Deficiencias en el Avance del PGOU de Las Rozas

Para Ecologistas en Acción el Avance del Plan General de Ordenación Urbana (en adelante Avance) es un nuevo embate contra el medio ambiente de la Región y especialmente contra el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama (en adelante Parque Regional). Este espacio protegido declarado por Ley en 1999 tiene como objetivo preservar, el río Guadarrama y los encinares de su entorno, del deterioro y la destrucción producidos, entre otros, por la presión urbanística. Sin embargo, son muchas las agresiones que sufre por el desmedido afán urbanizador de la mayoría de los municipios que lo bordean.

El documento de Avance de Las Rozas pretende anexionar al desarrollo urbano 417 hectáreas de encinar de alto valor que se encuentran dentro de los límites del Parque Regional. De esta forma, el Ayuntamiento pretende ahorrarse, el porcentaje de suelo urbano no consolidado y suelo urbanizable que debe reservar a zonas verdes y a redes públicas. Esto le permitiría construir en zonas que deberían reservarse a zonas verdes y a centros educativos, culturales, sanitarios, etc). Sin embargo, esta propuesta transgrede, al menos, tres normativas (la Ley del Suelo, la Ley de declaración del Parque Regional y el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Regional). Estos terrenos deben declararse suelo no urbanizable de protección y por tanto es incompatible con la posibilidad de anexionarse al suelo urbano.

Pero además, en el municipio, existen varios encinares declarados montes preservados por la Ley Forestal de la Comunidad de Madrid y que el Avance debería declarar suelo no urbanizable de protección. Sin embargo, el documento que se ha presentado a información pública ni siquiera menciona la existencia de esta figura de protección. Son los encinares situados entre el Club de Golf, El Cantizal y Monte Rozas y entre Monte Rozas y Parque Rozas. El objetivo es el mismo que en el caso anterior, ahorrarse las reservas de suelo de zonas verdes y equipamientos, con el agravante de que en este caso parte de los encinares, están afectados, por un futuro campo de golf y por la ampliación del Parque Empresarial.

En ambos casos se trata de la misma estrategia que ha seguido el Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada -también en el ámbito del Parque Regional-.

Ecologistas en Acción confía que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ponga freno a este tipo de irregularidades, ya que, para resolver situaciones como estas es para lo que Esperanza Aguirre unificó las Consejerías de Medio Ambiente y Urbanismo.

En cuanto al modelo de ocupación territorial que propone el Avance, Ecologistas en Acción, considera que se trata de una irresponsabilidad. No se puede saturar todo el terreno que queda en el municipio sin reservar suelo para equipamientos públicos de los que el municipio es actualmente deficitario y lo será más en el futuro. Por ello, Ecologistas en Acción considera imprescindible que antes de proponer la construcción de más de 7.000 nuevas viviendas, el Ayuntamiento, debería tener en cuenta que en el municipio existen 1.800 viviendas vacías y 5.900 que sin ser vivienda principal están sin determinar. Por tanto, el futuro Plan General de Ordenación Urbana debería promover la venta y alquiler de la totalidad de las viviendas vacías, antes de plantear la saturación del territorio con nuevas construcciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *