MADRID SUPERA EN CONTAMINACIÓN A PARIS Y LONDRES

MADRID SUPERA EN CONTAMINACIÓN A PARIS Y LONDRES

Calidad del aire y candidaturas olímpicas
MADRID SUPERA EN CONTAMINACIÓN A PARIS Y LONDRES

La contaminación atmosférica representa una seria amenaza para la salud pública europea, a pesar de toda la legislación en materia de calidad del aire vigente en la UE. En vista de esta situación se puso en marcha el programa APHEIS (siglas en inglés de: Contaminación atmosférica y Salud: Un Sistema Europeo de Información). El objetivo del programa APHEIS es proporcionar a los responsables de la toma de decisiones en las administraciones públicas, a los profesionales de la salud ambiental y, en general, a todos los ciudadanos europeos, la información más completa, actualizada y sencilla posible sobre la contaminación atmosférica y su impacto sobre la salud pública.

El último informe del programa APHEIS (APHEIS-3), sobre contaminación atmosférica por partículas y salud, desarrollado en 26 ciudades de 12 países europeos se hizo público a finales de 2004. Entre las ciudades participantes en el estudio figuraban tres de las candidatas a organizar los Juegos Olímpicos de 2012: Madrid, París y Londres.

Madrid registró los peores datos de contaminación por partículas menores de 10 micras (PM10), ya que presentó una media anual de PM10 de 37 microgramos por metro cúbico (µg/m3), frente a los 22 µg/m3 de París y Londres. Además, Madrid tuvo 78 días al año una contaminación por PM10 superior a 50 µg/m3. Hay que recordar aquí que la legislación europea sobre calidad del aire establece que no se debe superar el valor límite de 50 µg/m3 más de 35 días al año. París y Londres superaron dicho umbral 5 días al año (ver tabla adjunta).

En consonancia con los datos sobre contaminación atmosférica, Madrid presentó los peores registros en cuanto a los efectos sobre la salud pública de la calidad del aire. Así, el estudio atribuyó 83 muertes al año en la ciudad de Madrid por el efecto a corto plazo de la contaminación por PM10 (mortalidad provocada durante los días que la contaminación por PM10 superó los 50 µg/m3). Por comparación, el estudio atribuyó 11 muertes anuales a París y 6 a Londres. Pero, dado que los tamaños de las ciudades son distintos (2.9 millones de habitantes Madrid, 6.2 París y 6.9 Londres), la comparación resulta más clara si se atiende a los datos relativos (número de muertes anuales atribuidas a contaminación por PM10 a corto plazo por cada 100.000 habitantes): Madrid 2.83, París 0.2 y Londres 0.08. Esto significa que Madrid registra una mortalidad a corto plazo por contaminación por PM10 que es 14 veces mayor que la de París y 35 veces mayor que la de Londres. De modo similar, los datos de mortalidad asociados al efecto a largo plazo de la contaminación por PM10 fueron significativamente peores para Madrid (57.83 muertes anuales/100.000 hab.) que para París (17.4 muertes anuales/100.000 hab.) y Londres (6.74 muertes anuales/100.000 hab.).

La conclusión es clara: la contaminación atmosférica por PM10 es sensiblemente peor en Madrid que en París y Londres, lo que se traduce en unos registros de mortalidad asociada sustancialmente mayores. A esto hay que añadir que París y Londres, pese a tener un menor problema con la calidad del aire, tienen en marcha planes de reducción de la contaminación atmosférica. El ayuntamiento de París, por ejemplo, ha diseñado un ambicioso plan de restricción del tráfico en el centro, y grava con un impuesto a los vehículos más contaminantes (los 4×4). El ayuntamiento de Londres, entre otras medidas, puso en marcha el sistema de peaje de entrada al centro, lo que ha provocado una importante reducción del tráfico. Por el contrario el ayuntamiento de Madrid, no sólo no ha elaborado todavía ningún plan de reducción de la contaminación, pese a que está obligado a ello por la legislación europea desde el año 2001, sino que promueve el faraónico proyecto de la ampliación de la M-30, que no hará sino agravar todavía más el problema, ya que su objetivo es aumentar en 200.000 coches más su capacidad.

Ecologistas en Acción considera que la situación de la calidad del aire y la actitud de las autoridades ante el problema debieran ser tenidas muy en cuenta por el Comité Olímpico Internacional a la hora de designar la sede de los Juegos Olímpicos de 2012, si de verdad se quieren tomar en serio los criterios medioambientales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *