Tabaco en el Centro Cívico

ASUNTO: TABACO EN EL CENTRO CÍVICO FECHA: 19-01-2001

CONCEJALÍA DE CULTURA

Estimada concejala:

Hace unas semanas pasamos a todos los concejales un escrito en el que se os instaba a adoptar las medidas pertinentes para hacer cumplir la legislación antitabaco aplicable a los centros públicos. Tan solo recibimos respuesta del Concejal de Medio Ambiente.

Realizada una visita a distintos centros para verificar las medidas adoptadas sobre este asunto, hemos comprobado con preocupación que en aquellos en los que no se cumplía esta legislación sigue sin cumplirse. De los lugares sobre los que tienes competencias, el Centro Cívico registra un incumplimiento grave en este aspecto. No existen carteles informando de la prohibición y tampoco se hace cumplir esta norma por parte del funcionario responsable del centro, más ocupado en otras tareas. Además, la existencia de un negocio de hostelería parece servir de estímulo al uso del tabaco, haciendo que la calidad del aire que se respira en este lugar deje mucho que desear.

Debería bastar la legislación sobre la materia para que esta prohibición fuera efectiva, pero como esto parece no ser suficiente, quizá debas valorar la utilización que habitualmente hacen de este lugar los niños, a los que no tenemos ningún derecho a intoxicar.

Te rogamos que te tomes este asunto con el máximo interés, pues se trata de un tema de salud pública cuya competencia es íntegramente municipal.

Proyecto Verde, como asociación ambiental que es, no puede mirar a otro lado, por lo que tendremos que entrar a fondo en este asunto si en unas semanas no queda solucionado el problema.

Recibe un cariñoso saludo,

Junta Directiva de Proyecto Verde

RESULTADO DE LA SOLICITUD

Más de dos años después, el uso del tabaco en el Centro Cívico está generalizado.

Centro de interpretación 2001

ALCALDÍA Y CONCEJALÍA DE MEDIO AMBIENTE

Estimados amigos:

Hace unas semanas presentamos un escrito, alarmados por la ausencia de una iniciativa clara y decidida para traer a nuestro pueblo el Centro de Interpretación que, inevitablemente, creará la Comunidad de Madrid para el Parque del Guadarrama.

Se nos comunicó verbalmente que se había realizado una llamada a la Dirección General de Educación, la cual alegó que de momento no había presupuesto, ofreciendo un millón de pesetas para una senda ecológica (asunto que tratamos en un escrito aparte).

El Centro de Interpretación es un “bombón” que cualquier ayuntamiento debería desear para su municipio. En principio no cuesta dinero, atrae gran cantidad de turismo ecológico de calidad y genera varios puestos de trabajo directos y muchos más indirectos. Pero el Centro de Interpretación no se concede a cualquiera. Poco importan las relaciones con la Comunidad o la amistad con unos u otros. Al final, cuando llegue la hora de la verdad y se tenga que decidir en qué municipio se instala el Centro, van a pesar exclusivamente criterios medioambientales, sociales y políticos. Aquellos municipios —lo repetimos una vez más— que hayan mostrado gran interés por el tema, que haya logrado embarcar en el proyecto a todas las fuerzas políticas del municipio, que cuenten con un respaldo social importante a las iniciativas ambientales que se realicen en el municipio… en definitiva, aquellos municipios que sean capaces de convencer a la Comunidad de Madrid, no solo con palabras sino fundamentalmente con hechos, de que el Centro de Interpretación es un objetivo prioritario dentro de la política global del ayuntamiento, ese municipio será el que se lleve el gato al agua. Es algo parecido a la candidatura de una ciudad a celebrar unas olimpiadas.

Hace un año estábamos muy bien colocados antes de darse la salida. Las características de Colmenarejo en relación al parque son un valor importante. Además, los contactos verbales iniciales con las autoridades regionales fueron una estupenda antesala para pasar posteriormente a la acción. Posiblemente, haciendo un simil hípico, en los primeros metros de carrera llevábamos algún cuerpo de ventaja a nuestros inmediatos seguidores.

Ha pasado un año, y la meta está cerca. Actualmente hay varios municipios mucho mejor colocados que nosotros. Se han movido, han presentado proyectos, han celebrado reuniones al más alto nivel para explicarlos, han ilusionado al resto de fuerzas políticas, han insistido. En definitiva, han enviado un mensaje no escrito a la Comunidad: “queremos ese Centro y estamos dispuestos a luchar por él, a dar todas las facilidades a la Comunidad y a hacer una gestión ambiental que no desmerezca en absoluto de lo que dicho equipamiento representa”.

Podéis estar seguros de que si ahora se tomara la decisión de otorgar el Centro a un municipio, Colmenarejo quedaría fuera. En estos momentos, las dos únicas cartas a favor que tenemos son la gran superficie del parque en nuestro pueblo y la existencia de una asociación ecologista que está demostrando el apoyo social al medio ambiente en Colmenarejo. Pero no es suficiente. Si el ayuntamiento no apuesta fuerte y sigue haciendo una política medioambiental que podemos calificar de “tibia” en el mejor de los casos, no hay nada que nacer. Un buen día leeremos en el periódico que se va a construir un Centro de Interpretación en tal o cual pueblo, y nos quedaremos con cara de tontos.

Quedan pocos metros para la meta y hay poco terreno para reaccionar. En nuestra opinión sería necesario, al menos, abordar los siguientes temas:

• Proponer un terreno y presentar un proyecto lo más detallado posible (aunque luego la Comunidad haga otro; es una manera clara de mostrar interés).

• Proponer un plan de iniciativas relacionadas con el medio ambiente que se desarrollarían en el Centro.

• Buscar el apoyo del PP de Colmenarejo a esta iniciativa.

• Buscar el apoyo (que ya lo tenéis) de Proyecto Verde

• Celebrar una entrevista con los máximos responsables del tema en la Comunidad para exponer la iniciativa, a ser posible acompañados por representantes de la oposición y de Proyecto Verde.

• Repetir cada cierto tiempo estas reuniones, con todos los Consejeros implicados (Presidencia, Medio-Ambiente, …)

• Dar publicidad a la prensa de todos los movimientos que se realicen en este sentido, procurando que cada trimestre salga algo relacionado con el tema.

Sólo así tendríamos alguna posibilidad de ganar el terreno perdido.

En un escrito que os presentamos el 25 de marzo de 2000 se decía lo siguiente:


“Vivimos un momento histórico en nuestro pueblo. La legislatura actual va a pasar a la historia, bien sea por haber aprovechado ejemplarmente todas las oportunidades que se nos brindan o bien —y ójala que no sea así— por haberlas dejado escapar.”

 

Hasta la fecha, y ciñéndonos solo al tema medio ambiental, tenemos que decir con tristeza, que no se están abordando los problemas. Se ha permitido un crecimiento desorbitado en el vertedero, crecimiento como no había experimentado en ninguna legislatura anterior, y se ha terminado cerrando “porque no cabía más”. Se ha actuado tibiamente ante la incipiente amenaza de las prácticas delictivas de 4×4 y motocross, amenazas que hoy ya son una realidad consolidada. Y, por citar un último ejemplo, se ha dado una solución provisional al tema de las charcas de “Los Escoriales” que, en la práctica, equivale a su destrucción definitiva.

Al margen de las promesas electorales, sois conscientes de que fue el medio ambiente, y no otro, el factor que inclinó el voto de la balanza a vuestro favor. El mandato fue claro: señores, les hemos elegido para gestionar durante cuatro años el patrimonio de Colmenarejo. Y en ese patrimonio el medio natural es, para nosotros, de vital importancia.

El sentir de nuestros socios —entre los que estáis vosotros— es mayoritario. Dentro de la Junta Directiva, y a pesar de que en ella hay destacados miembros de vuestras ejecutivas, la unanimidad de criterio es total.

Reiteramos una vez más nuestra total disponibilidad a trabajar a vuestro lado y a prestaros la ayuda que necesitéis. Pero la iniciativa y el interés deben ser vuestros. No nos dolerán prendas en aplaudir públicamente vuestros aciertos (como ya hemos hecho en varias ocasiones) pero también os vamos a exigir públicamente que cumpláis con vuestras obligaciones y vuestros compromisos electorales (cosa que hasta el momento no hemos hecho). Y ambos programas —el de APIC y el del PSOE— estan cuajados de referencias a este asunto. Nos viene una a la cabeza: “Todas nuestras actuaciones estarán regidas por el máximo respeto al medio ambiente”.

Recibid un cariñoso saludo,

Junta Directiva de Proyecto Verde

La plaza de Colmenarejo

Ha terminado una reforma y ha comenzado una polémica. Después de muchos meses de obras, ha quedado vista para sentencia la plaza de Colmenarejo.

Y el fallo popular no parece que vaya a ser favorable. Habrá mucha gente a la que no guste y también la habrá a la que la obra le parezca un acierto. Unos y otros tienen razón, por dispares que puedan ser sus criterios, porque —en contra de lo que dice el refrán— sí hay cosas escritas sobre gustos; hay tanto escrito, que cualquier cosa, por horrenda que pueda parecernos, tiene sus adeptos. Y es justo que así sea.
A mí, personalmente, me parece de muy mal gusto, pero no pienso discutir con nadie sobre si es bonita o fea.

Pero si bien es baladí cuestionar los fundamentos estéticos de la nueva plaza, no sucede lo mismo con otros principios que deben animar cualquier obra pública. Los primeros son totalmente subjetivos mientras que los otros están claramente marcados por normas (municipales, urbanísticas, arquitectónicas, técnicas…) e incluso por algunas leyes de rango comunitario.

Criterios arquitectónicos

La plaza de Colmenarejo era, hasta hace unos meses, uno de los escasos lugares del pueblo en que todavía se podía percibir ese ambiente de pequeño pueblo serrano. Había —y hay— algunos edificios “fuera de lugar”, pero la sensación general era de una plaza añeja, más ligada al Colmenarejo del pasado que al nuevo Colmenarejo de casas modernas y abigarradas. Pero llegaron los arquitectos de la Comunidad de Madrid y diseñaron un entorno más propio de un nuevo barrio periférico de Madrid que de un pueblo serrano con cientos de años a sus espaldas. La elección del adoquín como solado parece acertada. Se trata de un material tradicional, muy resistente y versátil, que filtra bien el agua y permite reparaciones con gran facilidad. Pero muchas de las ventajas del adoquín se han perdido por el diseño del dibujo radial, que ha obligado a realizar infinidad de cortes en ángulos inverosímiles, dejando por doquier piezas tan pequeñas que se levantarán a la primera oportunidad. Pero el error no está en la elección del material sino en el uso que se le ha dado.

Otro punto polémico es la llamada Sala Multiusos (antiguo frontón). Es difícil saber, a priori, qué actividades se van a poder desarrollar en ella a plena satisfacción. No cabe duda de que es original, en su concepción y en la elección de materiales, pero no es originalidad lo que estamos necesitando en Colmenarejo, sino lugares adecuados donde poder desarrollar actividades culturales y de ocio.

Lo que hay justo enfrente de dicha sala no sé como calificarlo porque no sé muy bien lo que es. Da la sensación de que en cualquier momento alguien va a decorarlo con unos pendones y va a aparecer algún personaje del pasado a echarnos una arenga. La escalera que había, daba salida a la plaza, le daba amplitud y perspectiva; con este cierre, el lugar parece más pequeño.

Pero uno de los mayores desaciertos de los arquitectos es haber realizado un diseño de espaldas al uso y tradición de una plaza. Las plazas fueron y son lugares de paseo, encuentro y reunión. Solo la llegada de los coches ha mermado algo esta tradición. Pero con la plaza de Colmenarejo semi o completamente peatonal, se hacían imprescindibles lugares para sentarse y descansar, para disfrutar de esa actividad tan española de “ver pasar la gente”. Los ¿asientos? que han colocado están tan desarraigados como el resto del diseño y solo sirven para transeúntes solitarios o matrimonios mal avenidos. No hay nada que articule el amplio espacio y la sensación no es la de una plaza remodelada sino la de una plaza a medias.

Otro elemento que completa el conjunto es la fuente. Una fuente hay que verla funcionar para juzgarla, y las veces que he pasado por la plaza estaba apagada.

La iluminación es otro de los aspectos desacertados. Se han instalado varias luminarias empotradas en el pavimento. Este tipo de iluminación está pensada para espacios en los que se produce el tránsito de vehículos sin barreras de ningún tipo, por lo que no es posible situar luminarias con pie (farolas, para entendernos) que supondrían un obstáculo para la circulación. Es una iluminación muy deficiente, pero es la única que puede soportar el paso de un automóvil. Pero, en un área peatonal, ¿qué pintan estas luces, que no iluminan el suelo que se pisa y sí deslumbran completamente cuando nos acercamos a ellas? Son, en el mejor de los casos, inútiles y molestas. Pero, eso sí: originales a tope.

Criterios urbanísticos

Bastarían los criterios arquitectónicos mencionados (hay más) para descalificar la labor de la Comunidad de Madrid en este asunto, pero también los hay urbanísticos. Mencionaré solo uno. A cualquiera de nosotros que desee hacerse una casa en Colmenarejo, se le va a exigir respeto a determinadas normas municipales, dictadas para tratar de evitar un pastiche de estilos, materiales y colores. En la práctica, estas normas son bastantes laxas en las urbanizaciones y alrededores y algo más severas en el centro del pueblo, especialmente su plaza, a la que yo, en mi ignorancia, atribuia un cierto carácter de entorno protegido. Pues bien, mientras que la valla de mi chalet, por ejemplo, debe tener una altura mínima y estar realizada o chapada de piedra, en los edificios públicos se puede usar el revestimiento que el arquitecto estime oportuno. Me pregunto qué habría sucedido si la iniciativa de utilizar policarbonato —o lo que sea— la hubiera tenido el propietario de alguno de los edificios particulares de nuestra plaza.

Criterios históricos

Yo llevo viviendo en Colmenarejo seis años, y mentiría si dijese que siento el pueblo como propio. Aquellos que llevan más años en el pueblo y, sobre todo, aquellos que nacieron aquí entenderán mejor lo que voy a decir a continuación. Lo que da carácter a un pueblo, lo que le otorga una personalidad propia, diferente de la de otros pueblos, son aquellas cosas capaces de permanecer a lo largo del tiempo, de mantener encendida la memoria. Son aquellas que pasan de generación a generación, que constituyen el complejo entramado de tradición, memoria histórica, vivencias… todo ello indefectiblemente ligado a un entorno, sin el cual serían simples anécdotas. Y ese entorno que sustenta la esencia de un lugar como Colmenarejo son sus campos, sus callejas, la iglesia, su olma —hoy castaño de Indias—… y su plaza. Cuando un pueblo pierde estas señas de identidad todos perdemos algo. La memoria deja de tener referencias reales, parajes, casas y cosas identificables, y termina por diluirse; y el pueblo pierde su duende. A alguno le parecerá que la plaza sigue siendo básicamente como era antes. Yo creo que no. Aquellos que han diseñado la obra y aquellos que la aprobaron, debieron considerar que el duende de nuestra plaza no merecía demasiado la pena ser conservado, porque en lugar de utilizar elementos y modos de hacer acordes con su espíritu, optaron por sustituir la tradición por innovación, lo viejo por lo moderno, lo venerable y ligado con la memoria de Colmenarejo por cosas llegadas de fuera sin ningún sustento cultural en el pueblo. Confundieron modernidad con “modernez”. Moderno es disponer de unos servicios ejemplares, de una asistencia social adecuada, de una actividad cultural de primer orden, de una decidida política medioambiental; moderno es disponer de espacios recreativos en condiciones, tener aceras por las que poder pasear… Tener una plaza de metacrilato con tres sillas negras y luces en el suelo no es moderno, es simplemente hortera.

A cada cual lo suyo

Se acerca el momento del veredicto (del mío particular, por supuesto). Y va a ser condenatorio. Pero, ¿a quién se condena? En primer lugar, a los arquitectos, por haber diseñado un espacio con criterios exclusivamente estéticos (acertados o desacertados), sin pensar para nada en la utilización ni en la historia ni en el entorno cultural de la plaza. En segundo lugar, a la Comunidad de Madrid, tan ejemplar en algunas cosas y tan poco respetuosa con la tradición de este pueblo y con las leyes de defensa del patrimonio que ella misma promulga. Y en tercer lugar, al equipo de gobierno que dio el visto bueno al desaguisado de los dos anteriores. Todos ellos han sido actores necesarios para la comisión del delito.
Ya se alzarán voces pidiendo una nueva remodelación. La plaza debe quedarse como está hasta que, con el tiempo, su deterioro aconseje una nueva remodelación. No se puede utilizar el dinero público para experimentar: “Ahora gobierno yo y pongo esto; mañana gobiernas tú y lo quitas…” La plaza tiene padres, y estos deben asumir su paternidad, para lo que está bien hecho y para lo que no lo está. Tan bueno como recordar a los que hicieron grandes cosas es no olvidar a los que cometieron tropelías. De lo contrario, corremos el riesgo de caer en los mismos errores.

Medidas de ahorro energético

ASUNTO: MEDIDAS DE AHORRO ENERGETICO FECHA: 1-12-00

EXCMO. AYUNTAMIENTO DE COLMENAREJO

ALCALDIA, CONCEJALIA DE MEDIO AMBIENTE

El desarrollo de las energías alternativas ha alcanzado en los últimos años un nivel técnico que permite sustituir ventajosamente en determinadas circunstancias a los combustibles fósiles. Si a esto unimos la creciente conciencia ciudadana que demanda mayores medidas de ahorro energético y respeto al medio ambiente, nos encontramos con medidas como la adoptada recientemente por el Ayuntamiento de Barcelona de utilizar energía solar térmica en todos los edificios públicos.

Sabemos que mucha gente desconoce el grado real de rentabilidad y fiabilidad de estos sistemas, y esta ignorancia les retrae a la hora de adoptar este tipo de soluciones. Pero para eso están las administraciones, para dar ejemplo y poner en práctica medidas pioneras que redunden en un beneficio para todos.

La energía solar térmica es el calentamiento de agua a través de la radiación solar. Se trata de un sistema que lleva funcionando muchos años, y en países con condiciones mucho menos favorables que las nuestras, como Alemania. En otros lugares constituye la principal fuente de agua caliente sanitaria, como en Israel.

El sistema consiste en unos paneles negros en los que está embutido y protegido por un vidrio antivandalismo, un serpentín de tubería de cobre. Por este serpentín circula agua, que se calienta y es enviada a un depósito perfectamente aislado que la mantiene caliente durante muchas horas. Este depósito es el que surte de agua caliente sanitaria al edificio. Cuando se suceden varios días de lluvia o cuando el agua caliente llega a agotarse por un exceso de consumo, entra en funcionamiento una resistencia en dicho depósito, en cual actúa como termo eléctrico pero con tarifa nocturna, lo que reduce a la mitad el gasto. En utilización para agua caliente sanitaria, la instalación de energía solar térmica se amortiza entre 5 a 7 años, por lo que a partir de ese momento es gratuita. También se puede utilizar esta energía para su utilización como calefacción, con lo que el ahorro es aún mayor.

La instalación es enormemente sencilla y discreta, pues los paneles solares van en la cubierta del edificio.

Desde Proyecto Verde creemos que sería muy beneficioso y de gran impacto social y mediático, que el Ayuntamiento de Colmenarejo adoptara este sistema energético en todos los edificios de nueva construcción, comenzando por el nuevo colegio. Sería positivo para el bolsillo de los contribuyentes, para las arcas municipales, para la imagen política de los ediles y, sobre todo, para el medio ambiente.

Proyecto Verde se ofrece a asesorar al ayuntamiento y solicitar el concurso de empresas especializadas en este tipo de instalaciones para que hagan los estudio pertinentes.

Junta Directiva de Proyecto Verde

PD/ Rogamos contestación. Gracias

Centro de interpretación 2000

EXCMO. AYUNTAMIENTO DE COLMENAREJO

ALCALDIA Y CONCEJALIA DE MEDIO AMBIENTE

El pasado día 28 de noviembre, en el transcurso de una reunión mantenida con D. José Luis García Martín, Director en funciones del Parque del Curso Medio del Guadarrama, se nos informó que no se había recibido en la Consejería de Medio Ambiente solicitud alguna ni proyecto para realizar un Centro de Interpretación Ambiental en nuestro municipio.

Nuestra extrañeza fue tal que preguntamos al Director si estaba seguro de ese extremo, a lo que contestó que se habían recibido dos proyectos de dos municipios de la zona, entre los que no figuraba Colmenarejo.

Si esto es así —y no tenemos motivo para dudar del Director del Parque— significa que hemos perdido toda la ventaja que se obtuvo durante la visita de Ruiz Gallardón a nuestro pueblo, y en la que se solicitó atención preferente al medio ambiente de Colmenarejo por parte de nuestra Alcaldesa, a lo que el Presidente Regional reaccionó de forma muy positiva. Pero de las palabras hay que pasar a los hechos.

Hemos reiterado en numerosas ocasiones lo importante que sería poder disponer de un Centro de este tipo, por cuanto atraería la atención de toda la comarca y crearía varios puestos de trabajo directos y una fuente de subvenciones. Pero este Centro no nos va a caer por nuestra cara bonita (y perdónesenos la expresión castiza). Los otros ayuntamientos también cuentan y trabajan y son tan dignos merecedores o más que nosotros.

Una de las razones que podría inclinar en su momento la balanza a nuestro favor es la existencia de una ciudadanía extraordinariamente participativa en temas de medio ambiente, canalizada a través de nuestra asociación. Se nos está siguiendo bastante de cerca, y nos estamos significando de manera muy notable en el conjunto del movimiento ecologista de la Comunidad. Llegado el caso y en situación de empate, Proyecto Verde sería una garantía para la Comunidad de Madrid de disponer de cobertura social suficiente para el proyecto de un Centro de Interpretación.

Debemos presentar un proyecto a la Consejería lo antes posible, y debemos hacerlo mejor que los demás, para al menos compensar esos cuerpos de ventaja que nos llevan. Proyecto Verde se ofrece a colaborar en lo que sea menester, como lo ha hecho hasta ahora. Tampoco nos importa que no se cuente con nosotros siempre que se haga y se haga bien. No estamos en esto (ni unos ni otros) para colgarnos medallas, sino para hacer algo por el medio ambiente y por la gente. Y no creemos que esa gente supiera entender que se perdiera por desinterés una oportunidad única como esta.

Junta Directiva de Proyecto Verde

PD/ Rogamos contestación. Gracias

Sugerencias y Alegaciones al Plan Especial de Saneamiento y Depuración del Municipio de Colmenarejo

Sugerencias y Alegaciones al
Plan Especial de Saneamiento y Depuración
del Municipio de Colmenarejo

At. D. José Luis García Martín
Dirección General del Medio Natural
Consejería de Medio Ambiente
Comunidad de Madrid

Colmenarejo, 28 de noviembre de 2000

EDAR P-3. COLMENAREJO

El emplazamiento previsto para la EDAR P-3 plantea algún problema. Está a tan solo 150 metros de zona urbana, y afecta ligeramente a una fresneda de alto interés ecológico. Además, es necesario detener de inmediato el crecimiento del vertedero ilegal aledaño puesto que en la actualidad linda practicamente con la depuradora, lo que obligará a una obra de consolidación de los vertidos que amenazan a la futura construcción y, probablemente, retirar gran cantidad de escombros que se vierten en la actualidad. El emisario previsto no plantea problemas y los accesos tampoco siempre que se hagan a través del camino que en la actualidad conduce el vertedero.

Un emplazamiento al norte del vertedero tendría mucho menor impacto, ya que tanto la EDAR como el emisario afectarían a terrenos deforestados y con menor desnivel. Habría que solucionar el vertido de la Urbanización Los Escoriales, cuyo emisario desagua en la actualidad junto al vértice inferior de la EDAR prevista.

EDAR P-2. COLMENAREJO

Las canalizaciones, emisarios y accesos previstos para la EDAR P-2 pondrían en gravísimo riesgo a una de las mejores fresnedas que quedan en Colmenarejo, existiendo dos variantes sencillas y con menor impacto. La primera, consistiría en desviar emisario, accesos y canalizaciones hacia la zona urbana, situada al noroeste de la foto. La segunda, hacerlo a través del término municipal de Galapagar, a la derecha del arroyo.

Se da la paradoja de que enfrente del emplazamiento previsto, ya en el termino de Galapagar, existe una zona muy degradada (marcada en el plano) que sería un lugar ideal para emplazar esta depuradora. Pero la paradoja se da porque esta zona, de escaso interés ecológico, está incluída en el Parque del Guadarrama, mientras que el otro lado del arroyo, ya en Colmenarejo, con fresnedas de gran interés, ha quedado fuera de esta figura de protección. Una manera de subsanar en parte esta pequeña deficiencia en la zonificación del Parque, sería preservar esta fresneda, instalando la depuradora en la zona propuesta por nosotros. Creemos que la Ley del Parque permite instalaciones de este tipo.

Sugerencias y Alegaciones al Plan Especial de Saneamiento y Depuración del Municipio de Colmenarejo

Sugerencias y Alegaciones al

Plan Especial de Saneamiento y Depuración

del Municipio de Colmenarejo

At. D. José Luis García Martín

Dirección General del Medio Natural

Consejería de Medio Ambiente

Comunidad de Madrid

Colmenarejo, 28 de noviembre de 2000

EDAR P-3. COLMENAREJO

El emplazamiento previsto para la EDAR P-3 plantea algún problema. Está a tan solo 150 metros de zona urbana, y afecta ligeramente a una fresneda de alto interés ecológico. Además, es necesario detener de inmediato el crecimiento del vertedero ilegal aledaño puesto que en la actualidad linda practicamente con la depuradora, lo que obligará a una obra de consolidación de los vertidos que amenazan a la futura construcción y, probablemente, retirar gran cantidad de escombros que se vierten en la actualidad. El emisario previsto no plantea problemas y los accesos tampoco siempre que se hagan a través del camino que en la actualidad conduce el vertedero.

Un emplazamiento al norte del vertedero tendría mucho menor impacto, ya que tanto la EDAR como el emisario afectarían a terrenos deforestados y con menor desnivel. Habría que solucionar el vertido de la Urbanización Los Escoriales, cuyo emisario desagua en la actualidad junto al vértice inferior de la EDAR prevista.

EDAR P-2. COLMENAREJO

Las canalizaciones, emisarios y accesos previstos para la EDAR P-2 pondrían en gravísimo riesgo a una de las mejores fresnedas que quedan en Colmenarejo, existiendo dos variantes sencillas y con menor impacto. La primera, consistiría en desviar emisario, accesos y canalizaciones hacia la zona urbana, situada al noroeste de la foto. La segunda, hacerlo a través del término municipal de Galapagar, a la derecha del arroyo.

Se da la paradoja de que enfrente del emplazamiento previsto, ya en el termino de Galapagar, existe una zona muy degradada (marcada en el plano) que sería un lugar ideal para emplazar esta depuradora. Pero la paradoja se da porque esta zona, de escaso interés ecológico, está incluída en el Parque del Guadarrama, mientras que el otro lado del arroyo, ya en Colmenarejo, con fresnedas de gran interés, ha quedado fuera de esta figura de protección. Una manera de subsanar en parte esta pequeña deficiencia en la zonificación del Parque, sería preservar esta fresneda, instalando la depuradora en la zona propuesta por nosotros. Creemos que la Ley del Parque permite instalaciones de este tipo.

Carta de un grupo de herpetólogos a la alcaldesa acerca de las charcas

Colmenarejo, 18 de septiembre de 2000

A la atención de la Sra. Alcaldesa

y al Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Colmenarejo

Hace pocos días, la prensa ha publicado la importancia de la laguna de Peñalara en atención a la fauna de anfibios, declarando la zona un área protegida, de especial interés para la vida estos animales. En esta laguna viven diez especies de anfibios.

Cerca de la Universidad de Colmenarejo, en unas charcas estacionales objeto de un informe presentado antes de verano a la Sra. Alcaldesa y el Sr. Concejal de Medio Ambiente, existen al menos seis especies de anfibios, además de dos de reptiles asociados al medio acuático, todos ellos protegidos por la ley.

Estas charcas estacionales mantienen agua generalmente hasta finales de Julio, momento éste en el que quedan secas, refugiándose los animales bajo piedras y vegetación esperando la llegada del otoño, momento en el que, por diversos factores, el agua vuelve a cubrir parte de las charcas.

En observaciones realizadas por miembros del grupo Proyecto Verde se constató la presencia de sapo común, sapo de espuelas, sapo corredor, gallipato, rana común y tritón jaspeado, así como de culebra de agua y culebra de collar.

En una limpieza de basura realizada por Proyecto Verde en las charcas, se sacaron colchones, electrodomésticos, ruedas… , a pesar de lo cual, bajo unas maderas, que por supuesto no se retiraron y donde quedaba algo de humedad, encontramos cerca una treintena de jóvenes tritones jaspeados.

No obstante, y dado que a pesar de haber biólogos en el grupo Proyecto Verde, éstos no son especialistas en anfibios y reptiles, Proyecto Verde consultó a la Dra. Ana G. Moreno, profesora de la Universidad Complutense de Madrid y especialista en anfibios y reptiles tropicales, a Iñigo Martínez-Solano, biólogo del Museo de Ciencias Naturales (C.S.I.C.) y al que hace pocos días hemos visto en televisión hablándonos de la importancia de Peñalara como enclave para estos animales, y a la Dra. Gema Morales, bióloga especialista en anfibios y reptiles de la Península Ibérica, y al Dr. Alberto Fernández Lop, autor de una tésis doctoral sobre charcas estacionales. Todos han coincidido en la importancia de la zona para anfibios y reptiles y la necesidad de preservar de algún modo su flora y fauna.

Por tanto, ponemos en conocimiento de este Ayuntamiento la importancia de estas lagunas estacionales, para que se tomen las medidas oportunas de protección con el fin de evitar su deterioro y rogando encarecidamente que no se realice ningún tipo de actuación, obra, movimiento de tierras, tránsito de vehículos, en un radio de cincuenta metros a la redonda, sin haber consensuado medidas eficaces de protección con cualquiera de los expertos citados, directamente o a través de Proyecto Verde. Por la presencia de la fauna citada, científicamente probada, dichas charcas se encuentran protegidas por varias leyes estatales y autonómicas y por directivas europeas.

Un cordial saludo,

Ana G. Moreno

Dra. en Biología profesora de la UCM

Iñigo Martínez-Solano

Biólogo, especialista en Anfibios del CSIC

Gema Morales

Bióloga, especialista en Anfibios y Reptiles.

Alberto Fernández Lop

Dr. en Biología, jefe del Área de Medio Ambiente de Adena-WWF

Elvira González Sánchez

Dra. en Biología, miembro de Proyecto Verde

Roberto Pérez Moro

Biólogo, miembro de Proyecto Verde

Desbroce del Aulencia

De Carlos González-Amezúa Heredero

A Mª Isabel Peces-Barba Martínez

Colmenarejo, 4 de abril de 2000

Estimada Alcaldesa:

En una salida rutinaria que realizamos algunos miembros de Proyecto Verde —entre los que se encontraban 2 biólogos del grupo— aguas abajo del río Aulencia, desde la presa vieja hasta la confluencia de los términos municipales de Colmenarejo con Villanueva del Pardillo y Valdemorillo, pudimos observar las actuaciones de desbroce y limpieza de riberas que está llevando a cabo la Consejería de Medio Ambiente, según reza un cartel anunciador a escasos metros del molino viejo.

Tanto yo como mis compañeros quedamos profundamente desolados ante una actuación que está destruyendo sistemáticamente una vegetación de ribera de gran valor ecológico.

La actuación de las cuadrillas se centra en el desbroce sistemático y no selectivo de cualquier tipo de vegetación, dejando sólo en pie —aunque con profundas y radicales podas— los árboles de mayor porte. Son los únicos que se libran de la “quema”. El resto, no importa que sean retoños de encina, arce de Montpellier, rusco, sauce, álamo, zarzamora, carrizo… han desaparecido.

El río Aulencia, visitados por nosotros hace tres meses, resultaba entonces casi inaccesible; ahora serpentea por una llanura, desprovisto de toda vegetación, huérfano de la protección que da la cubierta vegetal, y muestra en toda su crudeza una densa mancha negra a lo largo de toda su ribera, mancha originada por los vertidos de Colmenarejo y los lodos que periódicamente “suelta” la potabilizadora del Canal de Isabel II.

La actuación de “limpieza” es enormemente dañina por muchos motivos, alguno de los cuales te expongo a continuación:

 

1 Se está ocasionando un daño irreparable a infinidad de especies —sobre todo aves, anfibios y reptiles— que, aprovechando el refugio de la densa vegetación existente, están en época de cría. Ninguna de ellas puede sobrevivir a esta actuación.

2 Al eliminar indiscriminadamente toda la vegetación, se está privando al río de un proceso de depuración natural por el efecto “criba”, aumentando los niveles de contaminación y pudiendo acabar con una incipiente fauna piscícola de aguas abajo.

3 Las plantas que fijaban la ribera han desaparecido. Ahora, las tierras, formaciones detríticas del terciario y cuaternario, se ven sometidas a una intensa erosión que incluso puede provocar desprendimientos y arrastre de tierras.

4 La desaparición de las formaciones de zarza y rusco, así como todas las herbáceas (fruto del tránsito de personas y por quedar cubiertas por serrín, ramas secas y demás), va a privar a muchos animales de un alimento tierno y de calidad (conejos y jabalíes) y, lo que es más grave; cuando lleguen los fríos, multitud de aves y mamíferos habrán perdido la importantísima despensa que representaban moras y otras bayas.

5 Aguas arriba, a pocos metros de donde han llegado las cuadrillas, anida una especie emblemática, presente en Colmenarejo y a la que debemos proteger como a oro en paño. Me refiero al “Gran Duque”, al escaso e impresionante búho real, la mayor de nuestra rapaces nocturnas; un ave de 1,80 metros de envergadura que ahora se encuentra en plena época de cría y que no va a soportar tal destrucción de su hábitat.

6 Esta destrucción de las riberas deja el camino del río expedito. Ahora, en oleadas, podrán acceder a él los coches, motos, niños y mayores. Podrán bañarse en sus aguas contaminadas, destruir lo que quede y convertir una de las joyas del Parque de la Cuenda Media del Guadarrama en otro soto de ribera arrasado, de los que tenemos en abundancia en nuestra comunidad.

 

Nuestros socios de Ecologistas en Acción han puesto a nuestra disposición su infraestructura para realizar una denuncia mediática en toda regla. Pero tú me conoces, y sabes que tengo la teoría de que, en la mayoría de los casos, los atentados ecológicos son fruto más del desconocimiento que de una clara intencionalidad. Estoy seguro de que si técnicos de Medio Ambiente, expertos en medio natural y vida animal, vieran la labor de los forestales, harían las gestiones necesarias para paralizar y suspender de inmediato estas labores de “limpieza”.

He intentado durante toda la mañana hablar con alguna persona responsable en la Consejería, pero los naturales “filtros” han impedido entablar contacto con alguien verdaderamente “resolutivo” en este tema.

Estamos absolutamente convencidos de poder detener estas labores siempre que demos con la persona adecuada. Por ese motivo, apelo a tí, como Alcaldesa del municipio en el que se están realizando estos trabajos y como parte interesada, dada tu sensibilidad en estos temas.

Te estaría enormemente agradecido —y conmigo, toda la asociación y todas aquellas personas con amor y respeto hacia el medio natural de nuestro pueblo— si intentases ponernos en contacto, lo antes posible, con quien pueda ayudarnos. El tiempo corre en contra nuestra y si esperamos solo unos días ya puede ser demasiado tarde.

Incluso, si tu lo estimas pertinente, puedes remitir este fax a algunos de tus buenos contactos en la Consejería.

Se da la paradoja, de que en la Propuesta de Instrumentación Normativa del PORN del Guadarrama, se marcan como directrices “conservar y desarrollar los sotos y riberas, fomentando la implantación de especies propias de estos ecosistemas“, y más adelante en el apartado Prohibiciones y Limitaciones: ” Se prohíben las actuaciones que impliquen la destrucción o degradación de las formaciones vegetales“. En esta misma línea existen varias leyes de la propia Comunidad de Madrid, que catalogan esta actuación como delictiva (Ley 16/1995, Ley 2/1991, etc.).

No olvidemos, para finalizar, que estamos hablando de un espacio que goza de la máxima protección en el PORN de la cuenca media del Guadarrama.

Esperando ansiosamente tus noticias, te envío un fuerte abrazo,

Carlos González-Amezúa Heredero

Presidente de Proyecto Verde de Colmenarejo

Carta a la alcaldesa acerca del desbroce del Aulencia

De Carlos González-Amezúa Heredero
A Mª Isabel Peces-Barba Martínez

Colmenarejo, 4 de abril de 2000

Estimada Alcaldesa:

En una salida rutinaria que realizamos algunos miembros de Proyecto Verde —entre los que se encontraban 2 biólogos del grupo— aguas abajo del río Aulencia, desde la presa vieja hasta la confluencia de los términos municipales de Colmenarejo con Villanueva del Pardillo y Valdemorillo, pudimos observar las actuaciones de desbroce y limpieza de riberas que está llevando a cabo la Consejería de Medio Ambiente, según reza un cartel anunciador a escasos metros del molino viejo.
Tanto yo como mis compañeros quedamos profundamente desolados ante una actuación que está destruyendo sistemáticamente una vegetación de ribera de gran valor ecológico.
La actuación de las cuadrillas se centra en el desbroce sistemático y no selectivo de cualquier tipo de vegetación, dejando sólo en pie —aunque con profundas y radicales podas— los árboles de mayor porte. Son los únicos que se libran de la “quema”. El resto, no importa que sean retoños de encina, arce de Montpellier, rusco, sauce, álamo, zarzamora, carrizo… han desaparecido.
El río Aulencia, visitados por nosotros hace tres meses, resultaba entonces casi inaccesible; ahora serpentea por una llanura, desprovisto de toda vegetación, huérfano de la protección que da la cubierta vegetal, y muestra en toda su crudeza una densa mancha negra a lo largo de toda su ribera, mancha originada por los vertidos de Colmenarejo y los lodos que periódicamente “suelta” la potabilizadora del Canal de Isabel II.
La actuación de “limpieza” es enormemente dañina por muchos motivos, alguno de los cuales te expongo a continuación:
1 Se está ocasionando un daño irreparable a infinidad de especies —sobre todo aves, anfibios y reptiles— que, aprovechando el refugio de la densa vegetación existente, están en época de cría. Ninguna de ellas puede sobrevivir a esta actuación.
2 Al eliminar indiscriminadamente toda la vegetación, se está privando al río de un proceso de depuración natural por el efecto “criba”, aumentando los niveles de contaminación y pudiendo acabar con una incipiente fauna piscícola de aguas abajo.
3 Las plantas que fijaban la ribera han desaparecido. Ahora, las tierras, formaciones detríticas del terciario y cuaternario, se ven sometidas a una intensa erosión que incluso puede provocar desprendimientos y arrastre de tierras.
4 La desaparición de las formaciones de zarza y rusco, así como todas las herbáceas (fruto del tránsito de personas y por quedar cubiertas por serrín, ramas secas y demás), va a privar a muchos animales de un alimento tierno y de calidad (conejos y jabalies) y, lo que es más grave; cuando lleguen los fríos, multitud de aves y mamíferos habrán perdido la importantísima despensa que representaban moras y otras bayas.
5 Aguas arriba, a pocos metros de donde han llegado las cuadrillas, anida una especie emblemática, presente en Colmenarejo y a la que debemos proteger como a oro en paño. Me refiero al “Gran Duque”, al escaso e impresionante búho real, la mayor de nuestra rapaces nocturnas; un ave de 1,80 metros de envergadura que ahora se encuentra en plena época de cría y que no va a soportar tal destrucción de su hábitat.
6 Esta destrucción de las riberas deja el camino del río expedito. Ahora, en oleadas, podrán acceder a él los coches, motos, niños y mayores. Podrán bañarse en sus aguas contaminadas, destruir lo que quede y convertir una de las joyas del Parque de la Cuenda Media del Guadarrama en otro soto de ribera arrasado, de los que tenemos en abundancia en nuestra comunidad.
Nuestros socios de Ecologistas en Acción han puesto a nuestra disposición su infraestructura para realizar una denuncia mediática en toda regla. Pero tú me conoces, y sabes que tengo la teoría de que, en la mayoría de los casos, los atentados ecológicos son fruto más del desconocimiento que de una clara intencionalidad. Estoy seguro de que si técnicos de Medio Ambiente, expertos en medio natural y vida animal, vieran la labor de los forestales, harían las gestiones necesarias para paralizar y suspender de inmediato estas labores de “limpieza”.
He intentado durante toda la mañana hablar con alguna persona responsable en la Consejería, pero los naturales “filtros” han impedido entablar contacto con alguien verdaderamente “resolutivo” en este tema.
Estámos absolutamente convencidos de poder detener estas labores siempre que demos con la persona adecuada. Por ese motivo, apelo a tí, como Alcaldesa del municipio en el que se están realizando estos trabajos y como parte interesada, dada tu sensibilidad en estos temas.
Te estaría enormemente agradecido —y conmigo, toda la asociación y todas aquellas personas con amor y respeto hacia el medio natural de nuestro pueblo— si intentáses ponernos en contacto, lo antes posible, con quien pueda ayudarnos. El tiempo corre en contra nuestra y si esperamos solo unos días ya puede ser demasiado tarde.
Incluso, si tu lo estimas pertinente, puedes remitir este fax a algunos de tus buenos contactos en la Consejería.
Se da la paradoja, de que en la Propuesta de Instrumentación Normativa del PORN del Guadarrama, se marcan como directrices “conservar y desarrollar los sotos y riberas, fomentando la implantación de especies propias de estos ecosistemas”, y más adelante en el apartado Prohibiciones y Limitaciones: “ Se prohíben las actuaciones que impliquen la destrucción o degradación de las formaciones vegetales”. En esta misma línea existen varias leyes de la propia Comunidad de Madrid, que catalogan esta actuación como delictiva (Ley 16/1995, Ley 2/1991, etc.).
No olvidemos, para finalizar, que estamos hablando de un espacio que goza de la máxima protección en el PORN de la cuenca media del Guadarrama.
Esperando ansiosamente tus noticias, te envío un fuerte abrazo,

Carlos González-Amezúa Heredero
Presidente de Proyecto Verde de Colmenarejo