La Agenda 21 Local en Colmenarejo

Definición:
Plan de actuaciones aprobado por las Naciones Unidas, para el desarrollo sostenible en el siglo 21. Este plan de acciones fue aprobado en 1992 por 173 gobiernos en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, celebrada en Río de Janeiro. Aunque el plan fue aprobado a nivel internacional, el propio documento incide en la aplicación de los planes a nivel local, invitando a las comunidades locales a crear su Agenda 21 Local, con planes y actuaciones específicas para cada localidad o municipio. Estos planes y actuaciones se deberán realizar contando con los ciudadanos, los grupos de interés, las autoridades locales y las diferentes administraciones competentes.
Antes de empezar, es imprescindible identificar los problemas y sus causas, recurriendo a la realización de ecoauditorias o auditorias medioambientales serias, confeccionadas y evaluadas por un comité de expertos profesionales de ámbito multidisciplinar, que analicen de manera objetiva los problemas ambientales y establezcan los objetivos a alcanzar, identifiquen las causas de los problemas y den a los ciudadanos y a las administraciones locales y regionales un plan de actuación pormenorizado, señalando cuales son las actuaciones que con carácter urgente o prioritario se deben llevar a cabo.
Por último, hay que destacar que los tres pilares fundamentales de una Agenda 21 bien planteada, y que de manera inalienable presentan relaciones mutuas de interdependencia, son:

  1. Gestión integradora sostenible: gestión integrada, flexible y dinámica del municipio, integrando gradualmente las cuestiones económicas, sociales y medioambientales en un proceso que a largo plazo alcance el objetivo de la sostenibilidad, mediante las toma de medidas económicamente eficientes, socialmente responsables y equitativas, y medioambientalmente racionales.
  2. Sensibilización de la sociedad: mediante la concienciación de los ciudadanos y de todos los sectores socioeconómicos e institucionales en el hecho de la “responsabilidad compartida”, en materia de protección del medio ambiente.
  3. Herramienta de trabajo y no de mecanismo de letargo: nunca hay que perder el norte y hay que tener siempre en cuenta que, la Agenda 21 es, sobretodo, una herramienta, y no la panacea que solventará todos los problemas de un territorio. Además, la confección y redacción del documento de síntesis de la Agenda 21, así como de sus planes de acción priorizados, no ha de significar el fin de la consecución del esfuerzo de las administraciones y la ciudadanía, sino el principio de la aplicación de buenas prácticas y la resolución de problemas medioambientales pretéritos y actuales.

Objetivos a Corto Plazo:

  1. Conocer el estado de conservación de los recursos naturales de un territorio e identificar los problemas actuales y los futuros factores de riesgo que los amenazan.
  2. Proponer soluciones viables y alternativas reales para utilizar los recursos disponibles de la manera más racional y sostenible posible.
  3. Reforzar la capacidad de las autoridades locales para abordar y hacer frente los temas y problemas ambientales, implicando en el proceso a toda la sociedad, especialmente a los ciudadanos y a las asociaciones que les representan.
  4. Fomentar y promulgar la educación ambiental como mecanismo que despierte la sensibilización y comprensión adecuada de los problemas ambientales del lugar, haciendo hincapié en el hecho de que el patrimonio natural es de todos y que nuestra calidad de vida se debe, en parte, a su buen o mal estado de conservación.
  5. Desarrollar y priorizar procedimientos políticos y administrativos adecuados y ejecutivos, que en periodos cortos de tiempo ofrezcan soluciones que se adapten a los planes de acción, así como fomentar la participación ciudadana y el desarrollo de un tejido social asociativo amparado cultural e institucionalmente por los gobiernos locales.
  6. Aplicar de manera eficiente y racional los instrumentos y las herramientas que ofrece una Agenda 21 bien vertebrada, para la gestión ambiental.
  7. Hacer del municipio o territorio, un ejemplo de buena gestión y de una práctica ambiental adecuada, para sus ciudadanos y otros municipios de la zona.

Objetivos a Largo Plazo:

Alcanzar la sostenibilidad, como objetivo fundamental que englobe a todos los demás objetivos.

La sostenibilidad, y no la “renta per cápita” o nuestra capacidad de consumo, supone el mantenimiento o la mejora del nivel de vida, siempre conforme a la capacidad de carga del medio natural del planeta en su conjunto.

La sostenibilidad también implica que el consumo de recursos no debe superar la capacidad de la naturaleza para reemplazarlos o renovarlos, ya sea en el lugar donde se consumen o donde se generan, teniendo muy en cuenta el mantenimiento de la diversidad biológica, la salud y los derechos de los pobladores de países de donde ya se obtuvieron todos o casi todos los recursos.

La sostenibilidad debe iniciarse localmente, de manera similar a lo que explica el famoso símil sobre el efecto del aleteo de una mariposa en un lugar remoto de la Tierra, que se convierte en un potente vendaval cuando llega al otro extremo del planeta. Pero una vez que este “vendaval” haya llegado a todos los rincones debe alcanzarse un equilibrio dinámico a nivel global, ya que a nivel estrictamente local no podría mantenerse durante mucho tiempo.

 

Para saber más:

  • Pelayo del Riego Artigas. 2004. La Agenda 21 Local. Ediciones Mundi-Prensa. Madrid.
  • VV.AA. 2002. Madrid Agenda 21 Local. Ayuntamiento de Madrid. Rama de Medio Ambiente y Salud y Consumo- Área de Medio Ambiente. Departamento de la Secretaría Técnica y Desarrollo Sostenible. Madrid.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *