Los derechos de los No Cazadores

Ah, pero… ¿tienen derechos?

Vivimos en una sociedad en la que no se respeta de igual modo el “derecho a hacer” que el “derecho a que no hagan”. Parece como si los derechos, digamos, “por acción” prevalecieran sobre los derechos “por omisión”. Hace poco, el Gobierno cambió una de estas tendencias con la Ley Antitabaco. De la noche a la mañana, los no fumadores vieron reconocido su derecho a no fumar, algo que debería ser obvio. Pero esta es una honrosa excepción.
Promotor y ayuntamiento tienen derecho a urbanizar, en contra del derecho del ciudadano a disfrutar del entorno natural; bares, chiringuitos y feriantes tienen derecho a alborotar hasta elevadas horas de la noche, en contra del derecho a descansar; todos tenemos derecho a contaminar la atmósfera mientras que ninguno puede aducir su derecho a que no le envenenen; cualquiera tiene derecho a meterse con el quad o la moto por donde quiera en contra del derecho a que no destrocen la naturaleza, que es de todos; y los cazadores tienen derecho a matar, en contra del derecho de cualquiera a disfrutar de la fauna silvestre, y de la propia fauna a vivir en paz.

Movilización

La pasada primavera Proyecto Verde inició una campaña para lograr que dos cotos de caza de propiedad municipal situados en el Parque Regional del Guadarrama fueran declarados zona libre de caza. Nos dirigimos al Ayuntamiento, expusimos nuestros argumentos en reuniones y más reuniones (con las burlas y bromas a que ya estamos acostumbrados), salimos en TeleMadrid, publicamos artículos en prensa, e incluso algunos achacaron al tema de la caza la dimisión de un concejal. El Ayuntamiento no se movió ni un milímetro de su postura. Y a pesar de la que “estaba cayendo” autorizaron el “descaste” y dieron el visto bueno a los planes cinegéticos sin ni siquiera habérselos leído (en palabras de la concejal responsable). Bonita gestión.
Nuestros argumentos en contra de la caza en estos lugares son de sobra conocidos:

  • Están en una zona muy poblada (Camino del Rey).
  • Son cotos de dimensiones ridículas.
  • Es un suelo propiedad de todos los ciudadanos y sin embargo solo un grupo reducido puede disponer de él.
  • Si la fauna de un parque regional no está a salvo, ¿dónde lo va a estar?
  • La afición a la caza en Colmenarejo es marginal frente a la afición por disfrutar de la naturaleza.
  • Ya no queda prácticamente caza en la zona; es una actividad insostenible.
  • Los planes cinegéticos por los que se rigen estos cotos están repletos de errores, falsedades e irregularidades.
  • No existe contrato de arrendamiento del coto a los cazadores, y no se conoce la contabilidad global del coto.

Podríamos seguir con la lista, pero tampoco queremos cansar. Lo importante de todo esto es que las autoridades municipales permiten año tras año que un grupo de cazadores tome el control del único suelo en el que cualquiera de nosotros podría pasear libremente. Su derecho a matar prevalece sobre nuestro derecho a que no se mate, a pasear y a sentirnos seguros.
Durante la época de caza (que comprende desde octubre hasta enero inclusive, más el descaste primaveral, más la media veda veraniega, más autorizaciones excepcionales si las hay…) menos de 100 personas “secuestran” los terrenos municipales de sol a sol, los jueves, sábados, domingos y festivos, con la aquiescencia de las personas que hemos elegido para gestionar, entre otros, esos recursos.
La voluntad de los ciudadanos está muy clara. ¿Tan difícil es hacer entender a nuestros políticos que no están en el gobierno por voluntad de 100 cazadores, o 200 taurinos, o 20 promotores inmobiliarios y propietarios de suelo?

Jugársela

Si es usted un héroe o heroína, puede atreverse a pasear por los caminos que atraviesan Peñarrubia o Las Nicolasas. La ley dice que no se puede cazar en:

  • las carreteras (50 metros a ambos lados) y caminos de uso público (25 metros),
  • las aguas públicas, incluidos sus cauces y márgenes,
  • los núcleos urbanos y rurales y las zonas habitadas y sus proximidades en un perímetro de 100 metros,
  • las villas, edificios habitables aislados, jardines y parques destinados al uso público en un perímetro de 150 metros,
  • tampoco se puede disparar en dirección a estos lugares.

El cumplimiento de estas normas haría imposible la caza en estos cotos, de manera que si pasea por ellos podrá ver cartuchos en caminos, arroyos, junto al vallado de casas… incluso pueden verse impactos en la fachada de algunos edificios del extrarradio. Y no digamos en las señales de carretera, el letrero del Navazo, la Ermita…

Llamada a desaparecer

La nueva ley de parques nacionales prohíbe la caza en estos espacios, excepto por motivos científicos. Los parques naturales deberían seguir el mismo principio, puesto que lo que es dañino para un parque nacional también lo es para uno natural; a fin de cuenta la distinción es solo jurídica.
Algún día, nuestros descendientes se asombrarán de que a comienzos del siglo XXI se permitiera cazar animales silvestres en un parque regional protegido.
Al margen del daño que se infringe al medio ambiente, y de los derechos vulnerados de la mayoría de ciudadanos, no podemos pasar por alto un hecho que no por terrible deba ser silenciado: cazar implica disfrutar con la muerte de un animal. Esto debería hacernos reflexionar.

Cuándo cazan

Periodo hábil: 8 de octubre a 31 de enero, jueves, sábados, domingos y festivos.
Media veda: se establece para aprovechar el paso de especies migratorias; del 11 de junio al 16 de julio, jueves, sábados, domingos y festivos.
Control de depredadores: del 29 de enero al 28 de febrero, (prolongable hasta el 30 de marzo) de lunes a viernes. Cuando se solicite.
Descaste: eliminación de supuestas sobrepoblaciones, del 20 de agosto al 18 de septiembre, jueves, sábados, domingos y festivos.
Capturas de conejo con hurón: supuestamente para su vacunación, del 8 de octubre al 28 de diciembre, y del 29 de enero al 30 de marzo, días no festivos.
Daños a la agricultura: permisos que se conceden para cazar jabalíes por daños a la agricultura. En cualquier época.
Animales domésticos: perros y gatos supuestamente asilvestrados. En cualquier época.
Todas estas modalidades de caza se conceden regularmente.
¿Cuándo podemos pasear tranquilos?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *