Archivo de la categoría: Actividades

Actividad institucional – Universidad – Presentación

La actividad social desarrollada por Proyecto Verde está muy ligada a la universidad Carlos III, y concretamente a su Residencia de Estudiantes “Antonio Machado”.

Los orígenes de esta fructífera colaboración se remontan al otoño de 2000. Antes de esa fecha, Proyecto Verde se había “presentado” a la universidad, en un intento por fomentar un acercamiento mutuo con lo que debe ser y será siempre un eje vertebrador de Colmenarejo: la universidad Carlos III. Estos comienzos no cristalizaron en nada concreto.
Pero al poco de su inauguración, llega un nuevo director a la Residencia de Estudiantes. Unos contactos iniciales hacen presumir (como así fue) una línea de colaboración muy fructífera.
En el otoño del año 2000 nos dirigimos a D. Elviro Aranda, director de la residencia, para solicitar que nos permita utilizar sus excelentes instalaciones para la realización de las II Jornadas Micológicas de Colmenarejo.
Las I Jornadas habían sido un éxito inesperado por todos. Se celebraron en el Centro de la Tercera Edad, un salón destinado al ocio y esparcimiento de nuestros ancianos, y que en nada reunía características adecuadas para este tipo de eventos. Pero era lo que había disponible. Su inesperado éxito nos hizo programar unas segundas jornadas mucho más ambiciosas. Era necesario un amplio espacio para la macro-exposición de setas que pensábamos montar; un salón de actos en condiciones para la charla; una recepción para las muestras que nos llegarían de los participantes en un maratón micológico… y todos estos espacios deberían tener una amplia disponibilidad de horario para facilitar la afluencia del público. En parte por la precariedad de las instalaciones culturales municipales (un centro cívico cerrado los fines de semana, que en la práctica solo funcionaba como cantina y para actos escolares, y en el que hasta hace apenas unos meses ha sido imposible pasar una película o dar una conferencia, a no ser que se dispusiera de un equipo de cine o de megafonía particular) y en parte por la escasa disposición de las autoridades municipales responsables a facilitar y estimular estas convocatorias, lo cierto es que nuestra única solución pasaba por la Residencia de Estudiantes.
La acogida del director de la residencia fue inmejorable. Las jornadas se celebraron y fueron el acto cultural más multitudinario que se ha celebrado nunca en Colmenarejo (ver Jornadas Micológicas). Y desde entonces, la Residencia ha sido para nosotros —y para cualquier ciudadano o colectivo de Colmenarejo que lo haya solicitado— lo que fue ideado y proyectado por sus valedores: un lugar público de cultura, abierto, plural y libre… y una residencia para estudiantes, por supuesto y ante todo. De la pluralidad sale la tolerancia, y de la actividad cultural libre y no sesgada sale la verdadera cultura.
A partir de entonces, hemos participado activamente en la vida cultural de la Residencia, muchas veces como simples espectadores, otras como protagonistas, y otras como colaboradores. Han habido momentos verdaderamente “gloriosos”, momentos que los que hemos tenido la fortuna de vivirlos recordaremos siempre. Aquellas II Jornadas Micológicas fue uno de esos momentos, Y las III Jornadas que vinieron después, también. La arriesgadísima apuesta por la Fiesta de la Solidaridad fue otro de esos momentos, una idea que desarrollaron Elviro Aranda y nuestra socia y amiga Teresa García, y en la que Proyecto Verde puso toda la carne en el asador… aunque de manera muy discreta (no era una competencia estatutaria y, además, no queríamos que nuestro protagonismo pudiera incomodar a ningún sector institucional del pueblo). Esto, y multitud de actos conjuntos y colaboraciones, son la carta de presentación de una relación cuyo objetivo único y último siempre ha sido prestar un servicio.
Desde esta página queremos dar las gracias a todos cuantos han hecho posible esta colaboración, y muy especialmente a uno de los grandes artífices de esta magnífica universidad y vecino nuestro, D. Gregorio Peces-Barba, y al responsable directo de que la Residencia de Estudiantes “Antonio Machado” (y por extensión, la universidad Carlos III) vaya ganando día a día un espacio vital para la convivencia, la cultura y la tolerancia en nuestro pueblo, D. Elviro Aranda.

Algunas actividades realizadas por Proyecto Verde en la Residencia de Estudiantes:

• II Jornadas micológicas, que incluyeron:
– Taller de pintura para niños
– Conferencia sobre los “Hongos de Colmenarejo”
– Gran exposición de hongos
– Maratón micológico
• III Jornadas micológicas, que incluyeron:
– Seminario “Introducción a la micología”
– Degustación de cocina micológica
– Salida identificativa
– Taller de educación ambiental para niños
• Cineforum: “Volando libre”, tertulia dirigida por un ornitólogo
• Cineforum: “El Oso”, tertulia dirigida por naturalista
• Seminario sobre Energía Solar, con “Taller de ocio creativo para niños”.
• Conferencia “La cigüeña negra”
• Conferencia “Alimentarse hoy: ¿una actividad de riesgo?”
• Conferencia “El problema de los residuos”
• Conferencia “Anfibios de Colmenarejo”
• Charla sobre reciclaje para los residentes
• Conferencia-Coloquio-Proyección sobre el cambio climático

Además de estas actividades, nuestra asociación tuvo un papel impulsor importante en la Primera Fiesta de la Solidaridad, y una colaboración en la Segunda fiesta de la Solidaridad. Igualmente, siempre que se nos ha requerido, hemos colaborado en otros eventos organizados por la Residencia, bien realizando los carteles promocionales o bien con nuestro apoyo y asistencia.

Cabe concluir que el balance de estos dos años de colaboración ha sido excelente, y una muestra de lo que debe ser la integración de una universidad con la ciudadanía que la acoge. Desde aquí animamos a asociaciones, ayuntamiento y ciudadanos a aprovechar más y mejor las enormes posibilidades que en el desarrollo del ocio creativo y la cultura ofrece la Residencia de Estudiantes “Antonio Machado”.

Aula medioambiental en el colegio 6 de diciembre

El curso 2000-2001 lanzamos una propuesta al colegio para hacer una prueba piloto de un Taller Medioambiental para niños, como actividad extraescolar. La experiencia duró un par de meses, a razón de una hora semanal, y se hizo sin coste alguno para las familias. En el taller colaboraron Isabel, Teresa y Roberto, entre otros.

Al curso siguiente, 2001-2002, el taller se institucionalizó y profesionalizó. Fue impartido por nuestro compañero de Junta, Roberto, excelente biólogo y excepcional pedagogo. El coste para las familias fue de 1.000 pesetas al mes. Los quince niños que se apuntaron lo pasaron estupendamente. El Taller incluyó algunas salidas al campo.

Anillando cernícalos

Nuestro compañero Gonzalo, un chaval con extraordinarios conocimientos en ornitología, nos avisó de la existencia de un nido de cernícalos en un lugar muy expuesto. Él, que descubrió el nido por casualidad, observó la existencia de 7 pollos.

Llamamos a nuestro compañero Ángel, anillador oficial y director del proyecto de Atlas Ornitológico del Parque del Guadarrama, y junto con tres socios más, nos dispusimos a anillar los pollitos y verificar su estado.

Cuando llegamos, algunos días después, ya solo quedaban tres pollos. El resto probablemente había sido robado. Una vez cerciorados de que los padres no estaban cerca (para evitarles el mal trago), anillamos a los tres pollos y nos hicimos una foto con ellos para inmortalizar la ocasión.

Salvando el pequeño susto, el anillado es una actividad que no implica ningún riesgo para las rapaces, y no existe el menor peligro de que los pollos sean abandonados por sus padres ante el contacto humano, al contrario que sucede con algunos mamíferos, como los gatos.

Los halcones de menor tamaño integran un grupo de 13 halcones llamados cernícalos. Son accidentales en la península Ibérica. El cernícalo vulgar residente en España llega a medir más de 34 centímetros. A menudo aparece planeando cerca de las carreteras en busca de ratones y otros animales pequeños.

Salvar autillos

En la primavera de 2001, un pollito de autillo, llamó a la puerta de nuestro compañero José Ignacio. Temiendo por la vida de tan indefenso animalillo, lo cogió y nos avisó.

El autillo es la rapaz más pequeña que podemos escuchar (porque verla es dificilísimo) en nuestro municipio. Pasa el invierno en el sur y viene a criar a España. En nuestro municipio se pueden escuchar varias parejas, con su silbido corto y espaciado, que llena las noches del verano de un sonido misterioso.

Los que tuvimos la suerte de conocer al autillo nos quedamos prendados de él, por su docilidad, simpatía y aspecto cómico. Al día siguiente lo llevamos a GREFA (Grupo para la Recuperación de la Fauna Autóctona). Y allí, en compañía de otros cuatro pollos de autillo, creció y fortaleció su musculatura, mimado en todo momento por la docta sapiencia de Fernando y su gente.

A finales de agosto, reunimos un pequeño grupo de socios que no estaban de vacaciones y nos fuimos todos a las laderas del cañón del Aulencia (Colmenarejo) a soltar a nuestro autillo y sus amigos.

Y ahí podemos ver a Rosa, lanzando el autillo al aire, y cómo éste despliega sus alas y emprende el vuelo, bajo la atenta mirada de Fernando, que desde ese momento es conocido con el sobrenombre de “El Señor de los Autillos”.

El autillo, junto con el mochuelo y el cárabo, pertenece a la familia de los buhos.El nombre científico del autillo común o corneja es otus scops. Es una especie fuertemente migratoria que se reproduce en el sur de Europa, incluida la península Ibérica y, al este, hasta el lago Baikal.

Observación de aves acuáticas invernantes

Se organizó en el invierno 2000-2001, y congregó cerca de 30 personas. La observación se realizó en la orilla de Valmayor, y estuvo dirigida por Arturo, Roberto, Luis Javier y Elvira. Reunimos dos telescopios terrestres con los que se pudieron observar zampullines, somormujos, cormoranes, garzas, ánades y alguna otra ave. La fría jornada se completó con un café caliente (colacao para los pequeños), servido por Teresa.

Instalación de cajas nido en jardines

En el invierno de 2001-2002, la Comunidad de Madrid nos cedió 150 cajas-nido para aves insectívoras sobre la base de varios programas que estábamos desarrollando. Pensamos que sería interesante hacer una experiencia de instalación de estas cajas en jardines particulares, fuera del entorno natural habitual que se utiliza en estas ocasiones. Para ello solicitamos la colaboración de los niños de ambos colegios —Seis de Diciembre y Las Veredas—, y obtuvimos una docena de voluntarios.

La experiencia está pendiente de evaluación, pero en una prueba piloto realizada en un jardín de 1.000 metros con dos cajas instaladas, los resultados han sido excelentes. En una caja instalada en un seto de arizónica ha salido adelante una puesta con seis verdecillos. Y en la otra caja, instalada en un árbol seco (un lugar aparentemente poco adecuado) ha habido una primera puesta de carbonero y una segunda de gorrión molinero. En el mismo jardín, y en un nido situado en una pared cubierta por hiedra, se han realizado ¡tres puestas de mirlo! por parte de la misma pareja.

Estos resultados ponen de manifiesto la importancia que estos ecosistemas urbanos tienen para el desarrollo de las pequeñas aves.

Excursión a Cañada Real

El Centro de Naturaleza Cañada Real es un recinto en plena naturaleza, en un melojar de los que aún perviven a la sombra de las machotas, muy cerca de Colmenarejo. Está en el pueblo de Peralejo, entre El Escorial y Valdemorillo. Se trata de una fundación de José María Blanc, un abogado que ha dedicado buena parte de su vida y su dinero a promocionar el conocimiento de la naturaleza. En este recinto, de varios centenares de hectáreas, podemos ver en semilibertad muchas especies que por una u otra razón ya no pueden vivir en libertad. Unos, con mutilaciones por cepos o armas de fuego; otros, rescatados de una cautividad que les impide poder volver a vivir en libertad. Allí hay lobos, zorros, jabalíes, rapaces, visones, gatos monteses… y un buitre descarado que no deja en paz a nadie.

Cañada Real

Nos juntamos casi cincuenta socios de Proyecto Verde, que, en dos grupos, visitamos el lugar acompañados por dos biólogos del centro. Luego comimos allí, y después de comer unos echaron la siesta y otros un partidillo de fútbol. Una jornada de muy grato recuerdo que habrá que repetir.

Visita a la planta de compostaje de APASCOVI

Antes de la inauguración oficial, aunque ya en pleno funcionamiento, fuimos invitados a visitar esta planta por nuestro compañero y director de Apascovi, Antonio. En la visita pudimos comprobar el proceso “casi mágico” por el cual restos de poda (hojas, ramas, troncos triturados, etc.) se convierten en un compost de gran calidad al cabo de unos meses. Y sin la intervención de nada que no sea agua y trabajo por parte de los chavales que allí trabajan. Fue una visita muy interesante.

La utilización del compost perdió importancia a raíz de la industrialización de la agricultura pero, con la aparición de la agricultura biológica, ha empezado a recuperarla. Las plantas de compostado modernas utilizan como materia prima fangos de depuradoras y basura doméstica (desechos alimenticios). Aplicando temperaturas que van de 60 a 70 ºC se inactivan las semillas y los posibles gérmenes patógenos.

Excursión al Parque Natural de Monfragüe

El 22 de junio de 2002, el día más caluroso del año, justo a la hora en que España perdía su último partido del mundial frente a Corea… salía el autobús de Colmenarejo con 55 personas, en dirección a Monfragüe. Pasamos todo el calor del mundo… y un poco más, pero nos divertimos.

El Parque Natural de Monfragüe, fue el primer espacio natural protegido en Extremadura. Esta área natural puede considerarse como un valle surcado por los ríos Tajo y Tietar, de unos 30 Km. de longitud por unos 7 Km. de anchura.
Las sierras que delimitan este valle -que apenas alcanzan los 800 m. de altitud-, acogen a una importante variedad de biotopos: encinares, bosque y matorral mediterráneo, roquedos, embalses y arroyos, permitiendo la existencia de una rica y variada vida vegetal y animal.
La vegetación autóctona se encuentra muy bien conservada, presentando una gran diversidad. Entre la fauna -representada por más de 280 especies de vertebrados- se encuentran algunas de las especies más significativas de la naturaleza española como el águila imperial, el buitre negro, la cigüeña negra o el lince, todas ellas en grave peligro de extinción.

Los niños y las aves

En la primavera del 2000, Roberto y Carlos dieron una charla a los chavales del colegio (entonces solo había uno) sobre las aves. Les pusieron diapositivas, llevaron plumas y nidos y se entabló un coloquio muy instructivo para todos. Se sacaron importantes conclusiones.

La primera la conocen todos los padres, y es que los chavales tienen una extraordinaria facilidad para aprender y asimilar, no solo datos sino sobre todo ideas y conceptos.

La segunda que aún existe un porcentaje importante (en torno a un 5-8%) de chavales que practican juegos tradicionales que son una importante amenaza para nuestras aves (robar huevos, coger pollos, usar la escopeta de perdigones…). Fue muy interesante observar cómo al principio de la charla, los chavales más proclives a este tipo de “hazañas” se erigían en los héroes, contando sus experiencias. Hacia el final del coloquio eran sus propios compañeros quienes les recriminaban estas conductas.

Este tipo de charlas son muy importantes porque el biólogo (una persona mayor, muy preparada, perfecta conocedora del tema) sustituye como modelo al chaval travieso que roba nidos o caza pajarillos. La mayoría de niños prefieren identificarse con ese señor que sabe tantas cosas de las aves que con su compañero de pupitre, que lo único que sabe es matarlas.

En estas conductas casi siempre encontramos un padre que alienta o estimula estas conductas tan perjudiciales para el medio natural.