Jornadas micológicas

Las jornadas micológicas han constituido, prácticamente desde su aparición en Colmenarejo, los eventos de carácter cultural de mayor afluencia de público en nuestro pueblo, si exceptuamos los relacionados con festejos populares. Sólo en la última edición asistieron 160 personas al Seminario Micológico, 90 personas a la excursión identificativa y más de 350 personas a la degustación gastronómica. Y el año anterior, a la macro-exposición que se realizó en la Residencia de Estudiantes, asistieron 300 personas. Y en ambos casos sin contar la participación infantil, bien en los talleres de pintura o en la guardería micológica que organizamos paralelamente a estos actos.

Calculamos que cerca del 10% de Colmenarejanos ha participado en alguna de nuestras Jornadas Micológicas.

¿De donde sale tanta afición? No terminamos de explicárnoslo, porque Colmenarejo tampoco es un lugar propicio para la recolección gastronómica de setas. Antaño era fácil encontrar seta de cardo e incluso níscalos en alguno de los escasos pinares, pero en la actualidad la seta de cardo casi ha desaparecido por una explotación excesiva y poco cuidadosa, y los pocos lugares que quedan son el secreto mejor guardado del pueblo. Pero lo cierto es que cada año batimos el record del año anterior, y supone un reto encontrar nuevas actividades, evitando la repetición.

Árboles y arbustos que requieren poco o ningún riego

Alguna de estas especies puede no soportar heladas severas que ocasionalmente se producen en Colmenarejo. Esta lista está en fase de revisión, por lo que puede variar en el transcurso de las próximas semanas.

Árboles

– Acacia
– Alcornoque (Quercus suber)
– Algarrobo
– Almendro (Prunus amygdalus)
– Almez
– Árbol del amor
– Árbol del Paraíso (Eleagnus angustifolia)
– Arce de Montpellier
– Ciprés (Cupressus sempervirens)
– Ciprés de Monterrey (Cupressus macrocarpa)
– Encina (Quercus ilex)
– Enebro (Juniperus oxycedrus)- Fresno (Fraxinus angustifolia)
– Granado (Punica granatum)
– Higera (Picus carica)
– Madroño (Arbutus unedo)
– Melia
– Melojo (Quercus pyrenaica)
– Morera (Morus sp)
– Mimosa
– Olivo (Olea europaea)
– Palmera canaria (Phoenix canariensis)
– Paloverde
– Pinos (Pinus sp)
– Robinia (Robinia pseudoacacia)
– Sabina (Juniperus sabina)
– Tuya articulada (Tetraclinis articulata)
– Yuca (Yuca aloifolia)

Arbustos

– Acebo (Ilex aquifolium)
– Adelfa
– Celinda
– Cornicabra (Pistacia Terebinthus)
– Durillo
– Hibisco
– Jara
– Jazmín
– Lantana (Viburnum lantana)
– Laurel
– Lavanda
– Lilo
– Loro (Prunus lusitanica)
– Majuelo
– Matagallo (Phlomis purpurea)
– Pitosporo
– Retama
– Romero
– Rosal
– Santonina
– Taray
– Tomillo

Setos

– Zarza
– Endrino
– Boj
– Aligustre
– Majuelo
– Retama de olor
– Arizónica
– Leylandii (preferible a la arizónica por la ausencia de polen)
– Ciprés

FSC: un sello que garantiza una explotación sostenible de los recursos madereros

Cada vez más personas se sienten alarmadas por la destrucción masiva que padecen las selvas primarias tropicales de Asia, América y África. Estos bosques primarios son aquellos en los que nunca ha entrado una sierra, por lo que se mantienen en una evolución natural desde hace miles de años. Son, por esta razón, los que albergan la inmensa mayoría de la riqueza biológica del planeta, lo que llamamos biodiversidad. Su conservación no es un capricho ecologista: además de aportar ingentes cantidades de oxígeno a nuestra atmósfera, poseen especies animales y vegetales únicas y desconocidas que pueden suponer —y de hecho suponen— la solución para múltiples enfermedades. La farmacología actual, se nutre en buena medida de especies encontradas e investigadas en estos bosques. Y las investigaciones para encontrar remedio a enfermedades tan devastadoras como el cáncer, encuentran en diferentes especies de seres vivos principios moleculares fundamentales que aún hoy somos incapaces de sintetizar en un laboratorio. Pero no son estos motivos egoístas los únicos que podemos aportar en favor de estos bosques. En estos lugares habitan seres humanos como nosotros; son la casa de miles de indígenas y su único medio de subsistencia. Y a pesar de esto, las empresas madereras y los gobiernos hacen caso omiso a sus derechos de propiedad y subsistencia y arrasan sistemáticamente sus poblados, cosechas, bosques, llegando incluso a matanzas masivas que solo de tarde en tarde llegan a los teletipos de occidente. Como muestra diremos que cada año se destruyen 10 millones de hectáreas de bosques primarios.

Nosotros, consumidores finales, somos la única fuente del capital que permite todas estas barbaridades, y lo somos inconscientemente, sin saber lo que puede suponer para el medio ambiente y las personas comprar este o aquel mueble. Para tratar de poner freno a esta situación de injusticia y peligro medioambiental, se fundó en Toronto (Canadá) en 1993 el Forest Stewardship Council (Consejo de Administración Forestal o FSC). Sus fundadores fueron 130 representantes de asociaciones ambientales, silvicultores, industrias de la madera, asociaciones de bosques comunales e instituciones de certificación de productos forestales, pertenecientes a 25 países. El sello FSC es el único sello que garantiza que la extracción se ha realizado respetando la salud del ecosistema y los derechos de las comunidades que viven o explotan el bosque. También vela porque la explotación rinda beneficios a la población local y que las condiciones laborales y de seguridad mejoran la calidad de vida de los trabajadores.

¿Qué productos podemos exigir con el sello FSC?

Cualquier producto realizado con madera es susceptible de acogerse al controlFSC: desde tableros, papel, muebles, tarimas… hasta lápices. Cualquier producto que incluya madera en su origen o composición, puede llevar el sello FSC si cumple con las condiciones necesarias. Es, hoy por hoy, la única certificación con garantías y transparencia suficiente. Existen otros sellos. Algunos son simples tapaderas para lavar la imagen de uno o varios fabricantes, otros están concebidos con buena voluntad pero sin los medios o capacidad de control necesarios.

Situación en España

Nuestro país se encuentra bastante atrasado en este asunto respecto a otros países europeos y norteamericanos. Que esto cambie va a depender fundamentalmente de los consumidores. Mientras no exijamos productos certificados, a los fabricantes les seguirá resultando mucho más rentable económicamente importar las maderas más baratas sin prestar atención a su origen y garantías de explotación. Solo el día en que su imagen pueda verse dañada, exigirán a sus proveedores madera certificada FSC. Y ese día las cosas empezarán a cambiar en las selvas de la Amazonía, en el sureste asiático, en Camerún y Guinea, incluso en Canadá, que también está expoliando bosques primarios. Nosotros seguiremos disfrutando de muebles y productos hechos con estas maderas de gran calidad, de la misma manera que ahora disfrutamos del pino o el roble de explotaciones europeas y norteamericanas sostenibles. Y garantizaremos que nuestros hijos también disfrutarán de estas maderas, al tiempo que mantendremos ecosistemas de gran valor y una calidad de vida y una dignidad en los pueblos que habitan en ellos.

Para más información: www.greenpeace.es y un directorio de madera certificada en: www.forestworld.com

El gas radón: Radiactividad en casa

Hace algunos años saltó la alarma: existe un gas radioactivo, que se concentra en los sótanos de las viviendas construidas sobre rocas ígneas, y que está entre los primeras causantes del cáncer de pulmón.

Entonces se dijo que bastaba con ventilar periódicamente esos sótanos para conjurar el peligro. Y el tema, por lo que respecta a la opinión pública, quedó aparcado. Pero el gas radón sigue ahí, no se ha desplazado ni ha perdido un ápice de su capacidad letal. Aunque los investigadores siguen trabajando en el tema, por ahora no podemos hablar de un conocimiento profundo entre la relación radón-cáncer.

¿Qué sabemos?

El radón es un gas de origen natural. Se produce por la descomposición del Uranio 238 (U238), elemento presente en pequeñas cantidades en los terrenos graníticos y en otras rocas. Se trata de un gas, y por lo tanto, con gran capacidad para filtrarse por cualquier sitio. Debido a que es más pesado que el aire, tiende a concentrarse en las plantas más bajas de los edificios: los sótanos.

El radón llega a la superficie terrestre a través de las pequeñas grietas (diaclasas) de la roca madre. Penetra en la vivienda por el suelo, los orificios de las acometidas, los muros… Si la ventilación es adecuada, su concentración es mínima, no representando (que se sepa) ningún peligro. Pero si el sótano permanece cerrado, o la vivienda se ventila poco, su concentración puede rebasar los mínimos de seguridad, convirtiéndose en un verdadero peligro para la salud.
También sabemos que el gas radón figura entre los primeros causantes de muerte por cáncer de pulmón (detrás del tabaco, por supuesto), y que personas que han sufrido accidentalmente dosis equivalentes a vivir durante 40 años en una casa con concentraciones de 400 Bq/m3, tienen muchas más posibilidades de contraer este cáncer que el resto.
Un estudio realizado por la OCU en marzo de 1999, instaló 106 detectores (dosímetros) de radón en otras tantas viviendas en las que se daban, a priori, condiciones de peligrosidad (situadas en áreas graníticas, viviendas de planta baja o unifamiliares, etc.). Los resultados fueron preocupantes. Un 27% obtuvo concentraciones de radón por encima del nivel de seguridad, y un 5% niveles entre 200 y 400Bq/m3, lo que obliga a tomar medidas correctoras. Una vivienda de A Coruña, con 1.730 Bq/m3 y otra de San Lorenzo de El Escorial, con 950, fueron las más contaminadas.
En Colmenarejo se dan las condiciones geológicas necesarias para que este gas pueda representar un problema: un sustrato de roca ígnea (granito) a escasa profundidad.

Estos resultados muestran que no hay que tomarse las cosas a la ligera, pero tampoco angustiarse, porque la solución es bastante sencilla. En primer lugar debemos dirigirnos a un laboratorio de análisis que realice este tipo de pruebas. Ellos suministran el dosímetro junto con detalladas instrucciones para su colocación. Transcurridos unos meses, retiramos el dosímetro y lo remitimos en un sobre a prueba de radiacciones al laboratorio, que nos devuelve un informe sobre las condiciones de nuestra vivienda.

La solución es fácil

Si las concentraciones de radón son elevadas, deberemos adoptar las medidas necesarias para reducir esa concentración. Éstas no son otras que la ventilación. Si existen ventanas, deberemos ventilar a diario durante al menos un par de horas. Si no las hay o son muy pequeñas, habrá que instalar un sistema de ventilación forzada mediante un extractor. Si disponemos de forjado sanitario (una cámara de aire bajo el suelo de la planta baja) podremos instalar un sistema de extracción en esta zona, que eliminará el radón a medida que el suelo lo vaya liberando.

Interacción “campos electromagnéticos-radón”: un peligroso cóctel

Científicos en la Universidad de Bristol han encontrado nuevas evidencias que podrían ayudar a explicar la relación entre la exposición a campos electromágneticos y la incidencia de ciertos tipos de cáncer. Han descubierto que las líneas eléctricas aéreas pueden atraer los productos radioactivos del radón que se encuentran en el aire normal, aumentando su concentración, conformando un cóctel de posibles cancerígenos que explicaría la mayor incidencia de estas enfermedades en las proximidades de las líneas de alta tensión.

Los descubrimientos han sido publicados en el “International Journal of Radiation Biology”.

Un equipo encabezado por el profesor Denis Henshaw, del Departamento de Física, usó detectores de radiación partícula alfa para medir el decaimiento radioactivo cerca de los cables de energía, los cables de electrodomésticos y de otros equipos eléctricos usuales. El equipo de Bristol descubrió que los cables conectados a un enchufe atrajeron los “descendientes” del radón en una manera parecida a como un imán atrae limaduras de hierro.

Los científicos dicen que los “descendientes” del radón se fijan a las partículas minúsculas de agua y gases que flotan en el aire que respiramos. Estas partículas están polarizadas y son atraídas por la electricidad.

El descubrimiento pueda dar una respuesta a un puzzle médico. Se sospecha desde hace tiempo que los campos electromagnéticos pueden causar el cáncer, especialmente leucemia y cánceres de niños. Pero hasta ahora no se ha encontrado el mecanismo explicativo.

Uno de los resultados más sorprendentes de estos experimentos ocurrió después de haber dejado un tastrak (film sensible a las partículas alfa procedentes de la radiactividad) cerca de un cable de secador de pelo durante seis días. El secador se conectó a un enchufe, pero permaneció apagado. El tastrak mostró evidencias claras de un aumento de “descendientes” de radón. Este descubrimiento incitó a un serie de experimentos adicionales, que se realizaron en el laboratorio, en casas particulares y en pisos. En todos los casos los resultados fueron los mismos: existe una concentración de radiactividad nociva procedente de “descendientes” de radón en las zonas afectadas por campos electromagnéticos (cercanía de los conductores eléctricos).

Poda de árboles ornamentales: Mitos y realidades científicas sobre las técnicas

No debería ser necesario hablar de la poda, porque no se deberían podar los árboles ornamentales. Pero puesto que, tarde o temprano, caeremos en la tentación de mutilar algún árbol, es mejor que sepamos cómo hacerlo.

Los que conocemos las grandes ciudades estamos tristemente acostumbrados a ver unas podas terroríficas en el arbolado urbano al final de cada invierno. Muchas veces pensamos:

“¡Ya está! Esta vez la han jo… Estos árboles no pueden volver a brotar.”

Pero la vida tiene una fuerza sobrenatural y terminan brotando. Y así, una primavera tras otra. El renacer del árbol parece dar la razón a sus mutiladores, cuando realmente lo único que demuestra es su capacidad para adaptarse a circunstancias adversas.

Los árboles no nos necesitan

Es muy difícil hacer cambiar a la gente de forma de pensar, cuando este pensamiento se basa en criterios subjetivos. Es más sencillo modificar el parecer a quien sustenta una idea sobre la ciencia o la reflexión, que a aquel que se basa en la tradición o en el “siempre se ha hecho así”. Y una de las cosas más difíciles de lograr, es cambiar las ideas que, sobre la poda, suelen tener algunas personas. Como sabemos que el tema es peliagudo, nos vamos a limitar a hacer una simple comparación. Si con ella no logramos que cambie de opinión, no lo conseguiremos ni con dinamita.

El ejemplo del Ginkgo biloba

El Ginkgo es un árbol muy antiguo; más que la mayoría. Ha permanecido inmutable desde la era secundaria, la de los dinosaurios. Sus fósiles son idénticos a los ejemplares actuales. Nosotros —el Homo sapiens— llevamos aquí unos cientos de miles de años. Si otorgásemos al Ginkgo una edad “humana” de 40 años, el hombre sería un bebé de apenas mes y medio. Esa es la situación. Nosotros, tiernos bebés, le decimos al árbol hecho y derecho: “Te voy a cortar estas ramitas, ya verás que sano y fuerte te pones”

Parece el colmo de la osadía. Cualquier especie que pensemos en podar lleva en la tierra muchísimos más años que nosotros, ha superado situaciones que al género humano le habrían dejado diezmado o lo habrían aniquilado por completo, han aprendido a defenderse del ataque de insectos, hongos y animales… y todavía nos sentimos capaces de “tutelar su desarrollo”.

No hay que engañarse

Si queremos tener un árbol sano y fuerte no hay duda de qué es lo que debemos hacer en cuestión de poda: ¡prácticamente nada!

Ahora bien, podemos desear cambiar o modificar su forma, aún a costa de minar su salud. En el fondo, nos da igual que la encina de nuestro jardín viva 600 años o solamente 300. De manera que someterla a una poda enérgica para que no nos quite luz, puede resultar comprensible siempre que no tratemos de justificarlo diciendo que “es sanísimo para la encina”.

A estas podas “necesarias” es a las que nos vamos a referir. Explicaremos cómo hacerlas para, sin renunciar a nuestras necesidades, dañar lo menos posible al árbol, evitando enfermedades que pueden acabar con él antes de tiempo (de nuestro tiempo).

Existe otro tipo de poda encaminada a aumentar la producción de alguna parte concreta del árbol; se realiza en los frutales y su objetivo es aumentar la producción de fruta a costa de acortar la vida del árbol y hacerlo más sensible a las plagas. También se hace de manera secular en algunos árboles el llamado desmoche, una poda enérgica cada pocos años que hace crecer el tronco en grosor, produciendo gran número de ramificaciones cuyo abundante follaje sirve de alimento para el ganado.

De este tipo de podas encaminadas a obtener un beneficio económico no vamos a hablar, aunque el desmoche se siga practicando en nuestro entorno con los pobres fresnos. Camino del polideportivo encontramos algún fresno centenario al que el propio ayuntamiento ha venido sometiendo cada pocos años a mutilaciones innecesarias e incomprensibles.

Objetivo de la poda

Los expertos enumeran una serie de circunstancias en las que se hace aconsejable podar. Son las siguientes:

• Eliminar las ramas secas. Debe hacerse siempre.

• Eliminar las ramas enfermas. Debe hacerse siempre.

• Eliminar las ramas gravemente atacadas por insectos, virus u hongos. Sólo cuando no sea posible o aconsejable tratar la plaga.

• Eliminar las ramas rotas. Debe hacerse siempre.

• Eliminar los restos de ramas y muñones de podas anteriores mal realizadas. Aconsejable.

• Eliminar aquella rama que, siendo más débil, compita directamente con otra por el mismo espacio vital. Aconsejable.

• Eliminar una de las dos ramas que se rocen de manera habitual. Aconsejable, sobre todo en lugares ventosos.

• Aligerar aquella rama con un protagonismo excesivo para el tamaño del árbol. Aconsejable por razones de equilibrio físico del árbol.

Como verán, entre estos motivos no se enuncian razones estéticas, porque un árbol sano al que únicamente se eliminan ramas por los motivos enunciados con anterioridad, será casi siempre un árbol hermoso y equilibrado.

La época de poda

El que más, el que menos, ha escuchado decir a jardineros y “expertos” que la poda debe hacerse en tal o cual época del año. Algunos aducen, incluso, razones. Se da la circunstancia de que en muchas comunidades se transmite de vecino a vecino (o de jardinero a vecino) la conveniencia de hacerlo en tal o cual momento, y es frecuente ver cómo la gran parte de jardines se podan por la misma fecha. En otras ocasiones se imitan los usos del municipio, y se poda cuando lo hace el ayuntamiento. Pues bien: en contra de todo lo que haya podido escuchar, leer y ver, no existe una época netamente mejor que otra para podar. Se puede hacer en verano, otoño, invierno y primavera sin que afecte más o menos al árbol (siempre que se haga bien).

Hay algunas excepciones, naturalmente. Los árboles muy sensibles a infecciones y ataques por hongos no deben podarse en aquellas épocas en que dicha enfermedad está en su apogeo. Por ejemplo, los olmos no deben podarse en épocas húmedas porque será más fácil que les ataque el hongo de la grafiosis. Es preferible hacerlo en verano. Las coníferas que se poden en primavera y verano llegan a soltar gran cantidad de resina, que puede ser antiestética e incluso manchar la ropa de los niños que jueguen junto a ellas. Hay otras especies de hoja caduca que también sangran mucho, como los abedules, arces y nogales. Su poda debe hacerse en épocas de reposo para evitar la suciedad que provoca la savia resbalando por el tronco.

Pero para la inmensa mayoría de especies, hay argumentos a favor y en contra para acometer la poda en cualquier estación. Haremos sólo ciertas observaciones que pueden ser de interés para decidir cuándo podar.

• La poda en primavera se considera como muy dañina, por la facilidad del árbol para sangrar. Salvo las excepciones mencionadas, esta afirmación carece de base científica. Deben evitarse los días que rodean al momento de despliegue de las hojas.

• En verano, el peso de las ramas puede dificultar la poda. Por otro lado, tener el follaje perfectamente desarrollado permite elegir con más criterio las ramas a eliminar.

• Otoño, época favorita de muchos ayuntamientos y particulares, es la época en que los hongos causantes de la pudrición esparcen sus esporas, facilitando el arraigo de la enfermedad. Recientes observaciones demuestran que las heridas producidas en el árbol durante el otoño cicatrizan con mayor dificultad que las producidas en primavera o verano.

• En invierno es más difícil diferenciar las ramas enfermas y aquéllas que implican un desequilibrio importante para el árbol.

• El desmoche (eliminación de la totalidad de ramas del árbol) debe hacerse en otoño o principios del invierno, para que el árbol tenga tiempo de recuperarse y disponer en primavera de un mínimo de follaje que evite que se abrase con el sol veraniego.

Técnicas de poda

Las ramas deben cortarse casi a ras del tronco, pero dejando el ensanchamiento que existe justo en su unión con él. Esta zona contiene substancias que evitan el contagio por hongos (el problema principal de una herida abierta). Tampoco debe dejarse un muñón, muy susceptible de sufrir infecciones. Si la rama es muy pesada, se corre el riesgo de provocar un desgarro que desgaje parte de la corteza. Esto sería un desastre que debe evitarse. Para ello, se procede realizando un primer corte por la parte inferior de la rama, alejado unos centímetros del tronco. Este corte permite desprenderse del grueso de la rama sin desgarro. A continuación se procede a podar el muñón por el lugar adecuado.

Si lo que deseamos es reducir la longitud de una rama sin eliminarla del todo, deberemos realizar el corte inmediatamente después del nacimiento de una rama lateral, sin apurar demasiado y sin dejar muñón, con un corte apaisado. De esta manera toda la fuerza de la rama se dirige hacia la rama lateral, evitando la proliferación de infinidad de delgadas ramitas a partir del muñón, y dando continuidad al árbol. Deben elegirse para este fin ramas laterales que broten hacia arriba en lugar de hacia abajo (mucho más propensas a romperse en el futuro).

Aclaramiento

El aclaramiento es siempre preferible a la poda completa de la rama. El aclaramiento persigue liberar a la rama de buena parte de sus ramificaciones pero respetando la guía. El aclaramiento permite que los brotes de primavera se repartan a lo largo de toda la rama en vez de concentrarse al final de la rama amputada. El resultado es mucho más atractivo y estético. El aclaramiento debe hacerse de manera homogénea, realizando podas pequeñas a lo largo de toda la copa, en vez de pocos cortes pero enérgicos. Es más laborioso, pero el resultado es mucho mejor.

Detención del crecimiento

Es bastante frecuente, sobre todo en jardines pequeños, que el propietario manifieste el deseo de que tal o cual árbol deje de crecer en altura y comience a ensanchar su copa. Este deseo (casi siempre ligado a la “necesidad” de sombra) implica obligar al árbol a dejar de crecer en altura para hacerlo en anchura. Para ello, es necesario en primer lugar que el árbol lo permita. Hay especies cuya tendencia es ganar altura, y cualquier intento de evitarlo sólo retrasará momentáneamente su deseo genético de hacerlo. Otros, en cambio, se adaptan bien a este propósito. En este tipo de poda, deben eliminarse las guías de todas aquellas ramas que asciendan verticalmente. El corte debe hacerse, como siempre, inmediatamente después de una rama lateral y de manera oblicua. Este tipo de podas debe hacerse con prudencia, quizás a lo largo de dos o tres temporadas y nunca de golpe, pues se pone en grave riesgo la vida y salud del árbol.

Restañando heridas

Es conveniente matizar algunos aspectos de la cura de heridas. Aunque parezca mentira, una herida mal curada es más susceptible de infectarse que otra sin cura alguna. Y la razón es que en muchas ocasiones se aplica una gruesa capa de producto, que al secar se agrieta, permitiendo el paso de hongos que quedan protegidos del sol y el aire (los peores enemigos de los hongos). De esta manera, la infección se extiende rápidamente por el árbol. Ante esto, es preferible no utilizar producto alguno. Pero si se utiliza (su utilidad real no está demostrada), debe hacerse en una capa muy fina y en disolución, para que penetre en la madera sin la posibilidad de agrietamiento. Son adecuados tapaporos, plaste de carrocero en disolución, minio…y, ¡cómo no!, productos específicos. Pero con diferencia, lo mejor para evitar que las heridas de la poda se infecten es hacerla adecuadamente.

Últimos descubrimientos científicos

Los últimos descubrimientos en este terreno —expuestos por Kenneth Allen, en su libro Poda de árboles ornamentales (CSIC)— echan por tierra ideas ancestrales trasmitidas de generación en generación por jardineros, expertos y botánicos. Enunciamos algunas:

1. Siempre se ha dicho que durante el trasplante, debe eliminarse una parte aérea de la planta para adecuarla a la parte de raíz existente. Así, se suele hacer una poda drástica de aquellos ejemplares maduros que van a ser trasplantados. Tal práctica parece menos trascendente de lo que se pensaba. Pero lo verdaderamente interesante es que se ha descubierto que ciertas hormonas esenciales para el desarrollo de las raíces se forman en las yemas de crecimiento de los árboles. De esta manera, si eliminamos estas yemas estamos privando al árbol de dichas hormonas. Se recomienda, pues, reducir severamente la poda en los árboles jóvenes que son trasplantados, dejando intacta la yema terminal y cuantas sea posible.

2. Se ha demostrado (Harris, 1983) que un árbol joven que se le permite moverse libremente por efecto del viento, desarrollará un tronco más grueso y resistente que aquel otro que se entutora rígidamente. Por tanto, se recomienda no atar ni colocar guías en los árboles; y si es absolutamente necesario, hacerlo mediante dos o tres postes separados del tronco y sujetos a él mediante elementos elásticos que permitan un buen grado de movimiento. Esta práctica ya la realizan los departamentos de jardinería de algunos ayuntamientos.

Estas investigaciones, además de aportar conocimientos de gran utilidad, ponen de manifiesto algo que por obvio a veces se olvida: Una práctica, por el simple hecho de haberse realizado “toda la vida”, no adquiere naturaleza de “cosa bien hecha”.

Las coníferas y la poda

La mayor parte de coníferas soportan bien la poda. Pero, esto no quiere decir que deban podarse. Si exceptuamos el grupo de los pinos, el crecimiento cónico de la mayor parte de ellas no es una casualidad: responde a necesidades de insolación y de equilibrio estático de su masa, la mayor dentro del reino vegetal. Casi todas ellas, en su ambiente original, son verdaderos gigantes, que superan ampliamente en biomasa a los árboles de hoja caduca. Su ancha base les da estabilidad y les permite el crecimiento en altura, hasta cotas de cien metros y aún más en algunas especies. Estos árboles no deben nunca podarse (piceas, abetos, cedros, douglasias, sequoyas, cipreses, tsugas, tuyas, etc.).

Otra cosa muy diferente es cuando se utilizan como seto. Esta aplicación obliga al árbol a adoptar formas cuadrangulares adecuadas para su función; y lo hacen muy bien.

Confiemos en la madre Naturaleza

El ya mencionado Kenneth Allen, nos recuerda que los árboles no están ahí por casualidad, sino por méritos propios. Vamos a terminar este artículo como empezamos: haciendo un canto a la capacidad de esos seres vivos cuya belleza y poder se ha fraguado a lo largo de millones de años de evolución, durante la mayor parte de los cuales nosotros no estábamos para “protegerlos”. Dejémoslos, pues, que hagan su trabajo. Nuestra intervención casi siempre será para mal.

Decálogo del árbol

1. La forma natural de crecimiento no es casual. Responde a las necesidades de la especie.

2. La corteza del árbol es su protección ante el exterior. Debe siempre respetarse.

3. Si deseamos un tipo determinado de crecimiento, deberemos escoger una especie que lo dé de manera natural, antes que tratar de modificar su naturaleza.

4. Las heridas de poda se cierran mejor en las zonas donde fluye la savia con más fuerza.

5. El cuello de las ramas constituye un mecanismo del árbol para deshacerse de las ramas secas. La poda nunca debe eliminar este cuello.

6. El árbol desarrolla sus propias medidas contra la pudrición provocada por las heridas en su corteza. Los tejidos que el ejemplar desarrolle alrededor de esta herida constituyen la mejor defensa y no deben nunca ser eliminadas con la excusa de realizar un tratamiento curativo.

7. Un jardín con las especies predominantes en la zona no será nunca un jardín exótico y original, pero será siempre un jardín próspero y sano.

8. Debemos aceptar el árbol tal y como es.

9. Alterar gravemente el modo de crecimiento de un árbol dará un ejemplar delicado al que deberemos dar cuidados especiales de por vida.

10. El árbol tiene una enorme dignidad que debe ser respetada.





Cada especie de árbol tiene un porte característico, que es el que adquiere cuando crece en óptimas condiciones ambientales y en solitario. El criterio "forma" ha sido tradicionalmente uno de los favoritos de los cultivadores a la hora de desarrollar las especies de jardinería. Un caso muy llamativo lo tenemos en el ciprés, que todos asociamos con un árbol de porte columnar y que, sin embargo, en su origen es un árbol de aspecto globoso, más parecido a una sabina. Miles de años de cultivo selectivo son los responsables de la forma que hoy conocemos.




El corte bueno es el de abajo. La herida cierra antes y el crecimiento posterior permite que se pierda el rastro de la poda, cosa que no sucede en los dos primeros casos. En el tercero, la rama respetada queda muy debilitada por el gran ángulo de corte.



El corte de una rama del tronco principal debe hacerse dando un corte ligeramente oblicuo que deje un muñón mínimo, como muestra la imagen de la derecha. Las otras maneras son incorrectas.





Si queremos aligerar una rama principal, debemos cortar después de una rama lateral de cierta entidad. Al brotar con fuerza por el corte, las nuevas ramas tendrán que competir con la existente, lo que permitirá un crecimiento más equilibrado. Si dejamos un muñón limpio, la proliferación de brotes será tal que la rama parecerá un plumero.



La rama que dejemos cuando procedamos a una poda de aclareo, deberá continuar la dirección de la rama principal, ser proporcional en tamaño y crecer hacia arriba. De lo contrario el árbol perderá naturalidad.



Arriba, la rama original. En el centro, un aclarado correcto, que permitirá crecer al árbol con armonía al tiempo que mantenemos su forma. Abajo, un mal aclarado.



Debe dejarse una pequeña porción de madera bajo la rama que permanece. Esto protege al árbol, impidiendo que el corte afecte en modo alguno el desarrollo de la rama.



El corte de la izquierda, al cicatrizar, formará un anillo de crecimiento de mayor altura en el exterior, quedando la zona del interior (el duramen ya muerto) tal como está. El resultado será una concavidad que retendrá el agua de lluvia favoreciendo la aparición de enfermedades. Por tanto, el corte, debe ser oblicuo.



El sentido natural de crecimiento de las ramas es oblicuo, apuntando hacia arriba y al exterior del árbol. La poda realizada en el dibujo superior dará un aspecto poco natural al árbol. Es preferible eliminar la rama inferior.

Ahorro y protección del agua: aunque podamos pagarla, España tiene sed

Un gesto tan sencillo y cotidiano como abrir el grifo en nuestra casa y que salga agua potable, es algo que implica una infraestructura no sólo dentro de nuestro hogar, sino en los lugares donde se recoge la lluvia hasta las cañerías de nuestros municipios.

Pensemos, por ejemplo, en todos los embalses, estaciones de potabilización, centros de bombeo y kilómetros de tuberías por los que tiene que discurrir el agua para llegar por fin a nuestra vivienda. Cada uno de esos pasos supone alteraciones del Medio Ambiente y entre los más graves deterioros, podemos destacar los embalses que inundan bosques galería y que separan poblaciones animales. Pero no todo acaba aquí, el agua que nos llega, retorna de una manera u otra a la Naturaleza, para lo que son necesarias nuevas canalizaciones y centrales depuradoras que inevitablemente han de ser construidas en nuestros campos.

Por todo esto, debemos ver el agua como un preciado bien que no podemos derrochar o contaminar a la ligera. Existen un gran número de pequeñas acciones que, como usuarios, podemos hacer. La mayoría de ellas no nos acarrearán ninguna molestia y otras, con un poco de buena voluntad, acabaremos haciéndolas de modo natural. No olvidemos que, si bien los mayores gastos de agua son aquellos que derivan de su utilización en la industria y agricultura, nuestra aportación en el ahorro puede llegar a ser muy importante. El economizar agua en nuestras casas parece a primera vista poco importante comparado con el derroche de este líquido que podemos ver a nuestro alrededor, pero precisamente cada grano de arena aportado por las familias ayuda a equilibrar en conjunto el balance de gastos.

Cada español llega a gastar unos 160 litros de agua al día como media repartidos en el aseo personal, la cocina, limpieza de vajilla, lavadora, etc. Si poseemos una casa con jardín , entonces el gasto se dispara. A la cifra anterior debemos añadir el consumo de agua para regar nuestra extensión verde, no olvidando que el agua utilizada en este menester es agua potable, idéntica al que usamos para beber o cocinar.

Veamos a continuación algunos ejemplos prácticos de reducción del gasto de agua fáciles de realizar en casa.

• Podemos reducir el gasto de agua en la cisterna introduciendo en su interior botellas cerradas y llenas de agua, lo que reduce hasta 20 litros como media el número de litros por descarga. Si optamos por este método, hemos de cuidar mucho que las botellas queden bien sujetas en la cisterna, de otro modo podrían desplazarse al correr el líquido y estropear el mecanismo de descarga.

• En el mercado ya existen cisternas con consumo reducido y algunos modelos pueden incluso regularse en función de la cantidad de materiales que deseen eliminarse. Si estamos pensando en hacer reformas en el baño, éste es el momento de cambiar de cisterna.
• Recordemos que el inodoro no es el cubo de la basura, no lo utilicemos como tal, ya que estos residuos tendrán que pasar por una depuradora para volver a los ríos, y las depuradoras serán más grandes y numerosas en función del número de residuos.
• Los amantes del baño deberían ir pensando en reducir esta costumbre que, por otra parte, suele ir precedida de una ducha. El consumo de agua se dispara al llenar la bañera, por lo que, en este sentido, es mejor tomar una ducha y cerrar el grifo mientras nos enjabonamos y abrirlo en el momento de aclararnos.
• Deberíamos cerrar también los grifos cuando nos afeitamos, nos enjabonamos las manos o cepillamos los dientes; durante estos procesos la costumbre de dejar el grifo abierto derrocha muchos litros.
• Cuando nos lavamos las manos o nos duchamos deberíamos regular el caudal y no mantener el chorro abierto al máximo.
• En muchas tiendas podemos adquirir mecanismos que se adaptan a nuestros grifos y son perfectos para reducir la presión y el caudal.
• No nos excedamos en el uso de champú o gel. Está demostrado que usamos más del que es necesario e incluso conveniente para nuestra piel. Recordemos que todo este detergente termina en ríos si no resulta bien depurado.

También la cocina es una zona en la que se puede ahorrar mucha agua:

• Intentaremos siempre llenar el lavaplatos antes de usarlo.
• Si es posible, adquiriremos aquellos modelos que incluyan un programa de ahorro de agua.
• No es necesario enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas, puede conseguirse el mismo efecto rascándolos con unas espátulas de goma que existen para ello.
• Si tenemos que fregar algo en la pila de la cocina, no dejemos abierto el grifo mientras lo enjabonamos.
• Con la lavadora podemos aplicar las mismas normas que con el lavaplatos.

Consejos para el ahorro en el jardín

• Lo mejor sería poder construir en el jardín algún sistema de captación de aguas que recogiera el agua de lluvia y la canalizase a un pequeño depósito, de esta manera todo el agua que, por ejemplo, baja por nuestros canalones puede utilizarse para el riego del jardín.
• Siempre que podamos es muy aconsejable evitar instalar en el jardín plantas que necesiten mucha agua. Lo indicado sería utilizar plantas autóctonas o plantas con poco requerimiento de humedad.
• El sistema de goteo es uno de los más indicados para evitar el despilfarro. En el mercado existen ya una gran variedad de modelos que se adaptan a todas las necesidades.
• Las mejores horas para el riego son las nocturnas, de esta manera evitamos pérdidas de agua por evaporación.
• Olvidemos la costumbre de lavar el coche en casa, es mejor usar los túneles de lavado.
• Reciclemos todo el papel que podamos, usémoslo por las dos caras antes de depositarlo en el contenedor. Para fabricar un kilo de papel es necesario usar 250 litros de agua.

Para finalizar con esta lista no hay que olvidar que un sistema de grifos y tuberías en condiciones óptimas evita pérdidas innecesarias. Por ello debemos revisar periódicamente los mecanismos de los grifos y llaves, o dejarlos en manos de fontaneros, si no somos “manitas”. Esto nos evita sorpresas desagradables en forma de goteos, fugas y roturas. Sin duda alguna, se nos pueden ocurrir otras formas de ahorrar y evitar contaminar nuestras aguas. Siempre que podamos hemos de ponerlas en práctica y fomentar entre nuestra familia y amigos el uso de estas pautas. Los niños son especialmente receptivos a la información que los adultos podemos darles del medio que les rodea, por lo que podemos probar a iniciarles en algunas de estas prácticas, ya que si de pequeños toman estos sanos hábitos, les acompañarán toda su vida. Una buena forma de empezar es inventando actividades y juegos relacionados con el agua, transmitiéndoles lo importante que es para la vida y lo afortunados que somos al tenerla al alcance. Poco apoco se va tomando conciencia en nuestro país de la importancia del ahorro de agua. Cada vez más ayuntamientos dedican una parte de su esfuerzo a reducir el gasto y mejorar la calidad de sus aguas. Sirva como ejemplo la gran cantidad de parques y jardines públicos que utilizan el riego por goteo en sus instalaciones.

El siguiente paso que, seguramente no tarde en llegar, sería la separación de circuitos de agua potable para la alimentación y aseo personal y otro para las cisternas, limpieza y riego. Podemos aprender mucho de países que deben subsistir con mucha menos agua que nosotros. Ellos hacen del reciclado del agua una liturgia, utilizando en agua hasta cinco veces, como es el caso de algunas granjas en Israel. Si queremos disfrutar de nuestros ríos y arroyos hay que empezar por no maltratar lo que los identifica, tomemos el agua absolutamente necesaria y devolvámosla en las mejores condiciones posibles.

El etiquetado energético: fácil ahorro y beneficio al medio ambiente

Hay casos en los que la rentabilidad de adoptar actitudes de respeto para con el medio ambiente es inmediata, incluso a nivel individual y económico. Y una de ellas es la que proponemos, y que a su vez nace de una directiva europea de 1989. En este año, la Comisión Europea (algo así como el consejo de ministros de la Unión Europea) promulga una directiva instaurando el etiquetado energético. Consiste en una sencilla etiqueta que nos informa sobre una serie de datos relacionados con el consumo y la eficiencia energética de los electrodomésticos. Así, el consumo y el rendimiento se valoran con una letra, de la A a la G. Un electrodoméstico de la clase A es aquel cuyo consumo en función del rendimiento es óptimo. Por contra, otro de la clase G es un verdadero derrochador de energía.

El primer efecto es que a los pocos años de instaurar esta etiqueta, es difícil encontrar en el mercado electrodomésticos con la peor nota (clase G), al tiempo que los fabricantes dedican importantes esfuerzos a obtener el mayor rendimiento con el menor consumo. ¿En qué nos beneficia esto? Hay un beneficio directo, que es el ahorro en nuestra factura de luz, y otro indirecto, que es la reducción en emisiones de CO2, gas producido por la quema de combustibles fósiles —carbón, petróleo, gas— y responsable de buena parte del efecto invernadero causante de los cambios climáticos debidos al calentamiento de nuestro planeta. Nadie puede decir que resulta incómodo o sacrificado elegir una lavadora clase A en vez de una clase G. Y con ese sencillo gesto se está reduciendo la contaminación que produce la central eléctrica hasta en un 60%, mientras fabrica electricidad para esta lavadora.

Una familia que tenga todos sus electrodomésticos clase A estará pagando la mitad de consumo eléctrico que otra que los tenga de clase E. Como ven la cosa no es para tomársela a broma.

No es oro todo lo que reluce
Pero siempre hay “pegas”. En un estudio realizado recientemente por la OCU se analizó el rendimiento de varios electrodomésticos, comprobando que alguno tenía un rendimiento una letra por encima de la anunciada. Esto se debe a que en ocasiones hay cierto “margen” a la hora de determinar las condiciones de los tests realizados por los fabricantes. Pero estos casos son aislados y no invalidan las ventajas de la etiqueta energética.

Además del dato de eficiencia energética, común a todos los electrodomésticos, hay otros datos de enorme interés en esta etiqueta que dependen de cada producto. Datos sobre la eficacia de lavado (lavadoras y lavavajillas), ruido, capacidad de carga real, consumo de agua… son algunos de los que podemos encontrar en la etiqueta.

A la vista de estos datos, ¿quién puede negarse a echar una mano al medio ambiente?

Clase Consumo Consumo respecto a un aparato de clase A
A
menos del 55% 100%
B
55-75% 100-136%
C
75-90% 136-163%
D
90-100% 163-182%
E
100-110% 182-200%
F
110-125% 200-227%
G
más del 125% más de 227%

 

Esterilización en perros y gatos: longevidad y bienestar

La esterilización es la operación que tiene por objeto privar al individuo de la facultad de reproducción. Muchos propietarios tienden, erróneamente, a asignar conductas y sentimientos humanos a sus mascotas y creen que privar de esta función a su perro o gato causará en ellos frustración.

Por esta o por otras razones sentimentales, económicas, etc., esta operación no se lleva a cabo en nuestro país con la frecuencia deseada. Pero esta situación afortunadamente va cambiando poco a poco gracias a los esfuerzos de colegios y asociaciones veterinarias, protectoras de animales, fundaciones, comunidades autónomas y veterinarios privados, que llevan a cabo labores de información y concienciación a los propietarios de los beneficios de la esterilización. Idealmente deberíamos llegar a la situación de otros países donde esta cirugía se realiza de forma casi tan rutinaria como la vacunación en todos los animales no destinados específicamente a la reproducción. Un propietario responsable no debería permitir la reproducción de no tener asegurada de antemano la adopción de los cachorros por personas realmente interesadas.

La esterilización se puede llevar a cabo de varias maneras:

I La vasectomía en el macho y la ligadura de trompas en la hembra son métodos eficaces de esterilización ya que impiden la fecundación aunque se produzca la monta, pero sin ningún beneficio añadido a la salud del animal. Son métodos muy poco usados en medicina veterinaria porque no eliminan las conductas indeseables relacionadas con la función sexual, y con la excepción de evitar la procreación carecen de todas las ventajas que como veremos más adelante conllevan otras operaciones en las que se eliminan las glándulas productoras de hormonas sexuales.

II Los veterinarios recomendamos la castración o gonadectomía (extirpación de las gónadas o glándulas sexuales) como método de esterilización por los beneficios que suponen. La intervención consiste en la extirpación de los ovarios y útero en la hembra (ovariohisterectomía) y de los testículos en el macho (orquiectomía). Tanto una como otra son operaciones sencillas, con una recuperación muy rápida (especialmente en gato macho donde la incisión es tan pequeña que no requiere sutura), que se realizan bajo anestesia general y por tanto sin dolor. La castración es una solución definitiva, sin los efectos secundarios de los contraceptivos orales o inyectables, y que reporta importantes beneficios no sólo para el propietario sino también para el animal. Se recomienda realizarla a edades tempranas (incluso se puede practicar antes de la pubertad), teniendo en cuenta además que es falsa la opinión tan difundida de la conveniencia para la salud de la hembra de tener como mínimo un parto a lo largo de su vida. Estas intervenciones no modifican ningún comportamiento del animal a excepción de los relacionados con la reproducción, que, en la mayoría de los casos además, son molestos para el propietario. Su relación con el dueño, su forma de ser, su inteligencia o ganas de jugar no cambian.

Entre los principales beneficios de la gonadectomía podemos destacar:

En la hembra
• Alarga su esperanza de vida porque, evidentemente, evita posibles problemas ováricos y uterinos (quistes, tumores, infecciones, pseudogestaciones) y los riesgos del parto. Pero además practicada a edades tempranas disminuye significativamente la incidencia de tumores mamarios. También evita que se escapen y puedan perderse, provocar o sufrir algún accidente y tener contacto con otros animales de origen desconocido que puedan transmitirles enfermedades venéreas, infecciosas o parasitarias.

• Evita el marcado con orina y las manchas de sangre durante el periodo de proestro (molesto en perras que viven o acceden al interior de la vivienda).

• Evita la atracción de los machos.

• Al eliminar los celos, elimina los intensos maullidos de las gatas durante este periodo.

• En las perras que muestran agresividad sólo durante los periodos de celo, hace desaparecer este comportamiento (sólo estaría contraindicada en hembras que sean siempre agresivas independientemente del momento del ciclo en que se encuentren porque puede aumentar la agresividad).

• Y por supuesto impide que traigan al mundo más cachorros que pueden acabar abandonados, sacrificados o que “carguen” al dueño con un número de animales mayor del que puede atender. Especialmente en el caso de las gatas, una hembra sin control reproductivo puede llegar a crear junto con sus descendientes una población de más de 300 gatos en dos o tres años.

En el macho
• Al igual que en la hembra alarga la esperanza de vida, como es lógico también porque evita posibles problemas testiculares (quistes, torsiones, tumores) pero además previene la aparición de otras alteraciones prostáticas (hipertrofia, adenocarcinomas…).También evita las escapadas con los accidentes que conllevan.

• Disminuye la agresividad por dominancia y la agresividad entre machos.

• Evita el marcaje con orina en el 50% de los perros y el 90% de los gatos.

• Evita la irritabilidad, nerviosismo y frustración que padecen los machos enteros cuando no pueden llevar a cabo la conducta reproductiva que su ambiente hormonal les marca.

• Evita las montas a personas u objetos inadecuados.

Únicamente debemos tener en cuenta dos cuidados especiales tras la intervención:

– Vigilar el peso del animal: algunos animales tienden a aumentar de peso por una disminución del metabolismo y un aumento de la ingesta. En este caso se debe ofrecer al animal una dieta racionada (dosificada) y/o con un nivel de grasa reducido (light).

– En menos de un 1% de la población total de gatos se producen obstrucciones urinarias producidas por cristales en la orina. Y de ese 1% de gatos afectados el 80% serían machos castrados. Por lo tanto en el gato es recomendable tras la operación vigilar que el gato orine todos los días o dar una alimentación preventiva de estos trastornos.

OS18092

La defensa individual del medio ambiente: Ecología en el hogar

Algunas personas piensan que la defensa y protección del medio ambiente es algo que sólo se puede llevar a cabo eficazmente desde las altas instancias administrativas, de manera que los pequeños esfuerzos individuales no sirven para nada. Pero no es verdad.

En ecología hay una máxima que reza: “piensa globalmente y actúa localmente”, o lo que es lo mismo: ante un gran problema que afecta al planeta, comienza por actuar en tu entorno inmediato”. Pondremos un ejemplo. Si los consumidores de los países ricos evitásemos comprar artículos de madera no amparada bajo el sello FSC, las maderas procedentes de explotaciones descontroladas e insostenibles de los países tropicales no tendrían salida y estas empresas se verían en la obligación de adoptar pautas de explotación sostenible.

Los ciudadanos tenemos la tentación de pensar que somos muy poca cosa frente al omnímodo poder económico y político, que es quien en realidad decide cómo han de ser las cosas. Pero la verdad es otra. Nuestro poder es mucho mayor que el de todas las grandes multinacionales juntas, por la sencilla razón de que tanto el poder político como el económico está supeditado a nuestra voluntad. El problema es que se trata de una voluntad fragmentada en millones de pequeños trozos, casi tantos como ciudadanos. Pero, como dice el refrán: “un grano no hace granero, pero ayuda al compañero”.

Fáciles de engañar y difíciles de convencer
A los consumidores se nos camela con harta facilidad. Eso lo saben muy bien los expertos en marketing y algunos políticos. Y es que somos proclives a escuchar sólo lo que queremos oír, y en temas medio ambientales no nos gustan nada los mensajes alarmistas, de manera que estamos ansiosos de que alguien nos diga que no hay problemas con el cambio climático o que el crecimiento urbanístico se hace bajo un perfecto control político. En el fondo sospechamos que no es así, pero no sabemos qué podemos hacer y pensamos que lo que hagamos será como la gota de agua en el océano.

¿Qué podemos hacer?
Las personas que viven en una vivienda unifamiliar tienen la posibilidad de tomar decisiones que inciden de manera sustancial en el medio ambiente. Vamos a agruparlas en medidas relativas a la compra o construcción de la vivienda, medidas relacionadas con el consumo y la vida diaria y medidas que afectan al jardín. Las más complejas son las que afectan a la compra o construcción, por cuanto implican unos conocimientos que no son fáciles de adquirir. Y en el caso de un chalet ya construido, la dificultad es aún mayor por cuanto no nos es posible, en la mayoría de los casos, tener acceso al proyecto para conocer los materiales con que está ejecutado.

Ante la compra o construcción
Orientación. Es el primer aspecto a tener en cuenta y uno de los que más va a incidir en el gasto energético tanto de iluminación como de calefacción o refrigeración. La orientación ideal es aquella que sitúa a las habitaciones de estar y dormitorios al sur o al este. Se aprovecha la luz y calor solar en invierno, quedando bastante protegidos en verano. Al norte solo debemos dejar pasillos, recibidores, garajes, cuartos de invitados… y en caso de necesidad baños y cocina. La orientación oeste es agradable en invierno pero terriblemente calurosa en verano. Una casa bien orientada es capaz de ahorrar más de un 30% en consumo energético respecto a una que no lo esté.

Materiales. Deberán ser lo más naturales posible. Natural hace referencia a su proceso de fabricación. Un material natural es aquel cuya materia prima se utiliza sin transformación o con la mínima transformación. Son materiales naturales la cerámica (barro cocido), la madera en masa, el corcho, las fibras vegetales o animales, la piedra… Otros materiales tienen niveles de elaboración más complejos, lo que significa mayor consumo de energía en su fabricación (y, por lo tanto, de contaminación para producir esa energía), pero no son nocivos para el medio y se reciclan bastante bien: vidrio, aislantes a base de fibra de vidrio o lana de roca, pinturas acrílicas, algunos prefabricados de madera, aglomerantes tipo yeso o cemento, metales no contaminantes, algunos plásticos (como el polietileno o el polipropileno, entre otros), prefabricados de hormigón…
Otros, además de representar su fabricación un considerable gasto energético, utilizan substancias nocivas o su eliminación plantea graves problemas: son los derivados del amianto (fibrocemento), los plásticos que usan cloro en su fabricación (PVC), los metales pesados (plomo, mercurio, cadmio…), los disolventes orgánicos presentes en muchos barnices y pinturas, los aislamientos plásticos y de espumas proyectadas, etc. Este último grupo es el único del que podemos prescindir en la práctica constructiva.
En muchísimos casos resulta muy difícil determinar la verdadera composición de muchos materiales con un alto nivel de elaboración. Es el caso, por ejemplo, de los laminados, que utilizan en su composición varias capas de materiales muy diversos, como el papel, fibra de madera, plásticos, resinas…

Aislamientos. Consideramos en esta partida tanto al material que aisla los muros como a las ventanas y puertas exteriores. Aunque están marcados por ley, su calidad es muy variable y en muchos casos dejan mucho que desear. En vivienda ya construida no es posible averiguar el tipo y colocación del aislamiento en muros, pero al menos es posible saber si hay cámara, lo cual ya es algo (las paredes perimetrales del chalet deben sonar a hueco al golpearlas). Si taladramos una de estas paredes podremos saber cuál es el aislante. si hay acceso a la cubierta deberemos inspeccionarla y ver que sistemas de aislamiento se han previsto. Si es habitable, una visita en un día soleado entre mayo y octubre nos dará una pista: si el techo está caliente… malo.
Las ventanas participan activamente en el aislamiento de una casa. PVC y madera son las que mejor aislan. Hierro y aluminio, las que peor. La rotura de puente térmico suele ser más un argumento comercial que una mejora apreciable. La cámara de aire entre vidrios es de enorme importancia. Se formulan mediante tres cifras (4-6-4 o 6-12-6, por ejemplo). La cifra media es el ancho de la cámara de aire en milímetros, y las otras, el grosor del cristal. La cámara incide mucho más que el grosor del cristal en el aislamiento. Lo ideal son 12 milímetros mínimos, aunque normalmente se instalan cristales 4-6-4.

Elección de la fuente energética. Hoy día es injustificable que las viviendas unifamiliares no se doten, por ley, de un sistema de producción de agua caliente complementado con energía solar. Se amortiza en poquísimos años, es fiable, eficaz, barato, cómodo… Incluso la calefacción por suelo radiante se puede alimentar en un alto porcentaje por esta fuente inagotable de energía.
Por lo demás, la llegada del gas canalizado a casi todos los rincones de la geografía, hará que en pocos años el gas sustituya al gasóleo como fuente preferente de calefactar las viviendas unifamiliares. Es una energía bastante limpia, sobre todo si la comparamos con las otras no renovables.
Una adecuada conciencia ecológica pasa por el consumo razonable de electricidad. Sistemas de ahorro muy eficaces son las bombillas de bajo consumo, los fluorescentes, los electrodomésticos térmicos… Pero lo que más incide en el recibo de la luz, es la adecuada elección de los medios utilizados para cocinar, calentar agua y calefactar el edificio. Si somos fans de la vitrocerámica, un modelo de gas es igual de cómodo pero consume muchísimo menos (alimentada por butano, por ejemplo, utiliza una media de 4 botellas al año para una familia de 4 personas).
La calefacción eléctrica consume bastante. De todos los métodos, el que mejor rendimiento tiene es la bomba de calor, aunque los acumuladores por tarifa nocturna pueden gastar menos. Pero no olvidemos que, aunque nosotros paguemos menos por el consumo en tarifa nocturna, el coste ecológico de esa energía es el mismo en todos los casos.
En cuanto a la producción de agua caliente sanitaria, los métodos de acumulación son más rentables que los de producción instantánea.
Una acertada combinación de aislamientos, ventanas y vidriería, y producción de calefacción y agua caliente, puede dividir hasta por tres el consumo energético de un hogar.

Actuaciones en nuestra vida diaria
Residuos. Hay que aplicar la regla de la triple R: reducir, reutilizar y reciclar. Reducir los envases, eligiendo productos a granel o poco envasados. Muchas veces pagamos más por el envase que por el producto que contiene. Reutilizar las bolsas de plástico, las botellas, las pilas (recargables) y todo aquello que sea susceptible de dos o más usos; hay que desterrar la política despilfarradora e insolidaria de “usar y tirar”. Y reciclar todo aquello que ya no nos es útil, depositándolo en el contenedor adecuado o en un “punto limpio”. De esta manera evitamos que pase a formar parte de los millones y millones de metros cúbicos de vertidos que cada año destrozan un poco más nuestro planeta.

Productos de limpieza. Usamos muchos más de los que verdaderamente se necesitan. Con agua, jabón, vinagre y excepcionalmente lejía, se limpia y desinfecta perfectamente un hogar. Todo lo demás es superfluo y en el fondo no contribuye en nada a hacer nuestra vida más placentera. Betún para los zapatos, limpiametales y poco más completan la lista.

Agua. Es un bien limitado que hay que cuidar. Disponiendo de jardín, el mayor consumo se irá en el riego. Debemos, pues, elegir plantas que requieran poca agua (las autóctonas), evitar las grandes praderas y elegir céspedes adecuados para el clima español. Instalar riego automático ahorra mucha agua, y si es a base de goteos y microaspersores, más. En casa, las medidas de ahorro son de sobra conocidas por todos.

Gestión de la energía. Toda vivienda necesita utilizar una o varias fuentes de energía para que sus moradores dispongan de un nivel de confort adecuado. La energía eléctrica está presente en todas y su uso va desde solamente la iluminación y algunos electrodomésticos hasta una vivienda completamente electrificada, en la que la electricidad es la única fuente energética. Tradicionalmente se ha dicho que la electricidad es la energía más limpia, pero esto no es cierto, ya que depende de su procedencia. Si ésta es hidroeléctrica, estaremos ante una energía 100% limpia, pero si su procedencia es térmica se tratará de uno de los procesos industriales que más daño causan al medio ambiente. Y en España, además, el uso obligado de carbones nacionales de baja calidad por razones de política energética, hace que centrales térmicas como la de Andorra (Teruel) sean responsables de altísimos niveles de contaminación en forma de lluvia ácida.

En la tienda. El motor económico que mueve el planeta es el consumo de las familias del primer mundo. Cada vez que sacamos el monedero estamos dando una vuelta al eje que mueve la economía mundial. Por tanto, todo lo relacionado con el consumo es de vital importancia e incide directamente en el deterioro ambiental. Debemos consumir responsablemente, tanto en cantidad, calidad y origen. Lo único que puede cambiar la explotación de los niños del tercer mundo, o la tala indiscriminada de bosques tropicales es que nosotros dejemos de consumir productos de esas características. Las experiencias en las que consumidores de un país se han unido para realizar determinado tipo de boicots han demostrado ser de una tremenda efectividad.

En el jardín
Ambiente y biodiversidad. Podemos ayudar enormemente al mantenimiento de la biodiversidad si permitimos que nuestro jardín sea un entorno vivo y no el catálogo de una empresa de paisajismo. ¿Qué quiere decir esto? Pues que, además de tener el seto cortado y una praderita pequeña y cuidada, también pensemos en la multitud de animalillos que necesitan nuestro jardín para vivir. Dejar una zona más salvaje, en la que no usemos productos fitosanitarios, donde no pasemos la desbrozadora hasta bien entrado el verano, manteniendo incluso una pequeña charca, es algo que va permitir a muchas especies necesarias y beneficiosas reproducirse, esconderse y alimentarse. Y para nosotros será una satisfacción descubrir la cantidad y variedad de seres que habitamos en tan pequeña parcela de terreno. Es un gran contrasentido que el hombre, el ser más inteligente de la creación, el que más conocimientos atesora, sea el más temeroso de cuanto le rodea. ¿Alguien ha visto a su gato o perro huir horrorizado ante una araña peluda, desmayarse ante un ratón o mirar con repugnancia a un sapo? Los animales saben perfectamente lo que representa un peligro y lo que no, y ni anfibios, insectos (en su inmensa mayoría), roedores… son un problema para nosotros. Lo hemos dicho en estas páginas varias veces: en nuestras latitudes, solamente escorpiones, escolopendras, mosquitos chupadores de sangre, avispas, víboras y perros asilvestrados o peligrosos pueden suponer una incomodidad real o peligro cierto. El resto de animales, incluidas arañas, sapos, lagartos, típulas (mosquitos grandes y patudos), murciélagos, y los miles de insectos de aspecto horripilante son inofensivos. No importa lo que hayan oído. Y el que no se fíe que pregunte a un verdadero experto.

Piscina. La piscina conlleva un gasto de agua considerable, de energía eléctrica para depurar sus aguas y de productos agresivos para mantenerla aséptica. Para empezar, nunca se debe vaciar, excepto para repararla. El agua se puede mantener en perfecto estado todo el año mediante una lona que la tape y productos específicos. Además, en el caso de las piscinas de obra, la falta de agua desequilibra los esfuerzos que soporta su estructura y puede derivar con el tiempo en grietas y fisuras.
La depuración es necesaria, pero se reduce si tapamos la piscina mientras no se usa y nos damos una ducha antes del baño.
Los productos para mantener el agua en buenas condiciones higiénicas son derivados del cloro, el bromo o el ozono. Si se siguen las pautas marcadas por el fabricante, estos productos se usan en cantidades moderadas.

Tareas en el jardín. Es muy beneficioso adaptar los trabajos de jardín a los ciclos vitales de las especies. Por ejemplo, la poda de los setos. Mucha gente no sabe que los setos son utilizados por muchas especies de pájaros para anidar y criar sus polluelos. Esto sucede entre febrero y junio, por lo que no deberíamos podar el seto en estos meses. Tampoco debemos mantener una limpieza escrupulosa del jardín en los meses en que más escasea la comida (verano e invierno), ya que muchas de las cosas que cortamos y tiramos son un buen alimento para aves, roedores (no piense en ratones invadiendo su casa), insectos… Si ha comprobado que sus plantas son pasto de los pulgones y otras plagas todos los años, aplique tratamientos preventivos en enero, febrero o marzo. Son más eficaces porque evitan la proliferación de insectos y causan menos daño a los muchísimos insectos beneficiosos que hay.
Es frecuente que cuando se hacen trabajos de jardín (cavar, limpiar…) aparezcan animales que se han visto sorprendidos. No los mate por sistema. Las culebras (inofensivas) se distinguen de las víboras porque su pupila es redonda y la de éstas como en los gatos. Los anfibios y reptiles son todos beneficiosos y están protegidos por la ley.