto no es característico), o bien por tratarse de especies practicamente imposibles de ver en la zona marcada, o en la propia región o en la época del año.

Algunos avistamientos sorprendieron al jurado, como el caso de la cigüeña negra, el águila imperial o el azor, pero fueron dados por válidos al aparecer en otros grupos en horario y zona similares. En ningún caso se detectó voluntad de engañar, aunque sí errores debidos a la lógica inexperiencia.

Y ahora, ¿qué?
El éxito de público y la repercusión habida en los medios de comunicación (con la presencia de Telemadrid, apariciones en la SER, entrevistas en la COPE, portada en Diario 16, además de artículos en casi toda la prensa local y regional) ha movido a Proyecto Verde a instituir el Maratón Ornitológico como una cita que se repita año tras año.

Proyecto Verde agradece el apoyo de los patrocinadores (Ayuntamiento de Colmenarejo, Universidad Carlos III, Estanco de Colmenarejo, Autocares Julián de Castro y Centro Médico Colmenarejo). Ahora, después del éxito obtenido, serán muchas las empresas dispuestas a colaborar con nuestra asociación, pero para Proyecto Verde tiene un especial valor la confianza mostrada por todos estos pioneros.
Desde un punto de vista científico, los datos arrojados por este maratón serán divulgados en los medios especializados. También serán incluídos en el Inventario Medioambiental de Colmenarejo —que Proyecto Vede realiza desde hace varios meses— y, dentro de 2 ó 3 convocatorias, se podrá editar algún estudio más detallado sobre la avifauna de la zona que sea suficientemente representativo.

2001, II Maratón ornitológico

El pasado 31 de Marzo de 2001, Colmenarejo vivió el II Maratón Ornitológico organizado por la asociación Proyecto Verde, y patrocinado por el Ayuntamiento, con gran éxito de público y una presencia nutrida de medios de prensa escrita y televisión.

Como en la anterior edición, la respuesta de los aficionados a la ornitología fue excelente y 18 grupos se lanzaron, armados con sus prismáticos, a ver aves en una jornada que, por otra parte, fue estupenda desde el punto de vista climatológico.

Las bases del maratón ornitológico son muy sencillas; cualquier persona mayor de 10 años puede concursar y para ello debe inscribirse en un grupo de 2 O más personas y, sin salir del término municipal, intentar reconocer el mayor número de especies. La organización del maratón les suministra todo el material necesario: planos, fichas, una pequeña guía de aves e incluso un tentempié energético que obsequiaba Coronel Tapiocca, que colaboró en este evento, patrocinado por el Ayuntamiento de Colmenarejo.

Los mecanismos de observación son libres predominando, como es natural, los prismáticos, aunque algunos grupos también se armaron con teleobjetivos y telescopios terrestres, lo que sin duda les daba cierta ventaja.

Los resultados de la competición arrojaron un total de 77 especies reconocidas, destacando algunas tan importantes y emblemáticas como el águila imperial, la cigüeña negra, el azor, el búho real y el búho chico. El equipo ganador, compuesto por Antonio Ozaez, Abel López y Daniel Serrano, consiguió identificar 55 especies. Se da la circunstancia, de que tanto este equipo, como el segundo clasificado —compuesto por Alberto Rodríguez, Rubén Úbeda y Ricardo Panadero— ocuparon los mismos puestos en la edición del pasado año. La diferencia ha sido tan sólo de dos especies. Una anécdota que demuestra que además de grandes conocedores del mundo de las aves, Alberto, Rubén y Ricardo, son ante todo personas de una gran honestidad, es que con solo anotar dos especies que cualquiera de nosotros puede observar casi sin moverse de la plaza, habrían ganado el primer premio “ex aequo”.

Los tres accesit fueron para Arturo Almodóvar y Daniel Rodríguez (44 especies), al frente de un nutrido grupo en el que abundaban los biólogos, Gonzalo Vigara, Paco Roales y Fracisco Javier Anaya, con 36 especies y un recorrido que solo de verlo en el mapa dejó agotado al jurado, y Ana Haizea Rubio, Maribel Capó, Itziar Pérez y Lucía Mora, con 30 especies.

Enhorabuena a todos, premiados o no, porque el verdadero premio, el que nadie os podrá disputar y que tendréis siempre asegurado, es vuestra afición y amor por la Naturaleza.

El domingo 1 de abril, continuando con las jornadas ornitológicas, todos los amantes de la naturaleza pudieron visitar en el centro cívico la exposición ”Conocer las aves” que Proyecto Verde ha realizado con motivo de la entrega de premios del maratón.

La exposición se componía de varios paneles en los que se recogían distintos aspectos de las aves como nidificación, anatomía, tipos de plumas, las aves en la cultura, etc… También se exponían distintas maquetas y dioramas mostrando nidos de aves singulares y apostaderos, así como algunos de los elementos utilizados por aficionados y expertos ornitólogos, guías de aves, prismáticos, cepos de anillamiento, “hides” fotográficos…

Más de cien personas visitaron esta exposición que, por razones logísticas, no ha podido permanecer más tiempo expuesta en Colmenarejo. Nuestra intención es ampliarla y mejorarla y poderla exponer en cuanto las condiciones lo permitan. En la actualidad se encuentra expuesta en el instituto de El Escorial y está a disposición, de manera gratuita, de todos los centros de enseñanza de la zona que la soliciten.
Durante el acto de entrega de trofeos, Ángel Pérez, experto anillador del grupo Halcyon y miembro de Proyecto Verde, dio una amena conferencia sobre las aves de nuestro entorno, acompañada de una proyección de diapositivas, y respondió a todas las preguntas de los interesados por mundo de las aves.

Los miembros de Proyecto Verde ya estamos trabajando en el III Maratón Ornitológico y desde aquí os animamos a participar en el del año próximo.

2004, I Maratón Ornitológico Sierra de Guadarrama

PARTICIPACION

A pesar de tratarse de la primera edición, y a pesar de la climatología adversa registrada el fin de semana anterior y que impidió la adecuada difusión del evento a través de los carteles colocados por los municipios, la participación en esta primera edición del Maratón Sierra de Guadarrama superó todas las previsiones de participación más optimistas, quedándose a tan solo 11 grupos del techo de seguridad que nos fijamos como máxima participación posible, que no probable.

En total fueron 239 grupos repartidos de la siguiente manera:

– Colmenarejo: 43 equipos inscritos

– Galapagar: 41 equipos inscritos

– El Escorial: 44 equipos inscritos

– San Lorenzo de El Escorial: 48 equipos inscritos

– Valdemorillo: 63 equipos inscritos

En total, 239 equipos, que a una media de dos participantes y un acompañante, arrojan una participación de más de 700 personas, lo que supone una cifra enorme para una actividad lúdico-científica relacionada con las aves. De estas personas, alrededor del 40% fueron niños.

Hay que destacar que los dos primeros resultados en cuanto a participación corresponden a dos municipios que literalmente se volcaron en el apoyo a este evento. En Valdemorillo, la altísima participación, muy por encima de la media, no se puede explicar desde una supuesta afición mayor al mundo de las aves, ya que los resultados científicos no fueron especialmente buenos. Más bien pensamos que el interés suscitado por este Maratón fue debido a dos factores: la realización de una semana del Medio Ambiente, que creó un clima propicio para actividades de esta naturaleza, y el apoyo municipal en infraestructura y personal municipal, con la instalación de una carpa muy vistosa que suscitaba el interés de los ciudadanos.

En el caso de San Lorenzo, creemos que son factores de su éxito las excelentes instalaciones y servicios técnicos en el área de Juventud y Medio Natural, que son un foco de difusión de estos actos.

En el resto de municipios el apoyo institucional también estuvo a la altura requerida, con la presencia en la mayoría de los casos de los concejales responsables durante buena parte del tiempo que estuvieron abiertas las mesas.

Sea como fuere, debemos insistir en que la participación, en cualquiera de los municipios organizantes, fue excelente.

OBJETIVOS

Los objetivos de este Maratón han sido tres:

– Por un lado, organizar un evento relacionado con el medio ambiente que trascendiera las fronteras de los municipios, en ocasiones demasiado volcados hacia lo local.

– Por otro, atraer la presencia de expertos en ornitología que permita con su aportación conocer nuevos datos de distribución y, por qué no, nuevas citas. La ausencia de premios en metálico o mediante obsequios valiosos, evita atraer a los llamados “caza-premios profesionales”, que los hay.

– Y por último, pero el primero en orden de importancia, fomentar las actividades de respeto y conocimiento de la Naturaleza en el medio natural, y muy especialmente las realizadas por niños, jóvenes y familias.

Para la próxima edición, con la experiencia adquirida y la probable incorporación de otros municipios que ya han mostrado su interés, elaboraremos un plan de acción y difusión que amplíe aún más las perspectivas de participación lograda este año, al tiempo que atraemos el interés de sectores poco representados en la edición actual, como el mundo especializado en la ornitología y el sector de adolescentes y jovenes entre 14 y 25 años.

RESULTADOS CIENTIFICOS

Hemos contado con la participación de al menos media docena de grupos muy expertos en la identificación de aves. Gracias a ellos se han podido validar observaciones interesantes, por su escasa frecuencia o nuevo asentamiento en la zona. Las más significativas pueden ser:

– Pico menor

– Mosquitero papialbo

– Aguila imperial

– Aguila culebrera

– Picogordo

El jurado, por su parte, ha desestimado algunas observaciones, en ciertos casos por tratarse de observaciones que requieren un alto grado de especialización en grupos cuyos resultados inducen a pensar en personas de poca experiencia, y en otros casos en los que el trabajo del grupo era muy meritorio, por la inexistencia de citas anteriores de dicha especie en el lugar. Este segundo caso suscitará sin duda controversia entre jurado y participantes y debe dar lugar a un interesantísimo intercambio de experiencias entre ambos.

PREMIADOS

Los ganadores del Maratón son dos socios simpatizantes de Proyecto Verde, que viven en Alcalá de Henares. Echamos en falta a varios participantes de ediciones anteriores del Maratón en Colmenarejo que con su rivalidad y amplios conocimientos protagonizaron enfrentamientos científicos memorables.

También a Colmenarejo le cabe otro orgullo: Hemos sido el municipio con mayor número de grupos en resultados entregados, a pesar de ser el de menor número de habitantes.

La entrega de premios se realizó el domingo 6 de junio, en el Centro de Educación Ambiental “Los Llanillos”, en el Monte Abantos y dependiente del Ayuntamiento de San Lorenzo, que gestionan nuestros compañeros de SEO Sierra de Guadarrama y compañeros en Proyecto Verde Ángel Pérez y Juan Carlos Álvarez.

Asistió muchísimo público, más de 60 personas, y entre ellos el Alcalde de San Lorenzo y su concejala de Medio Natural, acompañados por 2 técnicos de Medio Ambiente; El concejal de Medio Ambiente de El Escorial; La Concejala de Medio Ambiente de Galapagar; La concejala de Medio Ambiente de Valdemorillo, acompañada por otro concejal y dos técnicos de medio ambiente; Y la Concejala de Juventud de Colmenarejo y socia de Proyecto Verde, Teresa García.

El fallo del Jurado, formado por Ángel Pérez (SEO y Proyecto Verde), Juan Carlos Álvarez (SEO y Proyecto Verde), Oscar Llama (SEO), Roberto de la Peña (SEO) y Roberto Pérez (Proyecto Verde), fue el siguientes:

Primer premio:

– Pablo Calzada y Francisco Romano

Segundo premio:

– Familia Sunyer-Manteiga

Tercer premio ex aequo:

– Julio Díaz y Rodrigo Díaz

– Marisol García y Alfonso Zamora

Accesit especiales del jurado:

– Vicente Lillo y Pilar Martín

– Guillermo Corral y José Luis Sevilla

– Guillermo Díaz y Iago Fernández

– Juan S. Serrano y Juan S. Palomo

– David Gil y Gloria Fernández

– Esther Merino y Pablo García

– Saioa Vicente y Ana García

– Elena García y Noel David Ramírez

– Najim Aghmir y Mohame Aghmir

– José Mª Auñón e Inés Auñón

– Fernando Acedos y Pablo Acedos

COMENTARIO FINAL

Para cerrar este breve informe solo queda reiterar nuestro agradecimiento a los ayuntamientos participantes, a sus concejales y técnicos, a los voluntarios que permanecieron a pie de mesa, a los miembros del jurado y, muy especialmente, a todos los que participasteis en esta experiencia fantástica.

Esperamos veros a todos en la próxima edición. Muchas gracias.

El Equipo Organizador de Proyecto Verde – SEO Sierra de Guadarrama

 

FOTOS DE LA ENTREGA DE PREMIOS

2000, 2001, Maratón botánico

 

Del Maratón Botánico se han celebrado dos ediciones, en 2000 y 2001. Ha contado con una gran participación (21 y 23 grupos respectivamente), pero los resultados globalmente no alcanzan la calidad de otros maratones. La razón es simple. El mundo de la botánica ofrece mucha más dificultad que el de la ornitología. Si exceptuamos los árboles y arbustos (35 especies), y algunas herbáceas muy características (amapola, cantueso, etc.), el resto de la flora es totalmente desconocida para el gran público. Además, la presencia de centenares de especies, muchas de las cuales son casi imposibles de diferenciar por medios visuales (como los juncos), hace de la flora una disciplina bastante especializada, al alcance solo de verdaderos expertos.

Por esta causa, se ha podido observar en las dos ediciones celebradas de este maratón, una enorme diferencia entre los grupos participantes. A pesar de que no sólo se valoraba la especie, sino también otros aspectos más accesibles —como género, nombre vulgar y usos tradicionales— los participantes con preparación en esta materia arrasaron. En el primer maratón, el grupo formado por Ángeles González y María González reconocieron 117 géneros, obteniendo 702 puntos, frente a los 300 de los segundos clasificados. Al año siguiente, en 2001, la diferencia fue aún mayor, ya que participaron —y ganaron— una pareja de biólogos expertos en flora —Ana Gutiérrez y Nicolás López—, que acababan de venir a vivir a Colmenarejo. Obtuvieron 1.259 puntos, y eso a pesar de que las condiciones de observación no fueron buenas (los calores tempranos habían agostado prematuramente muchísimas flores, claves para la identificación). Ese mismo año participaron otros dos grupos de biólogos venidos ex profeso para la ocasión, por lo que el nivel fue muy alto.

Futuro del Maratón Botánico

El objetivo principal de las actuaciones públicas de Proyecto Verde es la educación ambiental. Las dos ediciones de este maratón de flora han puesto de manifiesto la necesidad de estimular el interés por esta materia entre nuestros conciudadanos, en especial los niños y jóvenes. El nivel de conocimientos es bajo en general y a mucha distancia del demostrado en el reino de las aves, por ejemplo. Por estas razones, es probable que estos maratones den paso en el futuro a actividades no competitivas de aprendizaje, talleres, etc. con el fin de estimular el interés por la flora; y con el interés terminarán llegando los conocimientos.

Los premiados

Primer Maratón Botánico
• Primer premio: Ángeles González y María González
• Segundo premio: Carlos Estrada y Rosa Serrano
• Tercer premio: Daniel Fernández, Jorge Blanco y Guillermo Sidrach
• Cuarto premio: José Luis Sevilla, Ana Sevilla, Alberto Sevilla y María Esquinas
• Quinto premio: Julio Álvarez y Jesús Sánchez
• Sexto premio: Juan Navarro, Inmaculada Elorz y Enrique Navarro

Segundo Maratón Botánico
• Primer premio: Nicolás López y Ana Gutiérrez
• Segundo premio: Raquel Gómez y Ángel Hernández
• Tercer premio: Ana Cazorro, Pablo Pérez, Cristina Fernández y Marta Morillo
• Cuarto premio: José Luis Sevilla y Luis Liaño
• Quinto premio: Jesús Sánchez, Yolanda Espada, Ana Ramos, Cecilia Denis, Alfonso Gamero, Paloma García-Pardo y Pepa Belmonte
• Sexto premio: Ana Sevilla y Alberto Sevilla
• Séptimo premio: Pedro Moya y Fernando Martínez
• Octavo premio: Ángela Gómez y Mónica García

Actividad institucional – Universidad – Presentación

La actividad social desarrollada por Proyecto Verde está muy ligada a la universidad Carlos III, y concretamente a su Residencia de Estudiantes “Antonio Machado”.

Los orígenes de esta fructífera colaboración se remontan al otoño de 2000. Antes de esa fecha, Proyecto Verde se había “presentado” a la universidad, en un intento por fomentar un acercamiento mutuo con lo que debe ser y será siempre un eje vertebrador de Colmenarejo: la universidad Carlos III. Estos comienzos no cristalizaron en nada concreto.
Pero al poco de su inauguración, llega un nuevo director a la Residencia de Estudiantes. Unos contactos iniciales hacen presumir (como así fue) una línea de colaboración muy fructífera.
En el otoño del año 2000 nos dirigimos a D. Elviro Aranda, director de la residencia, para solicitar que nos permita utilizar sus excelentes instalaciones para la realización de las II Jornadas Micológicas de Colmenarejo.
Las I Jornadas habían sido un éxito inesperado por todos. Se celebraron en el Centro de la Tercera Edad, un salón destinado al ocio y esparcimiento de nuestros ancianos, y que en nada reunía características adecuadas para este tipo de eventos. Pero era lo que había disponible. Su inesperado éxito nos hizo programar unas segundas jornadas mucho más ambiciosas. Era necesario un amplio espacio para la macro-exposición de setas que pensábamos montar; un salón de actos en condiciones para la charla; una recepción para las muestras que nos llegarían de los participantes en un maratón micológico… y todos estos espacios deberían tener una amplia disponibilidad de horario para facilitar la afluencia del público. En parte por la precariedad de las instalaciones culturales municipales (un centro cívico cerrado los fines de semana, que en la práctica solo funcionaba como cantina y para actos escolares, y en el que hasta hace apenas unos meses ha sido imposible pasar una película o dar una conferencia, a no ser que se dispusiera de un equipo de cine o de megafonía particular) y en parte por la escasa disposición de las autoridades municipales responsables a facilitar y estimular estas convocatorias, lo cierto es que nuestra única solución pasaba por la Residencia de Estudiantes.
La acogida del director de la residencia fue inmejorable. Las jornadas se celebraron y fueron el acto cultural más multitudinario que se ha celebrado nunca en Colmenarejo (ver Jornadas Micológicas). Y desde entonces, la Residencia ha sido para nosotros —y para cualquier ciudadano o colectivo de Colmenarejo que lo haya solicitado— lo que fue ideado y proyectado por sus valedores: un lugar público de cultura, abierto, plural y libre… y una residencia para estudiantes, por supuesto y ante todo. De la pluralidad sale la tolerancia, y de la actividad cultural libre y no sesgada sale la verdadera cultura.
A partir de entonces, hemos participado activamente en la vida cultural de la Residencia, muchas veces como simples espectadores, otras como protagonistas, y otras como colaboradores. Han habido momentos verdaderamente “gloriosos”, momentos que los que hemos tenido la fortuna de vivirlos recordaremos siempre. Aquellas II Jornadas Micológicas fue uno de esos momentos, Y las III Jornadas que vinieron después, también. La arriesgadísima apuesta por la Fiesta de la Solidaridad fue otro de esos momentos, una idea que desarrollaron Elviro Aranda y nuestra socia y amiga Teresa García, y en la que Proyecto Verde puso toda la carne en el asador… aunque de manera muy discreta (no era una competencia estatutaria y, además, no queríamos que nuestro protagonismo pudiera incomodar a ningún sector institucional del pueblo). Esto, y multitud de actos conjuntos y colaboraciones, son la carta de presentación de una relación cuyo objetivo único y último siempre ha sido prestar un servicio.
Desde esta página queremos dar las gracias a todos cuantos han hecho posible esta colaboración, y muy especialmente a uno de los grandes artífices de esta magnífica universidad y vecino nuestro, D. Gregorio Peces-Barba, y al responsable directo de que la Residencia de Estudiantes “Antonio Machado” (y por extensión, la universidad Carlos III) vaya ganando día a día un espacio vital para la convivencia, la cultura y la tolerancia en nuestro pueblo, D. Elviro Aranda.

Algunas actividades realizadas por Proyecto Verde en la Residencia de Estudiantes:

• II Jornadas micológicas, que incluyeron:
– Taller de pintura para niños
– Conferencia sobre los “Hongos de Colmenarejo”
– Gran exposición de hongos
– Maratón micológico
• III Jornadas micológicas, que incluyeron:
– Seminario “Introducción a la micología”
– Degustación de cocina micológica
– Salida identificativa
– Taller de educación ambiental para niños
• Cineforum: “Volando libre”, tertulia dirigida por un ornitólogo
• Cineforum: “El Oso”, tertulia dirigida por naturalista
• Seminario sobre Energía Solar, con “Taller de ocio creativo para niños”.
• Conferencia “La cigüeña negra”
• Conferencia “Alimentarse hoy: ¿una actividad de riesgo?”
• Conferencia “El problema de los residuos”
• Conferencia “Anfibios de Colmenarejo”
• Charla sobre reciclaje para los residentes
• Conferencia-Coloquio-Proyección sobre el cambio climático

Además de estas actividades, nuestra asociación tuvo un papel impulsor importante en la Primera Fiesta de la Solidaridad, y una colaboración en la Segunda fiesta de la Solidaridad. Igualmente, siempre que se nos ha requerido, hemos colaborado en otros eventos organizados por la Residencia, bien realizando los carteles promocionales o bien con nuestro apoyo y asistencia.

Cabe concluir que el balance de estos dos años de colaboración ha sido excelente, y una muestra de lo que debe ser la integración de una universidad con la ciudadanía que la acoge. Desde aquí animamos a asociaciones, ayuntamiento y ciudadanos a aprovechar más y mejor las enormes posibilidades que en el desarrollo del ocio creativo y la cultura ofrece la Residencia de Estudiantes “Antonio Machado”.

Aula medioambiental en el colegio 6 de diciembre

El curso 2000-2001 lanzamos una propuesta al colegio para hacer una prueba piloto de un Taller Medioambiental para niños, como actividad extraescolar. La experiencia duró un par de meses, a razón de una hora semanal, y se hizo sin coste alguno para las familias. En el taller colaboraron Isabel, Teresa y Roberto, entre otros.

Al curso siguiente, 2001-2002, el taller se institucionalizó y profesionalizó. Fue impartido por nuestro compañero de Junta, Roberto, excelente biólogo y excepcional pedagogo. El coste para las familias fue de 1.000 pesetas al mes. Los quince niños que se apuntaron lo pasaron estupendamente. El Taller incluyó algunas salidas al campo.